$us 10.000 millones ¿GASTABLES?

Publicado en Economía, Finanzas

Tagged:

BCB_MG_7975 copy

Publicado en fecha diciembre 14, 2010

A mediados de noviembre, las Reservas Internacionales Netas del BCB alcanzaron a $us 9.300 millones. El PGE 2011 prevé ceder créditos a empresas del Estado por más de $us 3.000 millones. ¿Pasos correctos?

Sube el precio del oro, sube el precio del estaño, la plata, el zinc, la soya, la castaña, el cacao, los hidrocarburos, toda la oferta exportable boliviana va para arriba. Esta buena racha de los commodities llevará a que en semanas más, meses menos, las Reservas Internacionales Netas (RIN) del Banco Central de Bolivia alcancen la friolera de 10.000 millones dólares, cifra simbólica e histórica, motivo demás para festejar en Palacio Quemado o en el auditorio del BCB. Por el momento, las RIN bordean los 9.306 millones de dólares, superando la meta prevista por el Órgano Ejecutivo.
Ante tanta abundancia, surge la consulta: ¿qué hacemos con esos 10.000 millones de dólares?
“Lo que no hay que hacer es malgastarlos”, afirma el economista Gonzalo Chávez Álvarez, economista y director de Maestrías para el Desarrollo de la Universidad Católica Boliviana. Sin embargo, desde el gobierno llegó la instructiva de utilizar una parte considerable de las RIN en la concesión extraordinaria de créditos a empresas estatales y/o con participación pública mayoritaria.
EL BOOM DE RESERVAS EN EL TIEMPO DE EVO
En la era Evo Morales, la RIN juegan a su favor. Hasta antes de su asunción al mando presidencial en enero de 2006, las reservas se mantenían en la línea de los 1.000 millones de dólares, con una tenue subida en el periodo Mesa-Rodríguez Veltzé. Pero desde diciembre de 2005 a la primera quincena de noviembre de 2010 las RIN crecieron de 1.714 a 9.306 millones de dólares. ¡¡¡7.592 millones de incremento!!!
Hoy las reservas representan poco más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB), superan a los depósitos del sistema financiero que llegan a 8.706 millones de dólares, pero además son equivalentes a 23 meses de importaciones -dos años-, cumpliendo por demás la regla de garantizar al menos tres meses de importaciones.
¿Cómo se explica este el nivel de reservas? El BCB refirió que la evolución récord de las RIN era consecuencia del crecimiento sustancial de los ingresos por exportaciones, sobre todo los provenientes de la venta de gas natural, el incremento del precio del oro, además de la asignación de Derechos Especiales de Giro por parte del FMI.
Y la tendencia no se detiene. Basta mirar el comportamiento de los precios de las principales materias primas. A fines de noviembre la onza troy de oro se cotizaba en torno a los 1.390 dólares frente a los 1.113 dólares de principios de año, o los 865 dólares de diciembre de 2008. Similares situaciones se producen con la plata que a fines de 2008 se cotizaba en 10,8 dólares por onza troy y que actualmente se sitúa en 28,5 dólares; el estaño tenía una cotización de 4,7 dólares la libra fina a fines de 2008 y actualmente su valor supera los 11,5 dólares. El barril de petróleo -referencial para el gas natural- se cotiza a un promedio superior a los 85 dólares tras el golpe de 45 dólares por efecto de la crisis financiera internacional.
“Es previsible que se supere muy pronto los 10.000 millones. Las exportaciones de este año van a rondar los 7.000 millones de dólares, lo que se va a reflejar en las reservas; pero será efecto precio, no de producción”, afirma por su parte Mario Napoleón Pacheco, director ejecutivo de la Fundación Milenio, exhibiendo el resultado de las exportaciones que a septiembre se incrementaron en 27,5%, alcanzando los 5.049 millones de dólares.
¿Mérito de gestión? El ex presidente del BCB, Armando Méndez afirma que no puede atribuirse mérito directo a la política pública. “Hasta hoy el mérito ha sido no malgastarlo, seguir criterios de preservación y diversificación de riesgo”, agrega.

