Doble filo

Publicado en Política

EVO LINERA FILOSA

Publicado en fecha agosto 14, 2010

Sube la aprobación al Presidente en Santa Cruz. Para la caída del Vicepresidente.
Aumentan los conflictos.
Suspenden a más alcaldes opositores.
Peligran los gobernadores de Santa Cruz y Tarija.

Los niveles de aprobación del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera mejoraron, levemente, en julio; mientras los conflictos que soporta el Gobierno ascienden, pero no detienen el ímpetu de los mandatarios y avanzan firmes en su marcha por el control total del poder institucional de Bolivia. Es una apuesta política de doble filo.
El Informe de Opinión de Ipsos Apoyo Opinión y Mercado reportó que la evaluación en las ciudades del Eje Troncal arroja un 55% de aprobación del presidente Morales. Destacó un incremento en todas las ciudades, principalmente en la ciudad de Santa Cruz, donde pasa de 32% en junio a 40% en julio.
El vicepresidente García Linera también aumentó su nivel de aprobación en 5 puntos porcentuales y se ubicó en 48%. Mejoró su aprobación en las cuatro ciudades del Eje, incrementó en 13 puntos en la ciudad de Cochabamba y frenó una caída de seis meses que parecía imparable. El Gobierno, en su conjunto, también paró la caída y llegó al 47%; 5 puntos por encima del que registró junio.
El aspecto considerado más negativo en el gobierno de Morales es la lucha contra el narcotráfico (20%), con un crecimiento de 8 puntos en relación al año pasado que registró 12%. El balance entre lo positivo y lo negativo en esta gestión muestra un 51% de menciones positivas que contrastan con el 55% obtenido el año pasado, señaló el Informe de Opinión de julio de Ipsos.

CONCILIADOR O HUAYQUEADOR
Pese al discurso conciliador del Presidente de la República, por el Aniversario Patrio, los procesos para suspender a los alcaldes y gobernadores opositores no se paralizan, prosperan enarbolando la Ley 017 en procura de aniquilar cualquier bastión opositor, incluso cuando no existe una oposición coherente como pidió, hace un par de meses, el propio Presidente.
El 6 de agosto, Morales dijo que “se termina la confrontación, ¿después de la confrontación qué viene?, para mí, la integración. Lo que en quechua decimos después del macanaco munanaco, después de la pelea el cariño, esa es nuestra tarea”.
15 días después, al referirse a la suspensión de alcaldes, Morales preguntó: “¿Por qué le echan la culpa al Gobierno? y él mismo respondió: “No me echen la culpa porque han robado en las alcaldías, jamás he insinuado que roben. Si han robado plata es problema de ellos”.
Y el quinto suspendido fue el alcalde de la ciudad de Potosí, René Joaquino, quien dejó el cargo 72 horas después de que el gobierno y las instituciones potosinas firmaron un acuerdo para poner fin a un conflicto de 19 días por demandas económicas y territoriales que desnudó los mismos errores gubernamentales para evitar las protestas por peticiones no atendidas, oportunamente, o promesas incumplidas.
El alcalde de Warnes, Nyls Carmona, va camino a ser el sexto en caer porque ya estuvo detenido en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) por la comisión de supuestos delitos económicos en obras de pavimentación y la mayoría opositora en el Concejo de Warnes, aparentemente, no tendrá problemas para elegir a un reemplazante.

AJUSTE DE CUENTAS
Después de una semana de no referirse al conflicto en Potosí, el Mandatario denunció que “una supuesta reivindicación se convirtió en una conspiración”, como sucedió con el movimiento cívico autonomista de Santa Cruz, Beni, Tarija y Sucre el 2009, cuando se violentaron instituciones estatales.
“Toda la campaña está orientada, como dicen los opositores, a bajar la imagen de Evo Morales, desgastar al Evo Morales”, insistió en su reiterada posición de culpar de los conflictos a la derecha, a los neoliberales y al imperialismo. Una mesiánica inspiración de “el que no está conmigo, está contra mí”
“Lamento mucho ver a un senador, un diputado claudicando, personalmente no he decidido nada, pero hay una reunión del MAS. ¿Qué dirán los militantes del MAS sobre la rendición y traición de algunos senadores?”, preguntó como la predicción de un profeta que augura la sentencia.
La condena está lista, es cuestión de tiempo, el senador Isaac Ávalos y la bancada masista ya pidieron la revocatoria de los mandos del senador potosino Eduardo Maldonado y los diputados Juan Carlos Sejas y Hugo García por sumarse a la huelga de hambre en defensa de las reivindicaciones potosinas.

