“Mi mundo: los motores”

Publicado en Deportes, Variedades

LD1_0294 copy

Publicado en fecha abril 13, 2010

Juan Carlos Salvatierra
Múltiple campeón de motociclismo; lucha por un cetro en el automovilismo.Comienza a caminar solo en los negocios con la representación de BMW en Bolivia.

El mundo de Juan Carlos Salvatierra gira en torno a los fierros. Qué duda cabe. Apenas nació, el manubrio, la aceleración, el rugir del motor, el viento que golpea la cara, la velocidad y los saltos acrobáticos fueron parte de su entorno y jamás se apartaron de su lado. Desde los 15 años acumuló trofeos y títulos departamentales, nacionales e internacionales y de motociclismo, deporte al cual le resulta imposible renunciar. Su pasión por la velocidad, lo empujó a probar suerte en el automovilismo y, tras un corto proceso de adaptación, ya saborea triunfos y apunta a ser campeón este 2010.
“Toda mi vida estuve rodeado de motos”, evoca el múltiple campeón al comenzar la conversación con IN desde su escritorio de gerente general de Andar Motors, representante en Bolivia de la alemana BMW.
Y es que “Chavo” -el sobrenombre con el que lo identifican-  heredó el fanatismo del padre por el motociclismo, se crió viendo, dañineando y más tarde probando las máquinas expuestas en la tienda de la familia.
La adrenalina no tardó en empujarlo a las competencias. Con 13 años cumplidos y ya experto en el manejo, se lanzó a competir. Recuerda que la primera vez lo hizo con la categoría 80cc, en una competencia aislada donde no se disputaba título alguno, pero que sin duda se convirtió en el inicio de la ruta de los triunfos.
En la Navidad de 1996 recibió de regalo una Kawasaki KX 125, el mejor impulso familiar para lanzarse de lleno a las competencias. Y así fue. Se preparó por poco más de dos meses para competir por el campeonato departamental. Desde entonces, las competencias fueron parte de su vida. Incluso mientras realizaba su carrera universitaria en EEUU se negó a renunciar por completo a los circuitos. “Entre 2000 y 2004, acomodé mis horarios de tal manera que pudiera retornar a Bolivia algunos fines de semana para participar en torneos departamentales o nacionales”, recuerda.
Con el título de administrador de empresas bajo el brazo, retornó de pleno a las competencias el año 2005 y continuó acumulando logros hasta los primeros meses de 2007 cuando un incidente durante una competencia derivó en una sanción de suspensión sobre el múltiple campeón.
En 12 años de competencias, “Chavo” acumuló cuatro títulos departamentales, siete nacionales y cinco internacionales en diferentes categorías en las que compitió.
En el verano de 2007 ya estuvo rondando con más fuerza la idea de probar suerte en el automovilismo. “No se trataba de renunciar, sino de ordenar las cosas. Las obligaciones laborales no me permitían continuar con la rutina de preparación que requiere el motociclismo, el automovilismo también resultaba apasionante y demanda menor tiempo de dedicación. En motociclismo mi atención se centraría exclusivamente en los campeonatos internacionales”, repasa Salvatierra.

EL SABOR DE LA VICTORIA
El tránsito del manubrio al volante no ha sido fácil para Chavo Salvatierra. “En motociclismo depende mucho de la preparación del piloto porque los motores son muy parejos, están diseñadas para competiciones. En el automovilismo, en cambio, un 60 a 70% depende de la buena preparación de la máquina”, reflexiona mientras recuerda que se lanzó a correr sin experiencia alguna y sólo por la pasión por la velocidad con un Subaru Impreza en la categoría N-4.
El proceso de adaptación ha sido rápido; puntuó 4º en el campeonato departamental 2008 y el año pasado resultó subcampeón. A nivel nacional se situó en el 5º puesto.
2010 comenzó con pie derecho. Ganó la primera prueba departamental, una señal de que este año dejará de ser un animador. “Tengo más experiencia, un auto con todas las condiciones. Tengo el nivel para luchar para ser campeón departamental y nacional”, asegura sin dubitaciones, consciente de que deberá trabajar mucho por esos objetivos.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “Mi mundo: los motores” are now closed.