INSOSTENIBLE

Publicado en Sin categoría

Tagged:

Foto EVO

Publicado en fecha enero 26, 2011

El gobierno sorprendió con el “gasolinazo”
y quedó sorprendido por la violencia de la
protesta que incluso pidió las renuncias
del Presidente y Vicepresidente.

l abrogado “gasolinazo” que subió entre 57% y 82% los precios de los principales combustibles -congelados hace siete años- dejó la economía boliviana de cabeza, desató la especulación, incrementó los precios de los alimentos, aumentó el ocultamiento y escasez de productos, multiplicó las filas en los puestos de venta y elevó la inflación.
Todo subió, sólo bajó la aprobación del presidente Evo Morales y el Gobierno del MAS, que dos semanas antes del “gasolinazo”, en la promulgación de la Ley de Pensiones, pidió a sus fieles seguidores que no lo abandonen “porque no estamos de paso, queremos quedarnos eternamente”.
Ahora, Morales sabe que no es invencible como le hicieron creer quienes integran su círculo de colaboradores y asesores. Vio, escuchó y sintió el violento rechazo de las masas que lo encumbraron en las urnas y, la última semana de diciembre del 2010, lo llamaron “traidor” en las calles, donde le exigieron que renuncie por el “gasolinazo” que su gobierno, primero, lo negó, después lo aplicó y finalmente lo revirtió.

¿ERRORES DE CÁLCULO?
El Gobierno sólo esperó una fecha festiva para anunciar el “gasolinazo”. Confiaba en que todo estaba amarrado para navegar sobre aguas turbulentas. El vicepresidente Álvaro García Linera daría el mazazo a la población y el presidente Evo Morales aparecería para curar las heridas que dejarían el incremento más elevado de los precios de los carburantes en la historia de Bolivia.
Después del “gasolinazo”, bautizado por el Gobierno como “nivelación de precios de los combustibles”, el país se remeció y se levantaron las olas de protesta y rechazo. El gobierno sorprendió con el “gasolinazo” y quedó sorprendido por la violenta respuesta de los sectores sociales, incluso de sus más fieles aliados, que pidieron la reversión inmediata de la medida.
La administración masista esperó atrincherada en las espaldas del apoyo popular al Presidente. Cuando habló el Mandatario, los masistas y Morales creyeron que llegaba la calma, pero cada anuncio “histórico” como el incremento del 20% al salario mínimo a sólo cuatro sectores -considerados conflictivos, combativos y armados (magisterio, salud, Policía y Fuerzas Armadas)- agitaron más las olas de  protestas que amenazaban con un maremoto popular.
¿Olvidaron que la aprobación al Presidente de la República cayó 30% en el 2010? Al parecer el control del poder total no deja ver a los masistas que no todo va viento en popa.
Según el Informe de Opinión de Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado de diciembre pasado, Morales tenía en enero el 70% de aceptación, bajó al 49% en mayo (IN 3) y terminó el año con 48%. Perdió 22% en su aprobación que el oficialismo no valoró al decidir el “gasolinazo”, confiando en que la mayoría de la población resistiría pacíficamente el “duro golpe para la economía nacional”, como lo calificó el Presidente del Estado Plurinacional al anunciar la abrogación.
En la Ceja de El Alto, en La Paz y otras ciudades del país aumentaban las protestas, el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, declaró que no caerían en provocaciones de pequeños grupos que bloquean e interrumpían el tráfico (…).
“Las ciudades están poco a poco retomando a la tranquilidad, hay una relativa normalidad”, insistía Llorenti, pero la realidad desmentía al Ministro. Ya se anunciaba la marcha de los mineros y cooperativistas a La Paz minando aún más la fortaleza presidencial que se desmoronó en los cinco días de incertidumbre tras la aprobación del decretazo 478. Y si los mineros llegaban a la sede de gobierno otra habría sido la historia.