IR O NO IR
Ni oficialistas ni opositores aprenden del pasado. Caen en los mismos errores beligerantes. La primera reacción de algunos dirigentes potosinos a las quejas y amenazas presidenciales fue advertirle que no visite Potosí el 10 de noviembre, para celebrar el Bicentenario.
Pese a que el dirigente cívico Celestino Condori aclaró que no es una posición institucional de Potosí, “porque nadie puede prohibir a un boliviano y menos al Presidente de la República que visite una región del país”, Morales disparó, en broma o en serio, que no le molesta ir o no ir porque además se ahorraría un regalo por el Bicentenario.
Con esos tonos discursivos se arman los conflictos, precedidos por los debates mediáticos como el de la iza de la whipala, el 6 de agosto, en la plaza 24 de Septiembre, para tensionar y encender el fogón, alentar la confrontación que finalmente se resuelve con la misma práctica que no se quiere practicar: el diálogo que surge después de los muertos, heridos o miles de personas retenidas por los bloqueos de caminos y la acumulación de millonarias pérdidas para el país y las regiones.

MÁS CONFLICTOS PARA EL MAS
Hay una tendencia en el crecimiento en la cantidad de conflictos en el país, ratificó el Informe de Riesgo y Seguridad Bolivia al considerar que “podría argumentarse que las acciones de presión son parte habitual del lenguaje político en esta coyuntura y nada parece indicar que disminuyan”.
La mala noticia para los opositores dispersos, incoherentes y violentos es que mientras creen que un conflicto es una oportunidad para tumbar al Gobierno, “los conflictos no representan una amenaza a la estabilidad del Gobierno ni ponen en duda el derecho del presidente Morales a ejercer el cargo”.
Sin embargo, “limitan, seriamente, su capacidad de gestión y podría establecerse, con bastante certeza, que hay una correlación inversa entre la cantidad de eventos conflictivos y la calidad de la gestión. Tampoco puede llamar la atención que la mayor cantidad de conflictos tenga motivaciones de carácter económico. No son protestas frente a la crisis, sino demandas de participar de la abundancia”, destacó el Informe de Riesgo y Seguridad Bolivia, publicado en Los Tiempos de Cochabamba.

PELEAS ENTRE MASISTAS
Los conflictos internos en el Gobierno son otro frente que genera tensión externa y absorbe la atención de la administración de Morales como el caso del alemán Dirk Schmidt, preso en Palmasola, e imputado junto al ex viceministro de Régimen Interior Gustavo Torrico, el teniente de la Policía Cristian Sánchez y el ayudante del ex viceministro Luis Fernando Prado por una supuesta organización criminal para extorsionar menonitas.
Otro conflicto latente es el pedido de un sector de la Federación de Campesinos de La Paz que amenazó con cercar la sede de gobierno y cerrar las válvulas de los acueductos si los ministros Sacha Llorenti, Nemesia Achacollo, Nilda Heredia, Walter Delgadillo y Nardi Suxo, y el director del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), Juan Carlos Rojas no renuncian por “mala labor en el ejercicio de sus funciones”.
Morales respondió a la advertencia recordando su investidura presidencial porque “no es atribución de los dirigentes sindicales estructurar al Gobierno, “como tampoco es mi prerrogativa exigirles el cambio de sus dirigentes”.
Esta apuesta política por el conflicto es de doble filo. El riesgo, como pasó recientemente en Caranavi, es que termine en violentos enfrentamientos entre los mismos movimientos sociales. El gobierno sabe que en la confrontación, pierda o gane, siempre se termina cortado.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Doble filo are now closed.