LA VENTANILLA DE PRÉSTAMO ESTATAL
Con las reservas lindando los 10.000 millones, el BCB va tomando una figura de prestamista.
Ya en 2008 se conjeturaba sobre la posibilidad de ceder un crédito extraordinario de 1.000 millones de dólares a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). El crédito se hizo efectivo en septiembre de 2009 con la firma de un contrato, amparado en la autorización del Presupuesto General de la Nación. Las condiciones para la estatal petrolera se presentaban por demás beneficiosas con una tasa anual del 1% y a un plazo de 20 años con cinco de gracia.
Los recursos deberían destinarse a labores de industrialización, incremento de los actuales volúmenes de producción, mejora de la capacidad de transporte y almacenaje e instalación de una planta separadora de licuables. Una adenda posterior redujo el crédito a 700 millones de dólares de los cuales apenas se desembolsaron 5 millones.
Tras YPFB vino una precesión de interesados estatales para acceder a igual beneficio. Fue el caso del Ministerio de Minería, cuyos ejecutivos anunciaron la gestión de un préstamo 1.000 millones de las RIN para desarrollar de construcción de dos plantas de zinc en Oruro y Potosí, el Salar de Uyuni (Potosí), la industrialización del cobre y hasta el desarrollo del Mutún. En la lista de potenciales prestatarios también se apuntó ENDE por un crédito de 800 millones de dólares.
Poco antes, en abril pasado, cuando la relación entre la siderúrgica Jindal Steel y la Empresa Siderúrgica del Mutún llegaba a un punto de virtual ruptura, el ex presidente del BCB, Gabriel Loza, anunciaba la disponibilidad de 1.000 millones de las RIN para financiar la explotación del 50% del gigante yacimiento de hierro.

MÁS DE $US 3.000 MILLONES PARA FINANCIAR
La utilización de las reservas del BCB se producirá el próximo año, dado que el Presupuesto General del Estado 2011 autoriza la inversión hasta de un tercio de las RIN en títulos-valor que emitan empresas públicas estratégicas y con participación estatal mayoritaria “en el marco del Plan Nacional de Desarrollo”. Es decir, podrían utilizarse más de 3.000 millones de dólares de las RIN.
El uso de las reservas –explica Méndez- se apoya en la Constitución Política del Estado aprobada en el Referéndum con 61% de votación y por la que se determina que el BCB responde al Órgano Ejecutivo y, por tanto, a su política, dejando de ser el clásico banco central para retornar a lo que fue en el pasado: un ente financiador del gasto público.
Méndez, quien fue presidente del BCB entre 1992 y 1993, se muestra escéptico de que los recursos disponibles de las RIN asciendan a 3.000 millones. “Entre la deuda interna de corto plazo, las reservas de oro metálico, los recursos de la prefecturas y municipios y los recaudos para importaciones, el remanente para conceder como préstamo resulta menor”, calcula.
Gonzalo Chávez advierte un evidente “peligro” en la cesión de los recursos. “Esos recursos no pueden ir a empresas estatales tradicionales como ENDE o YPFB que tienen espalda financiera suficiente para acceder a créditos en mercados externos y nacionales. Debiéramos dirigir esos recursos a una revolución productiva que nos aleje de la dependencia de los productos básicos. Estamos dejando escapar una gran oportunidad”, advierte.
Una opinión similar vierte el economista Napoleón Pacheco, quien apunta que los créditos se conceden sin aplicar criterios sobre la viabilidad y rentabilidad que asegure la devolución de los recursos. “El peligro –sostiene Pacheco- es que la determinación política le gane al criterio técnico, a la planificación estratégica. Entonces caeríamos en la euforia del uso indiscriminado de las RIN. Sin garantía”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for $us 10.000 millones ¿GASTABLES? are now closed.