SOCIALISMO INSOSTENIBLE
Si el presidente Carlos Mesa no revierte el “gasolinazo” “es el mayor enemigo de Bolivia…”. Si no revierte la medida “debe acortar su mandato porque no atiende al pueblo y es mejor que adelante las elecciones”, dijo en enero del 2005 el entonces líder cocalero Evo Morales al protestar por el incremento de los precios de los combustibles en 10%, aprobado por el gobierno de Mesa el último día de 2004.
“Quiero decirles que el año pasado (2006), sin impuestazo, sin gasolinazo, Bolivia tuvo superávit fiscal gracias a la recuperación de recursos naturales como son (los) hidrocarburos”, afirmó en septiembre del 2007 en la Asamblea General de la ONU, Nueva York, el presidente Evo Morales, al pedir erradicar el capitalismo en nombre de la madre tierra.
Ese discurso fervientemente antineoliberal, el reiterado slogan de socialismo a la boliviana y la aprobación del decreto 748 dejaron al presidente Evo Morales en la encrucijada ideológica de defender lo indefendible y aceptar lo inaceptable: ceder antes de perder el poder.
“Ni el de Bolivia ni el de Venezuela son modelos sustentables, todavía no se conoce de qué modo se sustentan, lo que sí se sabe es que cada vez más hay un incremento de la dependencia del petróleo. No hay socialismo, hay dependencia del valor de un bien de un precio que es volátil y la economía de esa manera depende de un solo producto. opinó en La Nación de Buenos Aires el ex ministro de Economía de Chile Alejandro Ferreiro, durante el gobierno de la socialista Michelle Bachellet.
“Aquello que debería ser favorable para la población del socialismo del Siglo XXI en realidad trae más desempleo, más violencia, más pobreza. Para el caso, el modelo al que ellos llaman “neoliberal” está mejor. El modelo bolivariano no es consistente en su desarrollo, sino que es una expresión política de deseo”, precisa Ferreiro en un análisis sobre la economía de los países de Latinoamérica.
Y esa dependencia fue admitida por el presidente Morales cuando defendió el “gasolinazo” porque si no se subían los precios de los carburantes, “las inversiones petroleras para producir combustibles líquidos no tendrían incentivo, por lo que si se anula la medida estaría haciendo un daño económico a corto, mediano y largo plazo, Bolivia”.
Más claro aún fue el vicepresidente Alvaro García Linera al explicar, después de la abrogación las razones del incremento de precios de los carburantes: “Es insostenible, no sabemos de dónde sacar dinero. El barril de petróleo aquí (en Bolivia) seguirá valiendo 27 dólares, pero se necesitarán 60 para producirlo. Y encima, la vena abierta de la ida del combustible a otros países se hará más grande”, dijo al anunciar que el gobierno reforzará las medidas de represión contra el contrabando.
ABROGACIÓN E INCERTIDUMBRE
Pasaron cinco días para que Morales ratifique su compromiso de “mandar obedeciendo al pueblo” -como dijo el subcomandante Marcos-  y anunciar que la medida beneficia al pueblo, pero “no es el momento oportuno para aplicarla” como le dijeron los movimientos sociales en las consultas que realizó para evaluar la crítica situación en la que sumergió al país el “gasolinazo”.
Tras la derogación del “gasolinazo” los precios de varios productos y servicios no han vuelto atrás. Es insostenible desde donde se lo mire; estimo que la medida no está anulada, sino sólo postergada por semanas o meses”, opinó el ex ministro de Hidrocarburos y ex delegado para la mejora de la Capitalización Francesco Zaratti al diario La Nación de Buenos Aires.
Mientras el analista Roberto Laserna advirtió que “así no se puede seguir, porque no hay crecimiento, no hay gestión, no hay representación política con tributación. El paternalismo no se puede sostener en el tiempo”.

¿CUÁL OPOSICIÓN?
Las protestas de la última semana de diciembre recordaron octubre de 2003 y marzo de 2005, cuando Sánchez de Lozada y Carlos Mesa renunciaron por la presión popular. En ambos casos, la oposición reivindicó victorias. En diciembre ningún opositor levantó cabeza, sólo acudieron tímidamente a las marchas y algunos fueron expulsados de las movilizaciones.
Sólo el alcalde de La Paz Luis Revilla intentó buscar protagonismo en la revuelta, saludando, en la puerta de la alcaldía paceña, a una masiva marcha en rechazo al “gasolinazo”.
Si el 2003 y el 2005 había quienes podían asumir el mando del país, en diciembre fue evidente el vacío de liderazgo político. Por ahora no hay otro líder, y con poder, que no sea Evo Morales porque es una oposición “sin iniciativa ni coraje”, porque “después de un error tan grande como el cometido por el Gobierno… la oposición se agrandaría quizá hasta convertirse en una estructura paralela de poder”, opinó en su editorial del 4 de enero del 2011 el diario Opinión de Cochabamba.
Pese a la ausencia de una oposición, el presidente Evo Morales y su gobierno comprobaron que la población se articula cuando se abusa del poder, se mete mano a los bolsillos de los ciudadanos y no se dan soluciones coherentes a las necesidades mínimas.
La situación se hizo insostenible por los errores de la administración masista, no porque los medios opositores mostraron, con mucho entusiasmo, las violentas protestas y masivas marchas en contra del “gasolinazo”. Si el 2003 algunos medios prefirieron difundir  películas y no informar, igual la gente estuvo en las calles y tumbó a Sánchez de Lozada.

