Los guerreros de la virilidad

Publicado en Salud

Tagged:

VIAGRA CAJAS copy

Publicado en fecha diciembre 14, 2010

La ciencia descubrió que tres moléculas son capaces de combatir con éxito la disfunción eréctil.

Un trío de moléculas, como se les llama en el mundo científico, sale en defensa de los hombres  acosados por la impotencia sexual.
Hasta ahora, la ciencia ha descubierto la eficacia del sildenafil, el vardenafil  y el tadalafil (conocidos en el mercado con distintos nombres comerciales) en el combate contra la disfunción eréctil.
Ésta no es nada más que la ausencia de una erección suficiente que permita tener una relación sexual satisfactoria. Es un problema que aqueja a más de 152 millones de varones en distinto  grado en todo el planeta que acoge a una población total de 6.900 millones de habitantes de ambos sexos.
Son varias las posibles causas de la disfunción, entre ellas están las complicaciones cardiovasculares, la diabetes, los desequilibrios hormonales, problemas emocionales, alimentación inadecuada rica en grasas; aunque el principal factor es la no llegada de sangre al órgano sexual.
A veces ese problema es confundido con la falta de deseo sexual (libido), explica el urólogo paceño Boris Camacho Molina (40 años), y el paciente cree que va a recuperar el deseo con el consumo del medicamento, pero no sucede así.
La molécula navega por el torrente sanguíneo y ya en su destino ataca las causas del problema. La mayoría se vende en pastillas que hacen efecto en un tiempo que va de 30 a 60 minutos después de su consumo y también se conoce de masticables de acción rápida (15 minutos).
Gracias a esas moléculas quedaron atrás viejos, molestosos y dolorosos tratamientos contra la disfunción, como uso de ciertos inyectables, el supositorio en la uretra o las prótesis.
El reinado de esos métodos acabó en 1998, cuando en Estados Unidos fue aprobado el uso del sildenafil (nombre científico del viagra). En 2003, el vardenafil (levitra) y al tadalafil (cialis) pasaron el mismo examen.
¿Cómo llega la molécula a la zona de combate? Camacho explica que en el caso de las pastillas, el paciente las introduce por la boca; pasan por el esófago y llegan al estómago, donde sufren el proceso normal de transformación como sucede con cualquier alimento u otra medicina, de allí van al intestino delgado y llegan a la sangre que transporta la molécula hasta las venas del pene y en general de todo el cuerpo.
En realidad el medicamento es un vasodilatador, lo que provoca que la sangre pueda circular con más facilidad a través de las venas y arterias, y baja la presión sanguínea.

¿CÓMO FUNCIONA?
La erección del pene, previo estímulo sexual, se produce por efecto de una mayor y mejor llegada de sangre a los cuerpos cavernosos del miembro viril.
Normalmente, cuando no hay problema de disfunción, en los cuerpos cavernosos se libera una sustancia (óxido nítrico) que estimula una enzima (gualinato ciclasa), la que aumenta los niveles de otro componente (guanosin monofosfato cíclico o GMP cíclico) y éste provoca una relajación del músculo liso del pene, con lo que éste se llena de sangre y surge la erección.
Cuando hay impotencia, una sustancia llamada fosfodiesterasa 5 bloquea al GMP cíclico y rompe la cadena: el músculo liso ya no se relaja, el pene no retiene una buena cantidad de sangre y, por tanto, hay flacidez y ausencia de erección.
Entonces, ¿qué hace la molécula? El sildenafil, el tadalafil o el vardenafil (depende cuál de ellos usa el paciente) bloquea la fosfodiesterasa 5, que en realidad es culpable de la detumescencia, término médico que alude al vaciamiento de sangre de los cuerpos cavernosos. En resumen, si la fosfodiesterasa 5 queda fuera de acción, la erección tiene luz verde.

