¿Jubilarme? Yo ¡Jamás!

Publicado en Variedades

39997_4 copy

Publicado en fecha abril 13, 2010

Los íconos del rock son inmortales, talentosos y geniales.

Son inmortales, talentosos y geniales. El que más y el que menos ya ha cumplido los 60 años, pero dinosaurios como Bob Dylan, Neil Young, Bruce Springsteen o los Rolling Stones piensan en la jubilación como un asunto que no les incumbe.
Los músicos de los que hablamos han impuesto un estilo por encima de las modas que pudieran caracterizar cada momento histórico, obviando las tendencias de rabiosa actualidad para evolucionar a través de caminos ignotos, aunque eso les costara el enfurecimiento de sus seguidores.

BOD DYLAN, UNA VERDAD INCUESTIONABLE
Bien lo sabe Bob Dylan, que en 1965 decidió colgar la guitarra acústica, agarrar la eléctrica y dar un giro radical al sonido que hasta entonces había caracterizado su trayectoria.
El problema es que el público asistente al Newport Folk Festival no recibió de tan buen ánimo la conversión de Dylan, que aguanta tres canciones antes de abandonar el escenario escoltado por una sonora pitada.
Han pasado 45 años desde entonces, y sobra resaltar el entusiasmo que el compositor de Duluth ha seguido generando con cada nuevo lanzamiento de sus obras, pero su experiencia bien vale para ejemplificar que ni los mejores han escapado de las críticas en una u otra etapa de sus carreras.
Verdad incuestionable es que el tiempo pone a cada uno en su lugar, y Bob Dylan es hoy algo más que una referencia, ya que su figura totémica es reverenciada por una legión de seguidores que, por otro lado, siempre se ha encontrado en progresivo crecimiento.

THE ROLLING STONES, LOS ABUELOS DEL ROCK
Algo parecido a lo que ocurre con The Rolling Stones, que 48 años después de tocar sus primeros acordes siguen llenando estadios allá donde se tiene la suerte de recibirles.
El legado del grupo londinense se transmite de generación en generación, codificado en el ADN de los progenitores.
Mick Jagger y Keith Richards, dos abuelos a los que daría miedo tener como abuelos, gobiernan con firmeza el timón de una nave que, más que un grupo musical, alcanza hoy la consideración de parque temático.
Concebidos como espectáculos para todos los públicos, los conciertos de los Stones siguen deparando unas cuantas horas de rock contundente y apreciable para todos los públicos. Carbón dulce de parte de “Sus Satánicas Majestades”.

BRUCE SPRINGSTEEN,
“THE BOSS”
Si de Jagger siempre se ha destacado su exquisita delgadez, Bruce Springsteen tiene ese corpachón de vaquero estadounidense típico de las películas del “far west”, el mismo que ha agitado ante auditorios de medio mundo durante las cuatro décadas que lleva en el negocio de tocar canciones.
Icono patriótico en el país de las barras y las estrellas, “The Boss” supo reconducir una trayectoria que transitó del rock ligero en sus primeros discos a un sonido más rico en matices folk y comprometido a nivel social, erigiéndose en una suerte de “voz del pueblo” en la tierra del Tío Sam.

NEIL YOUNG, EL EXTREMISTA
Más extremista en sus planteamientos políticos, Neil Young siempre se ha distinguido como un molesto azote para la derecha más reaccionaria de Estados Unidos, ya fuera en sus aventuras en solitario o con la mítica formación que integró junto a David Crosby, Stephen Stills y Graham Nash.
Todavía está fresco en la memoria su “Living with war”, un disco temático en el que Young atacaba sin piedad a la administración de George W. Bush. El documental “Déja vu” recogió la polémica que las letras del álbum generaban entre los asistentes a los conciertos; algunos de ellos no dudaban en pedir la cabeza del cantante.
LEONARD COHEN, EL POETA
Con un carácter bastante menos incendiario, Leonard Cohen ha vuelto a recitar sus poéticas composiciones tras quince años de silencio. El regreso del canadiense no obedeció a motivaciones artísticas, sino a la estafa de la que fue objeto por parte de su agente.
Esta señora dejó un agujero de ocho millones y medio de dólares en el bolsillo de Cohen, que se vio obligado a retomar la actividad abandonada en 1993. Aunque suene algo aventurado, es posible que más de un seguidor haya agradecido el censurable comportamiento de la mencionada representante.

LOU REED, EL NUEVO
CANTAUTOR INTIMISTA
Tampoco conviene olvidar a Lou Reed, insigne ex miembro de The Velvet Underground y transformado ahora en cantautor intimista en sus actuaciones, que brinda acompañado por su esposa, Laurie Anderson.
De hecho, esta tendencia más recogida se apreció en el desapercibido álbum “The raven”, donde Reed declamaba una serie de poemas cortos escritos por el maestro del terror Edgar Allan Poe.
Y qué decir de nombres como Van Morrison, Joe Cocker, David Bowie, Patti Smith, Tom Waits o Chuck Berry, que a sus 83 años desparrama las últimas gotas de un talento irrepetible.
Al igual que David Bowie parece haberse retirado definitivamente, Eric Clapton acaba de cumplir 65 años en plena forma y Robert Plant acaba de grabar un álbum con Band of Joy, la banda que integró antes de pasar a la posteridad con Led Zeppelin.
Pero no todos hablan en inglés. Ahí se mantiene Charly García, intérprete, compositor y productor argentino con más de cuarenta años dedicados a la música, los mismos que Luis Alberto Spinetta o Litto Nebbia.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for ¿Jubilarme? Yo ¡Jamás! are now closed.