CRONOLOGÍA

Diciembre

Viernes 17
La Dirección Nacional de Comunicación (Dinacom) difunde por casi todos los canales de televisión un spot sobre el bajo costó de la gasolina en Bolivia en relación a los países vecinos y destaca que el subsidio beneficia sólo a los contrabandistas.

Lunes 20
Los medios opositores al gobierno hacen circular por internet una versión de un “gasolinazo” o “paquetazo” que estaría preparando la administración del presidente Evo Morales para fin de año o para carnaval.

Jueves 23
El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, niega el “gasolinazo”. Argumenta que en el PGN del 2011 está establecida la subvención. “El tema de la subvención de hidrocarburos no ha sido agendado ni en el Consejo Nacional de Políticas Económicas y Sociales ni en el gabinete”.
El ministro de Hidrocarburos, Fernando Vincenti, no quiso hablar del spot que alertó sobre el “gasolinazo” y, escapando de los periodistas, a regañadientes respondió: “¿Poner restricción al contrabando? No se puede, no podemos”. ¿Aumentarán los precios de los combustibles?, insistieron los periodistas. El ministro contestó: “No”.

Domingo 26
El presidente Evo Morales llega a Venezuela para entregar 50 toneladas de arroz destinadas a las comunidades indígenas afectadas por inundaciones. Consultado sobre la gira que realizaría durante la visita, Morales dijo que estaba “sometido a su comandante (Chávez)” y que no sabía por “dónde le llevaría”.
12:00 HRS
Mientras Evo Morales concluía su visita a Venezuela, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera anunció por el canal 7 la “nivelación de precios de los hidrocarburos” y sorprendía a la población que terminaba de celebrar la Navidad y se preparaba para recibir el nuevo año.
13:00 HRS
Hay pánico en los supermercados de La Paz, la gente compra compulsivamente, mientras se cambian los precios de algunos productos. La Policía protege los centros comerciales ante posibles saqueos.

LUNES 27
La mayoría de los sectores rechaza el “brutal gasolinazo”. Los transportistas inician un paro y anuncian un incremento en los pasajes del 100%. La COB responsabiliza al Ministro de Economía por la “metida de pata” y anuncia una huelga general.

MARTES 28
Aumentan las protestas por el “gasolinazo”. El vocero de la Presidencia anuncia que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) subió los precios del arroz, azúcar y aceite debido al “gasolinazo”.
Los trabajadores mineros paran y anuncian marcha a La Paz si el gobierno de Evo Morales no anula el “gasolinazo”.
Se produce una millonaria corrida bancaria por el temor a un supuesto corralito. El gobierno y las autoridades financieras salen a desmentir y aseguran la fortaleza del sistema financiero. El gobierno culpa al jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, que en una entrevista televisiva mencionó una posible baja del dólar.

MIÉRCOLES 29
Reaparece el presidente Evo Morales. Defiende el “gasolinazo” y anuncia incremento salarial del 20% en el salario mínimo y para los sectores de salud, educación, Policía y Fuerzas Armadas.

JUEVES 30
Morales afirma que no dará marcha atrás al “gasolinazo”. Crecen las protestas en La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y otras ciudades del país. Los cocaleros de Puerto Villarroel bloquean en rechazo al “gasolinazo”.
Suben más los precios de los alimentos. La población grita en las calles que renuncie “Evo traidor”. Queman las casetas de cobro de peaje de la autopista a El Alto, una bandera de Venezuela y destruyen un monumento al Che. Atacan YPFB y otras reparticiones del Estado y sedes sindicales afines al MAS.
Las protestas en La Paz concluyen con 16 detenidos y tres policías heridos. El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, sólo vio protestar a grupos de vándalos.

VIERNES 31
El presidente Evo Morales suspende su viaje a la posesión de la nueva presidente del Brasil, Dilma Vana Rousseff, por las crecientes protestas y revierte el “gasolinazo” argumentando: “prometí gobernar obedeciendo al pueblo”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for INSOSTENIBLE are now closed.