FRENAZO EN DEPÓSITOS

Publicado en Finanzas

Fotolia_20685613_Subscription_XL

Publicado en fecha agosto 14, 2010

El descenso continuo de tasas de interés afecta al ahorro. La tasa de interés real es negativa.

iempo de inflexión en el sistema financiero boliviano. El furor con el que venían creciendo los depósitos se frenó y casi en seco los primeros seis meses de 2010. Los datos oficiales muestran que las captaciones del público crecieron en 196 millones de dólares, apenas 2,37% de crecimiento. Apenas porque el ritmo resulta enano, incipiente, frente al 26% registrado en la gestión 2007; el 30% de 2008; ó el 22% de 2009. ¿Qué pasó?
Sí, los depósitos comenzaron a dar muestras de desaceleración. Las causas que se barajan son varias: el desaliento del público por las bajísimas tasas de interés que  ofrecen las entidades financieras podría ser el argumento más contundente; pero también puede considerarse el paulatino recorte de fuentes de ingresos de los ahorristas, la baja de las remesas del exterior, o la presentación de oportunidades de inversión más rentables, entre ellas la compra de oro en joyas o pequeños lingotes, por ejemplo, y para suma el rumor que provocó una corrida millonaria en una entidad bancaria.

DATOS DEL SISTEMA ESTE 2010
Revisemos los principales indicadores para tomarle el pulso a la primera parte del 2010.  Al 30 de junio, según los datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), el tamaño del negocio financiero alcanzó los 10.806 millones de dólares, habiendo crecido en 64 millones de dólares (0,61%). En el mismo periodo del año pasado, el sistema creció 705 millones. Crecimiento desacelerado de la actividad financiera.
La dinámica se concentró entre las entidades especializadas en microfinanzas y las cooperativas que presentaron crecimientos interesantes, no así la banca comercial y las mutuales que presentaron -a nivel general- decrecimientos en sus negocios.
La cartera crediticia creció en 7,1%, unos 396 millones de dólares, mostrando un comportamiento similar al año 2009 cuando los bancos, fondos financieros, cooperativas y mutuales prestaron 619 millones de dólares que representaron una expansión del crédito en 12,4%.
Los depósitos del público, en cambio, llegaron a 8.475 millones de dólares, de los cuales 196 millones corresponden al crecimiento del primer semestre. La dinámica de los depósitos se concentró en las entidades especializadas en microfinanzas -los bancos FIE, Los Andes y Solidario, además de los fondos financieros privados- que captaron el 72% de esos recursos.
De mantenerse este comportamiento, es previsible que los depósitos del sistema no superen los 400 millones de dólares; es decir, que el crecimiento no sea superior al 5%, lo que representaría una gran diferencia respecto del 21,75% registrado en la gestión 2009.
Esta desaceleración viene acompañada además de la corrida de casi 100 millones de dólares en el Banco de Crédito a mediados de junio a causa de un irresponsable rumor de prensa. Producto de esta acción,  la mencionada entidad terminó con una reducción de depósitos de 81 millones de dólares al 30 de junio.
Revisando el patrimonio, el sistema financiero registró 1.000 millones de dólares, 1,52% menos que diciembre pasado, resultado que no puede vincularse al retiro de Citibank sino al reparto de dividendos en la mayoría de las entidades.
La liquidez del sistema continúa siendo alta con 4.323 millones de dólares pese a haber disminuido en 380 millones (8,08%) los últimos seis meses.
Y si de ganancias se trata, el sistema financiero registra utilidades por 75,5 millones de dólares, de las que el 80% corresponden a la banca, resultados que hacen prever un nuevo año de buenos resultados para este sector de la economía.

LAS TASAS A LA DERIVA
La cartera mantiene un ritmo similar al año pasado, alentada además por la reducción significativa de las tasas de interés (casi 600 puntos básicos en los últimos 18 meses); pero la preocupación apunta a los depósitos que desaceleraron drásticamente.
Buscando respuestas, la más directa se halla en las desalentadoras tasas de interés que se paga al ahorrista. La disminución no es reciente, pero llegó a los niveles próximos a 0% en la última parte de 2009 y gran parte de este primer semestre. En realidad, la tasa de interés real que percibe el público es negativa.
El mismo BCB -en su informe 2009- advertía que las tasas de interés pasivas efectivas del sistema financiero disminuyeron en todos los subsistemas, por tipos de moneda y de depósito.
Los clientes de mutuales que tenían cajas de ahorro en moneda nacional (bolivianos), por ejemplo, vieron cómo sus intereses bajaron 350 puntos básicos para terminar recibiendo  alrededor de 0,50%. En los bancos y los FFP las reducciones fueron también significativas con disminuciones de 249 y 239 puntos, respectivamente. Puestas así las cosas, a fines de 2009 la remuneración a los ahorristas en bolivianos era inferior al 1%.
Y los depósitos a plazo fijo (DPF) en bolivianos también fueron sujetos de disminuciones de 405 puntos en la banca, 319 en los FFP, 247 en las mutuales.
Las disminuciones en los depósitos en dólares también se aplicaron a las cuentas de ahorro con 330 puntos básicos la banca, 256 en las mutuales, 228 en los FFP, y 75 puntos en las cooperativas.
Y las tasas para DPF en dólares cayeron en 506 puntos en los FFP, 361 puntos en los bancos, 249 en las mutuales y 217 en las cooperativas. En consecuencia, la remuneración promedio por un DPF en dólares en la banca llegó a  0,55%.

Y LA DISMINUCIÓN CONTINÚA
Eso fue en 2009. Este año la tendencia se mantuvo, aunque no con el mismo rigor. Las tasas efectivas de DPF en bolivianos de la banca, por ejemplo, descendieron de 1,94% hasta 0,77% en abril, para luego incrementarse levemente a 1,14% a fines de junio y 1,10% para la primera semana de agosto.
Las cajas de ahorro en bolivianos tenían una remuneración efectiva del 0,29% a fines de diciembre pasado en la banca; en los meses siguientes fueron descendiendo unos puntos más hasta el 0,26% para mostrar una ligera recuperación con tasas efectivas del 0,42% a fines de junio y del 0,73% a la primera semana de agosto.
Con niveles inferiores o ligeramente superiores al 1% como tasa de interés efectiva, la remuneración real al depositante resulta negativa si es que tomamos en cuenta que la inflación acumulada a 12 meses asciende a 2,16%. A pesar del leve incremento de tasas entre junio y julio, ¿cuál es el rendimiento, cuál es el beneficio para el depositante?, preguntarán unos y otros en busca de una respuesta franca. Así el desaliento por el ahorro persiste.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for FRENAZO EN DEPÓSITOS are now closed.