RECOMENDACIONES Y RIESGOS
El doctor Camacho aconseja no consumir altas cantidades del fármaco. Habitualmente, en el caso del sildenafil, se vende en pastillas de 50 miligramos, pero será el propio paciente quien calcule la dosis que necesita. A personas de más de 60 años se les recomienda comenzar con 25 miligramos y luego analizar la posibilidad de aumentar la cantidad.
En todos los casos es mejor actuar con cautela. Hay gente que quiere tomar más de una dosis completa al día, pero es peligroso.
Camacho cuenta la experiencia de un paciente menor de 30 años que tomó tres tabletas juntas, con la aparente intención de tener una experiencia inolvidable… y la tuvo, pero no por la aventura sexual que buscaba, sino por los efectos del bombardeo de sildenafil en su sangre.
¿Qué le pasó? Padeció de priapismo, que es una erección bastante prolongada y dolorosa de más de seis horas. En realidad, ese muchacho estuvo así durante 24 horas. Se le tuvo que aplicar un tratamiento agresivo para volverlo a la normalidad.
Si ese paciente no era atendido a tiempo se hubiera presentado una complicación: isquemia del pene, una lesión vascular que afecta a la capa más interna de las venas del miembro, con el riesgo de dejar estéril a la persona.

ENFERMOS… ABSTENERSE
Es raro conocer casos de disfunción en pacientes de menos de 40 años. Es más frecuente encontrar pacientes que ya han superado esa barrera, mucho más si han sobrepasado las seis décadas.
Las personas con enfermedades avanzadas o graves, como la insuficiencia renal, hepática o cirrosis hepática, o quienes toman medicinas para bajar la presión arterial, deberían abstenerse de tomar fármacos contra la disfunción.
Un adulto mayor sufre de problemas asociados precisamente a la edad, como las enfermedades coronarias. Por ejemplo, quienes padecen de angina de pecho toman medicinas para mejorar el flujo de sangre al corazón; y la mezcla de ese vasodilatador y la pastilla contra la disfunción puede provocarles hipotensión severa y esa caída en la presión sanguínea les causaría desde desmayos hasta infartos.
Los pacientes con retinitis pigmentaria pueden empeorar su condición que ya les causa problemas de visión borrosa y con manchas azules o verdes. Con el uso del medicamento, la situación puede empeorar.

EFECTOS COLATERALES
Como el medicamento actúa sobre las venas y arterias de todo el cuerpo y hace que el flujo de sangre sea mayor, se han detectado otros efectos secundarios: dolores de cabeza, enrojecimiento del rostro, sensación de congestión nasal, aumento del tamaño de la lengua, hinchazón de la región abdominal, diarreas, molestia por la luz…
Si el consumo es elevado, el paciente también puede tener visión borrosa y percibir manchas de color  azul y/o verde, mientras dura el efecto de la pastilla. En todos esos casos -sugiere Camacho-  habrá que disminuir la dosis y, si persisten las molestias, se tendrá que buscar otras alternativas.

MEZCLAS DISTINTAS
Si la ingesta del medicamento se produce junto con una comida rica en grasas, la absorción de las moléculas contra la disfunción disminuye, el efecto demora más y es menos potente. Este problema es solucionado con la medicina en presentación masticable porque evita el paso por el aparato digestivo y llega a la sangre por vía sublingual.
El doctor Camacho dice que algunos estudios señalan que el consumo de alcohol y el viagra por ejemplo, disminuye los efectos del fármaco, hace más notorios los síntomas colaterales, como el rubor en el rostro y la sensación de calor; pero no habría contraindicación alguna que prohíba su mezcla o interacción.
En todo caso, la recomendación de los especialistas es no cometer excesos que pudieran poner en peligro la salud. El pasado 16 de octubre, el diario El Comercio de Lima, Perú, informó del deceso de un policía por un supuesto abuso en el consumo de fármacos contra la disfunción y bebidas energizantes, en un hostal.

VIAGRA FEMENINO
Según el urólogo, no existe un medicamento para el consumo de las mujeres, como el promocionado “viagra femenino”. Lo que sucede es que la vasodilatación también aumenta el flujo sanguíneo en ellas en todo su cuerpo y a nivel de sus órganos sexuales; entonces, tendrá mejor lubricación y estímulo que desencadenaría en una buena relación.

PRODUCTOS NATURALES
Camacho dice no conocer estudios científicos serios que certifiquen las bondades de productos naturales mencionados entre la población, como la maca, la uña de gato, la miel y sus derivados, y otros.
En internet circula la versión de que la parte blanca de la sandía tiene un fitonutriente, la citrulina, que también ayudaría a la vasodilatación, según científicos de la Universidad de Texas A&M. Pero, el problema es que se lo encuentra en la corteza de la fruta y no en la pulpa.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Los guerreros de la virilidad are now closed.