“El privado va a competir con el Estado”

Publicado en Política

Tagged:

ARCE CAT_MG_1123 copy

Publicado en fecha diciembre 14, 2010

Luis Arce Catacora, el hombre fuerte de la economía boliviana, desnuda el “socialismo a la boliviana” por el que apuesta el actual gobierno: “Papá Estado” tendrá cada vez mayor protagonismo en la producción.

En la oficina del ministro Luis Arce Catacora todavía se toma Coca Cola, aunque parece que no por mucho tiempo. “Son los resabios”, se justifica el hombre que trabaja por devolver protagonismo al Estado en el sector productivo.
Es uno de los dos únicos ministros que acompañan a Evo Morales desde enero de 2006. El celo con el que maneja la estabilidad macroeconómica lo ha convertido en el hombre fuerte de la economía boliviana, uno de los imprescindibles del actual esquema gubernamental.
Él cree que “Papá Estado” tiene la solvencia para meterse en absolutamente todas las áreas del sector productivo y está trabajando para ello. La cuarta parte de los 2.400 millones de dólares de inversión pública que prevé el Presupuesto para 2011 será destinada a la producción de energía y alimentos, principalmente.
¿Volvemos acaso a las épocas en la que el Estado producía hasta los fósforos? Arce asegura que el gobierno respeta la iniciativa privada, pero tiene claro que el aparato estatal intervendrá en todos los rubros en los que fallen los empresarios. Es más, ya los ve como competidores.
Frente a la falta de planificación de la producción que usted cree que existe en la empresa privada, ¿qué va a hacer el gobierno?
Ya hemos hecho. Lo único que ha demostrado la empresa privada, los ingenios, las cementeras, es ratificar nuestro modelo económico. Cuando la producción está enteramente en manos del sector privado ellos hacen lo que quieren con el consumidor. Porque yo le puedo demostrar que en años pasados ha ocurrido exactamente lo mismo  con el consumidor, estoy hablando del período neoliberal, donde han hecho lo que han querido con la carne del pollo, de todo, y nadie decía nada. No había esta exacerbación porque era privado. Estaba un modelo neoliberal. Lo único que ha desvelado este hecho del cemento es que el Estado tiene que participar en la producción, por eso hemos nacionalizado Fancesa, ahora va a haber una empresa que más o menos le haga competencia al privado.
Dos: en el tema del azúcar, nosotros ya hemos anticipado, en esta política de anticiparnos a la crisis alimenticia que se venía, hemos hecho dos proyectos. El proyecto “Azucarbol”, en Bermejo, una nueva planta ahí, y el ansiado proyecto de San Buenaventura para los paceños. No es una respuesta inmediata, pero va a atacar el tema central que es producción en manos del Estado para poder decir: “¡Ah! tú dices que has producido mal, yo voy a producir bien”. El privado va a competir con el Estado.
¿El Estado no va a terminar produciendo absolutamente todo, ministro?
¿Por qué no?, ¿por qué no? También es un prejuicio de que el Estado no produzca nada, que produzca cositas nomás, mientras los otros se enriquecen, no señor. Mientras haya necesidad el Estado tiene que estar para justamente satisfacer esas necesidades.
Si el sector azucarero hubiera satisfecho la demanda interna, nosotros ¿para qué nos vamos a meter en el tema del azúcar? Y en el corto plazo nos estamos metiendo. Usted decía qué hemos hecho. En el mediano plazo, producción: Azucarbol y San Buenaventura. En el corto plazo nos hemos metido a resolver lo que los cañeros y los ingenios no pueden resolver. Estamos importando azúcar para que a través del Emapa se venda, ante la incapacidad del sector privado “Papá Estado” tiene que hacerlo.
Pero, ¿no cree que luego de la Revolución de 1952 “Papá Estado” demostró sus serias deficiencias para producir?
Pero no vamos a replicar pues las estupideces que se hizo el ‘52 y los ‘60 en materia de empresa.
¿Qué vacunas tienen para no repetir esos errores?
¡Ah! Una central: ¿Quiénes manejaron las empresas del pasado, las CBFs del pasado? ¿Quiénes? ¿El pueblo o los mismos oligarcas que estuvieron en el gobierno? Primera gran pregunta. Cuando había una empresa ineficiente, una CBF ineficiente, se decía ahí está, una empresa ineficiente, pero nunca se vio quién manejó esas empresas, fueron los mismos partidos de gobierno que estuvieron ahí, en Presidencia, en el Parlamento, que estuvieron administrando. Las mismas familias, las empresas públicas, claro, pues, ahí se enriquecían, ahí no trabajaban por el pueblo, trabajan para sus bolsillos, eso es “vox populi”. Eso es trascendental, nosotros no le vamos a dar a eso.
Pero, ¿qué garantiza que ahí no se van a crear los nuevos ricos?
Muchas cosas lo garantizan. Primero, el control social. Segundo, la experiencia del pasado. No se pueden repetir esas experiencias del pasado, las empresas tienen que ser eficientes, tienen que ser rentables. El Estado no va a hacer una empresa pública allá donde no sea rentable. Donde esté el Estado tiene que generar rentabilidad. Porque nuestro modelo es ese, nuestro modelo es generar rentabilidad, que un sector genere excedentes para trasladarlos a otro que no genera excedentes, esa es la redistribución, y eso estamos haciendo y nos está dando resultados, hay redistribución.
