“La fotografía es mi mejor terapia”

Publicado en Sin categoría

Da ruda ok

Publicado en fecha septiembre 13, 2010

Horacio d’Arruda Urrutibehety.

El empresario más destacado del rubro de la limpieza, mantiene viva su pasión por la fotografía. Sus trabajos son publicados por revistas y periódicos. No lo hace por negocio, sino por pasión.

La fotografía es su pasión, pero está lejos de ser su negocio. Horacio d’Arruda Urrutibehety (60), el empresario boliviano-argentino de la eterna pipa, lleva casi cuatro décadas en el mundo de la limpieza, rubro en el que ha desarrollado emprendimientos que van desde el recojo de la basura, la limpieza industrial, la fabricación y comercialización de productos de limpieza y hasta una línea cosmética. Aún con muchos negocios que atender, la Canon, el trípode, el flash y los lentes, son elementos infaltables en su oficina.
“Yo cumplo a cabalidad el primer mandamiento del fotógrafo”, justifica para luego responderse a sí mismo: “cargarás tu cámara todo el tiempo”. Y es que resulta innegable que este empresario es fiel devoto de esta máxima del gremio del click.
Criado en el barrio de Lanús, d’Arruda se sentía fascinado por el arte de la imagen; de hecho, pretendía estudiar dirección de cine, pero no existían las condiciones para solventar una carrera onerosa, por lo que suplió su afición al arte del celuloide por la fotografía. “Mi primera cámara la tuve a los 22. Era una Canon, analógica, claro. Desde entonces no dejé esta pasión”, recuerda.
Sociólogo de profesión, formó parte del fabricante de productos de limpieza industrial Spartan Argentina que más tarde, en 1979, le encargaría la apertura de una filial en Bolivia. Su propósito era instalar la oficina y retornar a su natal Argentina al cabo de dos años, pero “Santa Cruz tiene un poder magnético y acá estoy, 30 años y enamorado a muerte de esta tierra”, afirma emocionado mientras carga el tabaco negro en su pipa.

A la par de los emprendimientos, d’Arruda hizo de la fotografía parte de su vida. Evoca aquellos días en que recorría las calles de la ciudad y el campo con la cámara analógica colgada a su cuello, buscando captar aquella imagen precisa donde su mirada hallara un motivo artístico.
“No me encasillo en una técnica o un tipo de fotografía. Para mí es una terapia, es una pasión por ver arte donde otros no ven. Una vez me toca verlo mientras me interno en el monte, en un paseo con la familia, en un recorrido por la ciudad, o en algún evento social”, expresa.
Esa pasión lo ha llevado muchas veces a engrosar grupos de fotógrafos en eventos artísticos, sociales y deportivos, en busca de esa toma diferente que muchas veces la consiguió para regocijo suyo.  “Además de hacer fotografía he ganado amigos, de quienes nunca dejo de aprender”.
Hace cuatro años transitó hacia la fotografía digital a la que se venía resistiendo. “Es como manejar un vehículo con caja automática. El fotógrafo revisa de manera constante su trabajo, lo que lleva a esforzarse hasta conseguir la toma ideal”, resume.
¿Puede convertirse la fotografía en un negocio? Con Horacio d’Arruda las cosas que comienzan como juego, pueden terminar en negocio, pero con la fotografía es poco probable que suceda lo mismo. “Si fuera por trabajo, por obligación, sería un fracaso”, argumenta. Lo más próximo fue la apertura junto a su hijo José Ignacio de Epson Store, una tienda especializada en la comercialización de productos fotográficos.
Con su Canon 7D, un gran angular 70-200 y cargador de baterías incluido, d’Arruda busca aquella toma que le sorprenda. Muchos de sus trabajos han sido publicados en periódicos y revistas de todo el país. “No lo hago por trabajo, sino por placer de captar ese instante que podrá guardarse para toda la vida”, acota.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “La fotografía es mi mejor terapia” are now closed.