“UN INDIO ESTÁ ARRIBA”

Publicado en Entrevista, Sin categoría

Foto Sanjines flat22222

Publicado en fecha septiembre 13, 2010

Jorge Sanjinés habla sobre el proceso de cambio. Cree que se dejó atrás el viejo y obsoleto Estado y se recuperó el sentimiento de dignidad y soberanía perdido hace décadas.

Consecuencia, convicción, humildad, libertad, socialismo, patriotismo, indigenismo, antiimperialismo. Jorge Sanjinés. Una vida dedicada a luchar su lucha, un guión escrito a mano con esperanza, dolor y pasión. Su obra. Teoría, lenguaje, creación, silencio, reflexión. Hablar de cambios en una Bolivia efervescente. Amanecer, compromiso, banderas, cantos, coraje, pueblo. Qué ganas de hablar de cine, de pájaros, de música, por supuesto de Beatriz. Silencio, nación, revolución. Toca hablar de este país urgente.
22 de enero de 2006, un indígena hace historia en la Plaza San Francisco. Primeros planos de esperanza, detalles de ojos inundados de dignidad, planos secuencia de reivindicación. Rostros que sentían el final de siglos viviendo clandestinamente en su propia nación.¿Cuál era la sensación del cineasta revolucionario al ver que su lucha y obra se hacían realidad?
De profunda emoción. Recuerdo que en 1975 en una entrevista con la televisión alemana, respondiendo a una pregunta, dije que creía que en unos 20 ó 25 años Bolivia tendría un presidente indígena. Cuando regresé a La Paz, un viejo amigo me reprochó: “ cómo se te ocurrió decir esa barbaridad”.
¿Qué ha cambiado en Bolivia en estos últimos 4 años?
Mucho. Estamos dejando atrás el viejo y obsoleto Estado que montaron a su antojo y medida los sectores dominantes blanco-mestizos que se entronizaron desde que se inició la república. Hemos recuperado el sentimiento de dignidad y soberanía perdido desde hace décadas. Hablarle al imperio de igual a igual era impensable hace poco tiempo. Cuatro años sin estirar la mano para pagar los aguinaldos y con superávit es también soberanía.
¿Cuáles considera los aciertos y los desaciertos  de la gestión de Evo Morales?
Evo Morales ha prometido “mandar obedeciendo” y en gran medida cumple. La nacionalización de los hidrocarburos pertenece a la Agenda de Octubre, la Asamblea Constituyente ha sido un reclamo poderoso de los pueblos indígenas de las Tierras Bajas que necesitaban ser reconocidos.  Poner en marcha la “Operación Milagro” que ha devuelto la vista a más de 500.000 compatriotas  y la campaña de alfabetización  son otros grandes ejemplos de compromiso con los pobres.
Creo que hay puntos débiles: falta mucho para frenar la corrupción que estaba ya institucionalizada por los regímenes precedentes, sin embargo el hecho de que figuras políticas que gozaban de la confianza y amistad del Presidente se encuentren hoy expulsados o encarcelados, nos dice mucho.
En la película Para Recibir el Canto de los Pájaros, la fauna política boliviana de hace 15 años fue reflejada en la secuencia del cerco. ¿Cómo describiría hoy a la sociedad boliviana?
No hay donde perderse. El racismo configura hoy la conducta frente al gobierno de los sectores altos y medios. No le importa que Bolivia se encuentre a la cabeza de los países con economías más estables, no sólo en el continente sino en el mundo, no interesa que desde el año 2006 se hayan construido más de 1.500 kilómetros de carreteras y se esté trabajando para construir más de 5.000, no les impacta que por primera vez el Banco Central de Bolivia disponga de casi 9.000 millones de dólares de reservas internacionales. No, un indio está arriba, un indio decide el destino de un país que antes era su propiedad privada, unas cholas son ministros y  el Canciller apellida Choquehuanca. Es algo que no admiten, no lo soportan, porque siempre han considerado a los indios como seres inferiores. Esa gente ha perdido el sueño, tienen miedo y el odio racista les impide razonar.
¿Qué aportaron y que restaron al gobierno de Evo Morales las clases intelectuales que acompañan al Presidente?
