Sólo de la música no se vive

Publicado en el otro oficio

Armando 1 copy

Publicado en fecha julio 14, 2010

Armando Terceros Rojas
Es reconocido por su trayectoria de 44 años componiendo e interpretando música oriental. El líder de Los Cambitas no vive de la música. Hace 20 años, gerenta OTAI, dedicada a la provisión de
información técnica para la industria azucarera.

El nombre de Armando Terceros Rojas (65) está asociado íntimamente a la música oriental. Es el líder de “Los Cambitas”, agrupación que se  ha mantenido en pie por 44 años interpretando chovenas, taquiraris, carnavales y brincaos, combinados con valses y boleros. Pero la música es la otra faceta de Terceros, quien combina la voz y la guitarra con la medición estadística de los campos de caña, información valiosa que entrega hace casi cuatro décadas a la industria azucarera cruceña.
“La música y la caña son una parte importante en mi vida. A ambas les dedico mi esfuerzo”, se confiesa.
Nacido en la popular calle Arenales -por entonces río Telchi-, Terceros se inició en el mundo de la música, incentivado por doña Elvira Viuda de Chávez y el aliento de los hermanos de La Salle a través de acompañamientos en la misa y actos cívicos. Más tarde se involucró en agrupaciones que emulaban a artistas de los ’60. “En la radio abundaban los concursos, según el artista de moda, o cuando llegaban al país. Yo me identificaba con Leo Dan e imitaba bastante bien a Enrique Guzmán. Más tarde formé parte de varios grupos de música moderna, entre ellos Los Pipper’s y los Black Sharks”, recuerda.
Pero su involucramiento con la música oriental se produce en septiembre de 1966 cuando en la Feria Exposición de Santa Cruz se presenta por primera vez el trío “Los Cambitas” junto a los hermanos Milton y Ramón Coímbra. En 44 años de actividad, la agrupación grabó 45 discos con más de 600 temas; su música se paseó por escenarios y festivales nacionales e internacionales; acompañaron a grandes intérpretes como la diva Gladys Moreno, entre otros.
A Terceros le tocó mantener vivo el nombre de Los Cambitas. Tiene bajo su autoría más de 120 composiciones musicales, la mayoría en ritmos orientales, muchos de ellos convertidos en verdaderos éxitos.

DE MÚSICA NADIE VIVE
“Por Los Cambitas pasaron 24 músicos  de mucha valía”, afirma, para luego agregar que la estabilidad de los miembros del grupo tiene que ver con el tema económico. “En Bolivia es imposible vivir sólo de la música. A mí me ayudó, pero no vivo de la música”, recalca.
Y es cierto. Terceros, guitarra en mano, tocaba en varios grupos a la vez para solventar su economía familiar, pero no era  suficiente. Tuvo que combinar la música con la ingeniería química, enrolándose en varias industrias azucareras cruceñas como químico de turno. En 1970 fue contratado por la Comisión Nacional del Estudio de la Caña de Azúcar (Ceneca), la entidad estatal encargada de planificar y proyectar la producción nacional.
“En Ceneca comencé a tener una nueva profesión, la de estadístico. Todo era nuevo y la información que generábamos era importante; me fascinaba. Se convirtió en parte de mi vida”, medita.
La disolución de Ceneca en 1989 se convirtió en una oportunidad para el líder de Los Cambitas. “Manejábamos mucha información; adquirimos tanta experiencia que nos resistimos a quedar en la calle”, recuerda. Esta posición le llevó a fundar la Organización de Técnicos de la Agroindustria (OTAI), entidad técnica que desde 1990 provee información estadística sobre actividad cañera.
“Somos responsables de reportar información detallada de las 12 zonas cañeras, con datos sobre el área de siembra, avances de zafra, variedades, edad de los cañaverales, rendimientos previsibles, previsión del clima, estado de caminos… Es decir, la mayor información útil para que la industria azucarera adopte las mejores decisiones posibles”, explica Terceros.
¿Cómo combina la estadística con la música? Terceros pasa sus días entre los cañaverales y la oficina; su actividad musical comienza al caer la noche. “En Santa Cruz no se puede vivir de la música. Te ganas el reconocimiento de la gente, representas a tu región, a tu país, pero la caña me dio estabilidad económica por casi 40 años y a esta labor me aboco con la mayor responsabilidad posible”, indica.
Con 65 años a cuestas, Armando Terceros lucha por la vigencia de la música oriental; no se cansa de componer, se inspira en la vida cotidiana cruceña. En las nuevas grabaciones del grupo ya no se escuchan sólo punteos de guitarras; suenan otros instrumentos de apoyo que le dan un toque de modernidad, sin perder la esencia “No podemos quedarnos en el tiempo, hay que renovarnos”, acota.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Sólo de la música no se vive are now closed.