Entonces hay que seguirle metiendo allá donde haya que seguirle metiendo plata  del Estado y en una lógica de empresa diferente a la vieja empresa estatal, que respondía a los intereses de ciertos grupos dominantes, pero jamás a los intereses del pueblo. Ese cambio de mentalidad estamos planteando en empresa pública con control social. Póngase a pensar en las viejas empresas del pasado, ¿cuándo ha habido pues una empresa con control social? Ahora está en la Constitución.
La Comibol, en su momento, tuvo incluso cogobierno…
Es muy diferente el cogobierno.
Los trabajadores participaban directamente del manejo de la empresa…
Es muy diferente eso al control social, porque, en el caso de la Comibol, coparticipaban de las decisiones y ahí hubieron excesos de uno y de otro lado, que llevaron al caos a la Comibol, a la quiebra. Otra característica es aprender del pasado, si no aprendemos del pasado por supuesto vamos a repetir sus errores, Hay cualitativamente muchas diferencias en la empresa estatal nueva que queremos hacer, que estamos haciendo, con respecto a la vieja empresa: La gente que maneja, la concepción y la experiencia del pasado.
¿Estamos retornando a un modelo estatista, ministro?
No. Nosotros estamos construyendo un socialismo a la boliviana, eso es lo que estamos haciendo.
¿Cómo es eso?, ¿puede explicarme?
Es este modelo social, comunitario, productivo. Eso es. Esto de generar inclusión social, de buscar la igualdad, ¿acaso no es socialismo? Y esto hemos venido haciendo todo este tiempo.
Esta etapa de construcción de la nueva sociedad va a llevar sus años, eso también lo sabemos. No es como dicen los dirigentes trotskistas, a tomar la revolución. No es así, si no, pregúntele a Fidel Castro. ¿Cuántos años le llevó construir una sociedad socialista? A China, a Vietnam, pero es una sociedad diferente, hay que comenzar a construirla. Es muy diferente al viejo estatismo o al capitalismo de Estado. Porque hay diferencias entre capitalismo de Estado y lo que estamos haciendo.
Cuando usted habla de un socialismo a la boliviana, ¿está hablando de una cada vez menor participación de la empresa privada?
No, aquí fíjese en la Constitución, por eso digo, es un socialismo a la boliviana. Está el Estado, está la empresa privada, capitalista, está la sociedad cooperativista y también está la economía comunitaria. Esos son los actores, no estamos diciendo que vamos a eliminar a los actores privados, sino que estamos diciendo -y usted ahora entenderá- si la empresa privada no funciona, el Estado interviene, como en este caso.
En ese contexto, ¿qué papel juega la Inversión Extranjera Directa?, ¿cuánto le interesa al gobierno boliviano?
Mucho, mucho, mucho. No sé si usted ha estudiado el modelo chino, por ejemplo. Hay que compartir experiencias, pues. China no es una sociedad capitalista…
Aunque cada vez se parece más…
No es así, yo estuve ahí y he visto con mis propios ojos lo que está pasando. Pero China tiene una capacidad industrial, porque industria no es igual a capitalismo, por favor. Los chinos han tenido un modelo muy interesante, han atraído inversión extranjera, tecnología, han aprendido a producir. Les da su tiempo para que puedan producir aprovechando la mano de obra baratísima que hay en China y, después de eso, se va la empresa privada y queda para el Estado, para la administración de gestores del Estado, la administración de esas empresas, de esa industria que se está creando en China, con control del Estado. En China llega usted al aeropuerto y siente el control del Estado,  abre la puerta del avión y ahí está el control del Estado,
Por supuesto que no vamos a replicar el modelo chino porque nosotros no tenemos 1.300 millones de habitantes ni tenemos esa mano de obra barata. Pero sí, la inversión extranjera es importante, nos puede traer tecnología, nos trae el capital que necesitamos, porque ellos no vienen tampoco porque son buena gente o les gustan los bolivianos. Vienen a ganar, esa es la esencia del capitalismo.
Y como la China, una vez que traigan tecnología, ganen, ¿recuperaría el Estado esas empresas? ¿Me está queriendo decir eso?
Esa es su interpretación. Este es el tema. Lo que hemos hecho con el Mutún es la muestra clara de qué queremos hacer. Si vienen, ponen tecnología, capital y nosotros ponemos nuestros recursos de capital, pero la mayoría es nuestra, el Estado se favorece, la ganancia no se la lleva mayoritariamente este privado.
Hay que darle un incentivo al privado, si no, no viene, pero tampoco le vamos a regalar como existió en el pasado. Entonces hay que hacer una mezcla interesante y atractiva, pero, por supuesto, velando siempre primero por los intereses del Estado. El Estado siempre va a tener una mayoría en estas empresas que se conforman. Es una forma de entrar con la empresa privada, ya sea con empresas estatales extranjeras o gobiernos amigos, como también la empresa privada. Ahí, cualquiera que sea el socio, nosotros tenemos que tener la mayoría.
