Diabetes: Gordos, regordos, nada saludables

Publicado en Salud

syrup-test-3 copy

Publicado en fecha abril 13, 2010

Santa Cruz, la urbe con más incidencia

Recios, muy saludables, robustos, vigorosos y gordos. En apariencia, buena salud, más nada. La realidad es totalmente distinta, pues el paradigma del gordito saludable quedó en el olvido y más bien la constatación de una creciente población con evidentes signos de sobrepeso genera alarma por su directa relación con otras enfermedades, entre ellas, la diabetes.
“A diario vemos un incremento sustancial de pacientes con problemas de sobrepeso y obesidad”, sostiene el diabetólogo Pablo Vergara Hanson, quien al igual que sus colegas, expresa preocupación por la creciente población excedida de peso. “Una de las causas principales del incremento de la diabetes en Bolivia es el sobrepeso y la obesidad. Y esto está asociado a la deficiente alimentación”, remata el Dr. Vergara.
Los pacientes con cuadros diabéticos son cada vez más altos en todo el país y con  más incidencia en Santa Cruz. Los centros médicos y consultorios particulares vienen experimentando un incremento sostenido de pacientes con graves riesgos de trastornos cardiovasculares, insuficiencia renal, disfunción nerviosa, ulceración de las extremidades inferiores y daños a nivel de la vista.
Pero en las calles de nuestras ciudades y pueblos es cada vez más frecuente ver no sólo adultos obesos, sino también niños. “Tener una sociedad adulta obesa ya es un problema presente, pero si hoy advertimos tantos niños y adolescentes obesos, estamos ante un gravísimo problema futuro. Es grave porque tendremos una población con más enfermos, con menos posibilidad de trabajo y menor cantidad y calidad de vida”, sentencia el galeno.

¿POR QUÉ ESTAMOS
MÁS GORDOS?
Ya en 1998, un estudio sobre cuadros epidemiológicos arrojó datos preocupantes. En la ciudad de Santa Cruz se halló un índice de prevalencia diabética del 10,7%, muy por encima de las otras ciudades bolivianas con mayor población. Doce años más tarde, se calcula que este indicador se ha incrementado en por lo menos 50%. En la medición de obesidad de entonces se estableció que Santa Cruz tenía una prevalencia mayor al 30%; es decir, una población con sobrepeso y con clara tendencia a la obesidad. Hacia adelante, la situación se presenta crónica.
Buscando una explicación, Vergara sostiene que hasta hace 20 años, la alimentación de los bolivianos se caracterizaba por su abundancia, la concentración en carbohidratos y la mezcla excesiva de almidones en un mismo plato, situación que más posteriormente se complicó con el ingreso paulatino del concepto “fast food”.
“El ingreso de la comida rápida ha cambiado significativamente los hábitos alimenticios. Como sociedad no estamos atacando el problema principal que es el sedentarismo y la mala alimentación. Nuestros niños no hacen deporte, comen pocos vegetales, poca fruta y mucha comida chatarra. Eso nos conduce a una sociedad obesa”, reflexiona el diabetólogo.
La diabetes, como desorden en el metabolismo que presenta el cuerpo, es susceptible de manifestarse por factores hereditarios, obesidad, sedentarismo, alimentación no saludable (o ingesta de insuficientes verduras y vegetales), la edad, la presión arterial elevada, y mujeres que dan a luz hijos con peso mayor a los 4 kilogramos.

QUÉ HACER
Los especialistas coinciden en recomendar la realización anual de test de azúcar o glucemia para todas las personas a partir de los 40 años. Debe tomarse en cuenta que el valor de azúcar normal está entre 70 y 100 miligramos por cada decilitro; niveles de glucemia por encima de 126 se diagnostica como diabetes mellitus. A la vez, niveles entre 101 a 125 se considera como una prediabetes. “Existen pacientes que no presentan síntoma alguno de diabetes, por ello que es importante los exámenes periódicos”, agrega en la charla el galeno Vergara Hanson.
Muchos estudios han demostrado que es posible prevenir la diabetes mellitus o tipo II. Las distintas pruebas concluyeron que pacientes obesos, sometidos a  dieta y ejercicios, bajando entre 7 y 10% de peso, disminuyen las posibilidades de diabetes hasta en un 60%.  Por lo tanto, la diabetes es posible prevenir con ciertos cuidados, mucha disciplina y alimentación sana.
En el propósito de prevenir la diabetes, los consejos apuntan al consumo de agua, la ingesta de vegetales y frutas, la reducción del consumo de frituras y la razonable ingesta de carbohidratos, la realización de actividades físicas continuas y la aplicación de programas de reducción de peso para personas con problemas de sobrepeso.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Diabetes: Gordos, regordos, nada saludables are now closed.