Creo que hombres como Alvaro García Linera, Antonio Peredo, Pablo Solón, como ejemplo, aportan mucho con su experiencia de luchadores revolucionarios, aportan con su formación intelectual y su integridad moral. Pero no hay que creer que sin ellos no se podría gobernar hoy. Es notable la lucidez política de dirigentes de los movimientos sociales que hoy se constituyen en un poderoso factor de control político y social. El propio Presidente sorprende con su capacidad para valorar problemas y proponer soluciones. Y es que detrás de estos actores populares, se hace presente la acumulación de conciencia política que arrancó -si queremos ponerle una fecha de inicio- en la gesta del cerco de La Paz, en 1781, que se proyectó con la lucha de un Zárate Willka por la recuperación de la soberanía perdida, que siguió con las imparables y persistentes sublevaciones indigenales, que se enriqueció durante la Guerra del Chaco, verdadera matriz de la Bolivia contemporánea, lugar, como dijo Zavaleta, al que tuvimos que ir los bolivianos para averiguar quiénes éramos, lucha que no se detuvo hasta estallar el 9 de abril del 52, revolución que entregó más tierras -siendo un país más pequeño- que la Revolución Mexicana, que se mantuvo latente en la resistencia a las dictaduras, que se inspiró en la tragedia heroica y generosa del Ché, que se nutrió de la prédica socialista de Marcelo Quiroga Santa Cruz, que asombró en Cochabamba con la Guerra del Agua y que culmina con el levantamiento revolucionario de los habitantes de la ciudad de El Alto que acabaron con el neoliberalismo y abrieron la senda para el actual proceso de cambio, proceso revolucionario pacífico, indetenible, ineluctable que sobrepasa a un partido y a cualquier líder.  En cuanto a cuánto restaron al proceso puedo decirte que he conocido algunos intelectuales incrustados en el proceso que no entienden lo que ocurre y hasta llego a pensar que algunos siguen enfermos del viejo señoralismo que los hace paternalistas y por tanto inútiles.
Bolivia ha cambiado profundamente, las distintas migraciones: del campo a las ciudades, de las minas al Chapare, de occidente a oriente, de Bolivia a otros países y viceversa.  ¿Cómo queda la identidad del boliviano?
Sólo la testaruda política de defender y mantener la identidad cultural de los pueblos indígenas ha hecho, a su vez, posible el proceso que vivimos. La población de El Alto se enfrentó al ejército sin armas, en octubre 2003 y lo derrotó.
Si se analiza con profundidad el fenómeno de una multitud que supo organizarse con asombrosa eficacia para resistir y doblegar, sin un partido político que estructure la estrategia y las tácticas, sin un determinado líder que las encabece, uno debe reconocer que el factor cultural indígena, la capacidad de pensarse primero en “nosotros” y después en “yo”, el  colectivismo comunitario que se forma con la identidad cultural, fueron los factores determinantes de esa gran victoria.
¿El oriente ha sido la zona más reticente a los cambios producidos, cuál considera que será el desenlace en esa región?
Hay que tomar en cuenta que hoy el 70% de la población del departamento de Santa Cruz es de procedencia andina. Es cuestión de tiempo y me alienta la esperanza de que el futuro será mejor.
¿Hay líderes en Santa Cruz? Si la respuesta es positiva ¿A quiénes identifica?
Potencialmente los hay. Cuando sean desplazados los mandones de logias y grupos de poder económico y surjan nuevas voces más cuerdas y creíbles, Santa Cruz se integrará felizmente.
El gobierno del presidente Evo Morales se autocalifica de socialista. ¿Bolivia va hacia el socialismo cubano?
No lo creo. Me parece que el socialismo que propone Evo Morales está más cerca del comunitarismo campesino boliviano. Para un campesino aymara son naturales muchas de las normas y conductas socialistas, el pensarse primero como grupo y después como individuo es una mecánica natural. Por otra parte creo que el Presidente ha sido sincero cuando dice que reconoce el papel positivo de los empresarios nacionales que aman su país.
¿Cuál cree que ha sido y es el comportamiento de los medios durante este proceso de cambio?
En su mayor parte nefasto. Se los ha utilizado para servir a la oligarquía y sus intereses. Han jugado el mismo papel que los medios controlados por el imperio norteamericano, haciendo de las calumnias y de la mentira instrumentos casi  únicos.
¿Cómo califica la comunicación del gobierno hacia el país sobre los cambios que se están produciendo?
Deficiente
¿Después de Evo Morales, quién o quiénes conducirán Bolivia?
El pueblo ha arrebatado el poder a sus viejos opresores. Eso es lo irreversible. Los nombres de los que se sucedan ya no importa como antes.

Sereno, concreto, contundente. Al igual que su propuesta cinematográfica, su visión de país no incorpora personajes. Su protagonista sigue siendo el pueblo. Un indio está arriba.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “UN INDIO ESTÁ ARRIBA” are now closed.