En esas condiciones, ¿cree que venga Inversión Extranjera Directa?
Yo no solamente creo, sino que ya está llegando la inversión aquí. Aquí, en esta oficina, me visitan de todos los países. Tema del litio, ¿quién no quiere ser socio del litio? Todos, los chinos ,coreanos, franceses, finlandeses, iraníes, todo el mundo quiere entrar en sociedad con nosotros.
Pero eso en el tema de explotación de recursos naturales…
Pero, por supuesto, ¿dónde más va a entrar la Inversión Extranjera Directa? Dígame usted, qué país en América Latina -y hay un libro muy interesante de un periodista colombiano que escribió una crítica a lo que están haciendo en Colombia- ¿dónde llega la Inversión Extranjera Directa que tan pomposamente dicen que es la panacea para resolver los problemas de un país? Por supuesto, a explotar recursos naturales. Pocas son las industrias como el turismo, como la manufactura, que reciben inversión en esas magnitudes. Estoy hablando a nivel latinoamericano.
Más bien estamos haciendo ciertas negociaciones para que llegue cierto capital español para que haga infraestructura y haga inversión en turismo, que tenemos mucho potencial, como hizo Cuba. Lo cierto es que la inversión extranjera, no se preocupe usted, va a llegar, si no está llegando ya.
Hay una avidez del capital de aterrizar y sacar ganancia, la plata por sí sola no sirve si no se invierte. Pregúntele a un empresario, puede tener millones en su bolsillo, ¿de qué le sirve eso? Si quiere ganar tiene que invertir y va a invertir donde la tasa de retorno es buena. Y la explotación de recursos naturales hoy es buena, entonces, usted, pierda cuidado que va a haber inversiones.
Hace pocas semanas salió la lista de la revista Doing Business, que pone a Bolivia entre los peores países para invertir…
No es preocupante eso y le voy a decir por qué. Porque el enfoque que tiene esa revista, el Doing Bussines, es un enfoque totalmente neoliberal. ¿Dónde, usted, neoliberal, puede invertir? Allá, donde su inversión esté totalmente segura, no le toquen, sin importar si se muere de hambre la gente del país donde está invirtiendo, si no hay educación, no hay salud, no le interesa. Eso es el Doing Bussines, del Banco Mundial, no es otra cosa. A nosotros más bien nos alegra que no estemos en su lista entre los mejores países, porque tiene ese enfoque neoliberal.
Pero, ¿no cree que esos son los que tienen la plata?
Son algunos que tienen la plata, no son todos. Yo le pregunto, ¿por qué en Bolivia no se invirtió en el período neoliberal, entonces? 20 años les hemos dado para que inviertan en Bolivia y hagan lo que les venga en gana y ¿qué han hecho?, ¿dónde están las inversiones?, ¿dónde me reclama usted inversión directa en el pasado? Si hoy tenemos niveles de inversión más altos que los años anteriores.
¿Dígame? Les han dado todo, les han abierto la cuenta corriente, la cuenta capital, les han abierto la Ley de Inversiones, les han dado todos los privilegios, les han dado libertad de despido automático, les han dado todo. Y ¿han venido capitales a Bolivia? ¿Han venido? ¿Estamos inundados de Inversión Extranjera directa? No, ¿no ve? ¿Ves que no es eso? Si no ya habrían venido, pues, Y nosotros no seríamos gobierno porque hubiera habido ya industrias, manufactura, empleo, no hubiera habido exclusión, eso no ha sucedido.
Pero si entonces, con esas facilidades, no vinieron, ¿qué le hace suponer que ahora vengan, si saben que no van a tener esas condiciones?
Ya le digo, ¿por qué vino la Jindal si somos revolucionarios, comunistas, socialistas?, ¿por qué vino? Justo vino cuando estábamos nacionalizando los hidrocarburos, y vino. ¿Por qué van a venir los capitales a Bolivia? Porque tenemos recursos naturales y esos recursos naturales son sumamente preciosos. Porque, fíjese lo que está pasando con los precios de los minerales, los precios del oro, la plata, los precios inclusive de los alimentos, como le decía anteriormente.
¿Qué está pasando? Hay pues una avidez por materia prima, hay una avidez por recursos naturales, si justamente las transnacionales se han inventado el neoliberalismo para entrar a nuestros países. Es un invento el neoliberalismo, para venir a sacar nuestros recursos naturales. Siempre ha sido así, el norte, los países ricos siempre quieren los recursos naturales de los países pobres. Y se inventan políticas.
Como somos uno de los principales reservorios de litio, van a venir. Nuestro Mutún es todavía un cerro virgen, van a venir. Sigue habiendo oro, minerales en el país, van a venir. Porque es una necesidad hoy en el mundo las materias primas. Así de simple.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “El privado va a competir con el Estado” are now closed.