Cuidados sin prejuicios

Publicado en Sin categoría

Cuidados sin prejuicios

Publicado en fecha marzo 14, 2010

Hace veinticinco años nació la primera crema hidratante masculina y, desde entonces, el hombre, sin prejuicio alguno, cuida y mima su piel con esmero

Sin perder un ápice su carácter ni su condición masculina, hoy, sin complejo alguno, los varones se cuidan más y lo hace mejor, quieren gustar y gustarse, trabajan su piel para ofrecer un perfil atractivo y actual.
En los últimos 25 años, desde que la casa Biotherm Homme, lanzara la primera crema hidratante masculina, los hábitos del cuidado personal masculino han sufrido una gran transformación.
Al principio, el uso de cremas estaba mal visto, se consideraba poco varonil. Con el tiempo, los prejuicios fueron cayendo y nació el “metrosexual”, un hombre que utilizaba su cuidado estético como arma para seducir a la mujer.
Esta estética, que abanderaba David Beckham, ha pasado de moda y se ha impuesto la del “ubersexual”, un hombre que hace uso de los cosméticos con estilo propio sin presumir de ello, un buen ejemplo es George Clooney.
Lejos han quedado los tiempos en que la cosmética masculina se reducía a unas palmaditas con loción reparadora  tras el rasurado y un poquito de colonia sobre el cuello de la camisa, productos que, posiblemente, ni siquiera había adquirido él.
Ahora, los hombres toman la decisión sobre su propio cuidado y son ellos mismos los que adquieren los tratamientos que más les convienen. “A la hora de elegir los productos más indicados para su piel, el hombre se muestra pragmático, quiere rapidez, comodidad, facilidad de aplicación y eficacia en los resultados”, explica Adela Herranz, directora de Biotherm España

ASÍ ES SU PIEL.
La piel del hombre es diferente a la de la mujer, y por tanto, sus problemas y necesidades también son distintas. “A pesar de que el hombre, gracias a la testosterona, posee una piel  un 25 por ciento más gruesa que la mujer, su dermis tiende a volverse cada vez más fina con el paso de los años”, dice la doctora Diana Howar, dermatóloga de The International Termal Institute.
Esa textura gruesa, que en principio es beneficiosa, se deteriora cuando el hombre comienza a afeitarse regularmente, “ya que las capas externas del estrato cárneo son expuestas a una sobre exfoliación que acelera la renovación celular, dejando al descubierto  las células que aún no se han convertido en corneocitos bien desarrollados a la agresión medioambiental”, explica la doctora.
Además, la reducción gradual de grosor varía en función de la edad, las condiciones ambientales, los hábitos alimenticios, el estrés, el tabaco, el alcohol, la falta de sueño y la genética de cada individuo.
A través de una encuesta que ha realizado Synovate para Biotherm Homme, se sabe que la principal preocupación del hombre europeo sobre su piel radica en el aspecto cansado que puede mostrar. En cuanto al cuidado corporal, lo que más le preocupa es el crecimiento de su abdomen.

SU RUTINA DIARIA
La mayoría de los hombres comienza su sesión de belleza con una ducha y continúa con el temido ritual del afeitado. Los más precavidos, preparan su piel con limpiadores de efecto exfoliante para cerrar el poro y facilitar el trabajo a la cuchilla.
“De media, el hombre se afeita cada día durante cinco minutos. Si comienza a hacerlo a los 13 años y continúa hasta los 85, se calcula que, a lo largo de vida, pasará seis meses ante el espejo, rasurando el pelo del rostro”, dice Diana Howar.
Tras el rasurado, llega la calma, el frescor y el alivio de la mano de las lociones “after shave”. A continuación, la crema hidratante trabaja para prevenir las arrugas, mientras que el contorno de ojos lucha para evitar que aparezcan las patas de gallo.
En función del estado de la piel y de la edad, se irán añadiendo productos que ayuden a lucir buena cara. Por ejemplo, para combatir la fatiga existen fórmulas, como “Sírum Yeux Tenseur Dífatigantö de Dior que cargan las baterías de la piel, eliminando el cansancio y revitalizando el rostro.
Disminuir las bolsas y las ojeras requiere fórmulas que ayuden a drenar y activar la circulación, la mayoría de las que aparecen en el mercado están enriquecidas con vitaminas.
Además, en el neceser del hombre actual hay tónico autobronceador, mascarillas, nutritiva de noche, corrector de ojeras, exfoliante, contorno de ojos, reafirmante, concentrado antifatiga, antiarrugas, parches reafirmantes y adelgazantes para el abdomen, loción capilar, ampollas iluminadoras, bálsamo labial y crema de manos.

“El público masculino es cada vez más exigente y pide productos multifunción que borren las arrugas y que se absorban con facilidad. El futuro está en las cremas inteligentes, que se adaptan a las necesidades de la piel cuando las condiciones externas cambian”, explica Adela Herranz, directora de Biotherm España.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Cuidados sin prejuicios are now closed.