CAE EL CERRO RICO

Publicado en Reportaje

INSPECCION AL CERRO RICO AUTORIDADES 041

Publicado en fecha marzo 01, 2011

Un ícono del mundo agoniza.

Los españoles andaban a tientas, no encontraban el ansiado Dorado y estaban a punto a retornar a su patria, pero una visión surgió ante sus ojos, una inmensa mole se levantaba en el altiplano, más tarde se enteraron que tenía plata y comenzó la succión del mineral.
Miles de socavones fueron excavados, creando un tenebroso mundo bajo la tierra de donde salieron 706,3 millones de onzas troy finas de plata desde 1.556 hasta 1799, según detalla el historiador Gastón Arduz Eguía.
Si a ese volumen se suma la plata extraída en los primeros años de explotación del cerro y en los primeros años de la República, la cantidad aproximada del mineral argentífero llega a mil millones de onzas troy finas, que equivale a 28.300 toneladas.
La plata potosina alimentó las arcas de España, pero también llegó a otras naciones, pues banqueros ingleses y alemanes prestaban efectivo a los reyes de España y ellos pagaban capital e intereses con el mineral salido del Sumaj Orcko.
Tal es la importancia de la plata potosina que existen versiones que plantean de que la misma permitió el desarrollo del capitalismo europeo y se constituyó en el mayor desarrollo industrial de la época, con una estructura de ingenios movidos por agua a través de un sistema de kilómetros de cárcamos construidos a cal y canto.
Con ocho millones de indios muertos en las minas, el Cerro Rico se constituyó en un ícono mundial de la riqueza y la explotación irracional del hombre y en el símbolo del poder colonial sobre una región sojuzgada.
Tras 466 años de explotación, este cerro, que figura en el escudo nacional de Bolivia, se desploma de a poco y las cicatrices de ese deterioro se pueden ver en todo el yacimiento, al extremo de existir más de 130 hundimientos en los diferentes sectores.
El último hundimiento se manifestó en julio del pasado año y llamó la atención de la ciudadanía porque se halla en plena cumbre, en el sector denominado “sombrero de hierro” y deformó notoriamente la imagen emblemática del cerro que posee el título de Patrimonio de la Humanidad, otorgado por la Unesco en 1987.
Hace un par de semanas el hundimiento se hizo mayor debido a los trabajos de explotación masiva en minas privadas que durante 70 años (1915 y 1985) extrajeron miles de toneladas de cargas oxidadas con contenido de plata.
Al margen de los hundimientos en el cerro existen “saloneos” o enormes espacios vacíos por la explotación irracional de cargas, además de los “taqueos” o fracturas que estaban rellenadas, pero fueron vaciadas por los mineros para sacar la carga que tenían las rocas.
Los 90.400 metros lineales de galerías constituyen un factor de deterioro que se agrava por los trabajos de explotación bajo el sistema “pirquin” (sistema de ratas) que eliminó o debilitó los pilares y soportes, por lo que hay un riesgo de hundimiento masivo en varias zonas.
No hay forma de rellenar esos socavones y saloneos porque se requiere millones de toneladas de carga y mortero, por lo que las autoridades esperan un informe técnico para determinar cuáles son las acciones a tomar.
Mientras tanto, el cerro languidece y sigue dando más de 2 mil toneladas de cargas día para alimentar la treintena de ingenios mineros que existen en la ciudad y dar algo de su riqueza a los casi 12 mil mineros y pocos socios de las mal llamadas “cooperativas”.
La población en general no recibe los beneficios directos de la explotación de minerales, sin embargo de una u otra forma el entramado social que se tejió alrededor de este yacimiento minero hace que lo fundamental de su economía radique en las rocas que salen de lo que en la colonia se llamó “las fauces del infierno”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for CAE EL CERRO RICO are now closed.