CANDADOS PARA QUE LA PLATA NO SE VAYA

Publicado en Economía

71417852

Publicado en fecha junio 13, 2010

La ASFI lanza nuevas normas
de prudencia. La más reciente obliga  a los bancos a “repatriar”
287 millones de dólares.

La sucesión de señales de una nueva ola recesiva originada en los mercados europeos y el riesgo de que ésta  pueda afectar al sistema financiero boliviano, sería una de las razones que empujaron a las autoridades sectoriales a asumir mayores ajustes en las normativas de prudencia. La norma más destacable obliga a “repatriar” 287 millones de dólares que los bancos tienen en calidad de inversiones en activos fijos y entidades del exterior. La medida apenas está siendo conocida por los ejecutivos y sus consecuencias aún son impredecibles.
El reglamento aprobado por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) el 25 de mayo pasado a través de la circular 043/2010, constituye una suerte de candado a los recursos que el sistema financiero suele colocar en el exterior a través de inversiones en depósitos y títulos valores.
La modificación al Reglamento de Inversiones en Activos Fijos y Entidades del Exterior establece que “el monto total de las inversiones en el exterior por parte de las entidades bancarias, con excepción de las sucursales de los bancos extranjeros constituidos en el país, no puede ser mayor al 50% del patrimonio neto”.
Revisando los datos al 30 de abril, los bancos tienen 516,9 millones de dólares en calidad de inversiones en entidades financieras del exterior, sin considerar los recursos de liquidez. Aplicando las modificaciones a la normativa, se tiene que los bancos deberán repatriar al país 286,8 millones de dólares hasta diciembre próximo.
Las entidades directamente afectadas son el Banco Mercantil Santa Cruz que debe retornar al país 261 millones de dólares; el Banco de Crédito, con 24,2 millones; y el BNB, con 1,5 millones al superar sus inversiones los límites permisibles en la nueva normativa.

RAZONES Y CONSECUENCIAS
“La crisis financiera internacional de los últimos años ha puesto en evidencia la fragilidad de los sistemas financieros ante shocks externos, siendo canal de contagio la presencia de elevados niveles de operaciones con entidades del exterior, por lo que es necesario limitar la salida de recursos financieros del país a través de inversiones o depósitos a plazo en el exterior, a efectos de minimizar riesgos exógenos que pueden ser adversos para el sistema financiero boliviano”, indica uno de los considerandos de la ASFI para justificar la restricción de inversiones.
Los bancos afectados aún no terminaban de establecer posibles efectos de esta medida de prudencia financiera; sin embargo, es de suponer que los primeros golpes se darán sobre las reservas internacionales de los bancos y en la rentabilidad que obtienen esos recursos colocados a tasas superiores al 5%.
Pero la aplicación de la medida coincide además con el descenso que se viene produciendo a nivel de las reservas internacionales netas del BCB que a la tercera semana de mayo alcanzaba a 8.457 millones de dólares, 302 millones menos respecto del pico registrado a fines de 2009. Es decir, las reservas se hallan en el mismo nivel de septiembre pasado. Esta situación ha generado cierta alarma en algunos sectores, más aún cuando se da cuenta que cerca del 15% de las reservas del BCB fueron invertidos en mercados de Portugal, España e Italia, los países más susceptibles de ser afectados por la crisis del euro.
Se estima que esta medida de control afectará inicialmente las operaciones de comercio exterior,  a la emisión de cartas de crédito y los términos de intercambio entre entidades y eventualmente podría causar susceptibilidad sobre futuras operaciones de crédito subordinado.
Respecto al público, se prevé que los 287 millones de dólares que retornen al sistema provocarán un mayor incremento en la liquidez del sistema, cuya consecuencia será la baja de las tasas de interés pasivas, provocando así un desincentivo sobre el ahorro. Por el contrario, las tasas de interés para créditos tenderían a bajar, constituyendo un incentivo para el poco dinámico sector de prestatarios.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for CANDADOS PARA QUE LA PLATA NO SE VAYA are now closed.