Güembé, pura NATURALEZA

Publicado en Turismo, Variedades

Tagged:

20100106_120728-1

Publicado en fecha enero 25, 2011

A pocos kilómetros de la ciudad, esta conjunción de reserva natural, centro recreacional y resort es uno de los mayores atractivos turísticos.

En poco menos de un lustro, el Biocentro Güembé se convirtió en un ícono del turismo boliviano, en una ruta imperdible en la que se combinan a la vez una exquisita reserva natural, un resort cinco estrellas en medio de la exótica floresta tropical, áreas de meditación espiritual y un inigualable centro de recreación familiar con más de una docena de piscinas naturales, lagunas, áreas deportivas, pesca y navegación. Un pedazo de paraíso en el Urubó, a menos de 10 minutos del centro urbano cruceño.
“Güembé es una muestra del amor puro a la naturaleza, a la madre tierra en un lugar hermoso, de mucha flora y fauna en las cercanías del Parque Amboró; es esfuerzo para compartirlo con miles de familias que deseen estar en armonía con la naturaleza”, afirma Pablo Reznicek, gerente comercial de este mariposario resort, cuyas puertas se abrieron en octubre de 2005.
Luego de cruzar el Piraí y un recorrido de no más de siete minutos por el Urubó hasta la zona de Los Batos, el ingreso a Güembé genera la sensación de un centro experimental o una reserva ecológica, pero sin duda es mucho más que eso.
EL CONTACTO CON LA NATURALEZA
La idea nació a principios de la década pasada cuando Carlos Reznicek, en una apuesta por la conservación ecológica dio lugar a un mariposario y al que pronto se fueron sumando sucesivamente un orquideario, aviario, termitero, apiario, hormiguero y hasta un espacio para tortugas y monos, conejos y otras áreas de esparcimiento y recreación, toda una invitación al contacto con la naturaleza.
El recorrido por este parque ecológico de 24 hectáreas comienza con una breve charla a cargo de guías que acompañan a los grupos de visitantes. En un laboratorio es posible apreciar todo el ciclo biológico y hábitos  de cerca de 180 especies de mariposas. Paso siguiente, la visita a las avejas meliponas, termitas y hormigueros para comprender sus impresionantes organizaciones y su labor.
La ruta conduce luego al mariposario donde los visitantes entran en contacto directo con los insectos. Y luego el aviario, una infraestructura cerrada de poco más de 2.500 metros cuadrados atravesada por puentes colgantes y escalinatas hasta los 35 metros de altura para apreciar casi un centenar de aves de 35 especies entre parabas, tucanes, pajarillos y pavos reales de fascinantes plumajes.
A mitad del camino, desde los pasillos, es posible advertir más de tres centenares de orquídeas abrazadas a los troncos de los árboles y cuyo sendero conduce a las primeras 10 piscinas naturales, a desnivel y acondicionadas para grandes y chicos. Siguiendo el curso de las aguas en descenso, el tour conduce a las lagunas para realizar paseos en kayak desde donde es posible apreciar las islas de conejos y monos, o participar del programa pesque y pague.
Recientemente el parque incorporó una nueva y mayor piscina natural denominada “Amboró”, otros espacios de esparcimiento para la práctica de deportes al aire libre, caminatas y paseos a caballo o carroza, además de áreas para la meditación, un área muy importante en el Biocentro.

UN RESORT DE LUJO
Pero Güembé es además un resort de cinco estrellas que cuenta con cabañas bien acondicionadas y confortables, diseminadas en medio de exóticos jardines, provistas de todos los servicios y con vistas envidiables. Con restaurantes y centros de reuniones, el espacio resulta a la vez ideal para el desarrollo de reuniones corporativas y eventos sociales.
Las modalidades de hospedaje varían desde cabañas estilo campestre, cabañas de estilo europeo, casas de campo y suites, con tarifas que oscilan entre los 416 y 1.300 bolivianos, según el tipo de hospedaje y el número de huéspedes.
Adicionalmente está la modalidad de Camping en un área de bosque especialmente diseñado para quienes prefieren un mayor contacto con la naturaleza. Estos espacios cuentan con agua potable, electricidad, churrasqueras y un sistema de provisión de carnes y guarniciones.
Puestas así las cosas, Guembé es indiscutiblemente el espacio de contacto con la naturaleza, para el esparcimiento de una jornada entera, pero al mismo tiempo cuenta con un lujoso resort que brinda la posibilidad de regenerar energía en un ambiente que invita a la paz y la armonía.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Güembé, pura NATURALEZA are now closed.