El boom del cemento

Publicado en Economía, Negocios

DSC_0037 copy

Publicado en fecha abril 13, 2010

La construcción empuja la economía. En 2009 se vendieron 6.521 millones de bolsas de cemento

Bolivia creció 3,36%  el 2009, no fue en base a los hidrocarburos  ni los minerales, sino a la construcción, actividad que aumentó en 11%. Y qué duda cabe si en cada cuadra de barrios pobres o ricos, en los centros comerciales de las grandes ciudades -y con mayor incidencia en Santa Cruz-, la dinámica de la albañilería es intensa, tanto que ha provocado que las ventas de cemento se dupliquen entre 2005 y 2009. La industria cementera, cuyas ventas ascendieron a unos 330 millones de dólares el año pasado, sabe que la tendencia continuará y por ello alista nuevas plantas y hasta el Estado siente cosquilleos para participar del espumeante negocio.
“El déficit de carreteras, infraestructura de servicios básicos, de vivienda es muy alto y tenemos que seguir trabajando en la satisfacción de estas necesidades. Esto en parte se ha reflejado en la creciente demanda de cemento en los últimos años”, sostiene Armando Gumucio, gerente general de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), la corporación que maneja más del 55% del negocio en Bolivia.
Marcelo Alfaro, principal ejecutivo del Instituto Boliviano del Cemento y Hormigón (IBCH) explica que la demanda de cemento alcanzó un pico en 1999 con cerca 1,2 millones de toneladas, pero el deterioro posterior causado por la crisis económica derivó en una caída de 20% en los dos años siguientes. “A partir de 2004 estamos advirtiendo una recuperación sostenida de la demanda, tanto en obras familiares, interesantes proyectos comerciales y obras públicas”, explica Alfaro.
Según datos generados por el IBCH, las ventas de cemento han venido experimentando un crecimiento promedio anual del 13% desde 2005, es decir, el mercado demanda cada año alrededor de 200.000 toneladas adicionales.

EL MUNDO DEL CONCRETO
La industria del cemento está compuesta por siete plantas, cuatro de ellas pertenecientes a Soboce. La capacidad de producción actual de las plantas es de 2,7 millones de toneladas anuales, pero las maquinarias trabajan al 84% -2,3 millones de toneladas anuales- un punto que podría considerarse crítico frente al 13% de crecimiento promedio de la demanda.
Del total de la producción, las plantas cementeras  de Soboce -Viacha de La Paz, Emisa de Oruro, El Puente de Tarija y Warnes de Santa Cruz- representan el 47,75% de la oferta nacional. Las restantes industrias lo componen Fancesa de Chuquisaca, Coboce de Cochabamba e Itacamba en Puerto Quijarro y propiedad de capitales boliviano-brasileños.
Fancesa, que tiene por accionistas a la Universidad San  francisco Xavier, la Alcaldía de Sucre y Soboce, es la mayor productora con 625.578 toneladas de cemento y una participación del 27,3%, seguida por la cementera Viacha de La Paz con 607.014 toneladas (26,5%), y Coboce con 450.000 toneladas (19,6%).

LOS DOMINIOS CEMENTEROS
Limitados por su ubicación geográfica o condiciones de competitividad logística, las cementeras han consolidado mercados bien definidos con pocas probabilidades de batallas entre marcas.
En el caso de Fancesa, por ejemplo, la marca es la única que se comercializa en Chuquisaca, tiene una cuota del 73% de Potosí y es dueña del 51% del mercado cruceño. Adicionalmente, atiende al 10% del mercado tarijeño y menos del 4% de Cochabamba.
Viacha es dueña del 98,7% del mercado paceño, el 92,4% de Pando y tiene posiciones remanentes del 6% en Oruro y Cochabamba. Emisa, factoría también del grupo Soboce, es dueña del 93,5% del mercado orureño y participa del 10% del mercado cochabambino y apenas el 1% de La Paz.
La cementera Coboce tiene el 81% de Cochabamba y el 88% del Beni. El Puente atiende el 91% del mercado tarijeño y adicionalmente absorbe el 20% de la demanda potosina.
Las cementeras Warnes e Itacamba no tienen dominio de mercado alguno. En ambos casos atienden esencialmente el 27 y 17% de la demanda cruceña, respectivamente.

AL RITMO DE SANTA CRUZ
El ritmo incansable de la construcción en Santa Cruz es sin duda un factor que se viene advirtiendo  hace varios años. Entre 2000 y 2004, el departamento de Santa Cruz consumía entre 25 y 30% de la producción total de cemento, pero en el último quinquenio las ventas registradas fueron incrementándose hasta representar el 32,15% del total nacional, esto es 722.841 toneladas que son abastecidas por Fancesa (52%), Warnes (27%), Itacamba (17%) y Coboce (4%). Diez años atrás, el consumo de cemento en esta región no superaba las 309.000 toneladas anuales.
La posición de liderazgo del departamento de Santa Cruz en materia de cemento es notoria cuando se advierte que las ventas en el mercado paceño llegan a 22% (501.089 toneladas) y en Cochabamba al 20% (444.706 toneladas).
“En Santa Cruz y en el resto del país se ha activado la construcción. Las industrias cementeras están respondiendo con nuevos proyectos de ampliación y es posible que en el mediano plazo las cementeras inviertan unos 300 millones de dólares para satisfacer esta creciente demanda”, afirma Gumucio.
Los trabajos de ampliación de las plantas cementeras elevarán la capacidad de producción a 2,8 millones de toneladas de cemento hasta fin de año y a tres millones para 2011, un incremento que probablemente resulte muy ajustado frente a la demanda generada por el mercado, ya sea para la construcción de viviendas, ambiciosos proyectos habitacionales, o proyectos viales ejecutados por el sector público.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for El boom del cemento are now closed.