Cámaras y sensores

Publicado en Tecnología

Tagged:

Cam_VDG7482

Publicado en fecha marzo 23, 2011

Desde cualquier parte del mundo se puede controlar el movimiento de las filmadoras y grabar imágenes.

Equipos de alta tecnología pueden ser instalados en lugares estratégicos para velar por la seguridad de las personas, de sus seres queridos y sus bienes, durante las 24 horas del día.
Cámaras de vigilancia, alarmas con sensores de movimiento, videoporteros, controles de acceso y chapas especiales son algunos de los dispositivos disponibles en el mercado boliviano.
Las cámaras vienen con un sistema infrarrojo que permite observar imágenes en color durante el día y en blanco y negro por la noche, pero con la suficiente nitidez como para distinguir los movimientos de personas y objetos.
En un equipo de videovigilancia pueden instalarse cuatro, ocho, 16, 32 o más cámaras. Las imágenes captadas pueden ser recibidas en tiempo real y en cualquier parte del mundo, vía internet, en una computadora o en un teléfono celular con conexión a la red.
En función de las necesidades, el mercado ofrece equipos que trabajan sólo con imágenes, pero otros lo hacen también con audio.
Un equipo básico, que consta de cuatro filmadoras sencillas, una tarjeta de video y fuentes de alimentación de energía eléctrica, tiene un costo aproximado de 2.500 bolivianos, según el gerente general de la empresa ASR, Gonzalo Reyes Portal. El dispositivo va conectado a la computadora.
Una cámara cuesta cerca de 650 bolivianos; aunque hay otras sofisticadas de mayor precio, comenta el gerente general de la compañía Toa Technology en La Paz, Augusto Hada Claros.
La persona que cuenta con ese servicio -dice Reyes en su oficina de La Paz- tiene sus códigos de acceso y usuario para evitar que ojos ajenos vean lo que capta el equipo. Ése es el sistema de videovigilancia CCTV (circuito cerrado de televisión).
La empresa ASR suele cobrar entre 600 y 800 bolivianos por la instalación de un equipo de cuatro cámaras, dependiendo de las distancias.
Los equipos son generalmente de procedencia norteamericana y europea; aunque también productos de países sudamericanos, como Brasil y Argentina,  se han abierto terreno.

CONTROL DE CÁMARAS
Las bondades del CCTV pueden ser mejoradas con las llamadas cámaras PTZ, dotadas de un mecanismo que ayuda a controlar el equipo a distancia con apoyo de una computadora o un celular, desde cualquier parte del mundo.
En la pantalla, el usuario puede ver las imágenes transmitidas por una sola filmadora o por varias al mismo tiempo. En la parte inferior está el control de movimientos verticales y horizontales, el objetivo zoom (para acercar y alejar la imagen) y las opciones de grabación y toma de fotografías.
Una cámara PTZ analógica puede ser adquirida en 5.500 bolivianos. Pero también están en el mercado las cámaras digitales más sofisticadas, con mejor calidad de imágenes y libres de los cables de instalación. Cuestan 27.000 bolivianos.
También se cuenta con un teclado y una palanca de control con la que la persona a cargo del monitoreo puede hacer movimientos más precisos.

EQUIPOS DE GRABACIÓN
La empresa Toa Technology trabaja con dos sistemas de grabación de imágenes y audio: Stand Alone y el de tarjetas DVR. El primero es un equipo parecido a las viejas reproductoras VHS; se conecta a las cámaras y envía las imágenes al equipo receptor del usuario: una computadora o un celular, incluso un televisor.
Este dispositivo puede hacer las grabaciones en su propio disco duro que tiene gran capacidad de almacenamiento de información, explica Hada. Es capaz de almacenar filmaciones realizadas durante más de cinco meses por 16 cámaras.
Cuenta con una tarjeta de red que debe ser configurada con el código o número IP asignado por el proveedor del servicio de internet para que el usuario pueda utilizar el equipo a distancia desde una computadora o un celular.
Un Stand Alone que trabaja con ocho cámaras cuesta cerca de 4.600 bolivianos.
El sistema de tarjetas DVR opera necesariamente mediante una computadora. Hay varios modelos y la diferencia entre ellos radica en la velocidad de grabación de las imágenes. Lo óptimo, según Hada, es que la misma se realice a 30 cuadros por segundo.
El control de las cámaras vía internet también debe cumplir el requisito de configuración del IP del usuario otorgado por la proveedora del servicio.

Toa Technology ofrece equipos de alarma sencilla a un precio aproximado de 1.800 bolivianos. Consta de un detector de movimiento, una sirena y una batería de respaldo en caso de corte de energía eléctrica.
A los sistemas de alarmas de movimiento se les pueden agregar sensores de humo para advertir de posibles incendios.
¿Cómo alerta ese equipo? Suena la sirena, pero también puede ser programado para hacer cuatro llamadas a diferentes números telefónicos para dar la voz de alarma al usuario y a gente de su confianza. Para ello, el equipo utiliza la línea telefónica de la vivienda u oficina en peligro.
Hay otro dispositivo que aprovecha las ventajas del sistema GPRS para hacer llamadas, mediante un chip, como si se utilizara un celular. Augusto Hada dice que esto es más seguro porque a veces los ladrones pueden cortar la línea del teléfono fijo.
Otro tipo de alarma tiene sensores llamados de “inmunidad animal” que no se activan si en la zona de cobertura se mueve alguna mascota de menos de 40 kilos de peso y reducido volumen.
La compañía ASR tiene un trato particular con sus clientes. Les entrega el equipo de alarma en calidad de préstamo y cobra por la instalación (entre 250 y 300 bolivianos) y por el servicio de monitoreo (150 y 180 bolivianos al mes). Al cabo de tres años, los clientes se quedan con el equipo sin costo adicional, a modo de obsequio.
¿Qué es el monitoreo? La empresa que ofrece ese servicio recibe una señal en caso de que la alarma sea activada en situaciones reales de robo o accidentalmente. Entonces, se llama al cliente para hacer las verificaciones necesarias y se envía un vehículo con personal preparado para atender ese tipo de emergencias. La Policía interviene si fuera necesario.
El servicio también suele incluir un sistema de rondas del personal de la compañía de seguridad para vigilar el orden en lugares específicos: viviendas, tiendas, almacenes, hoteles, etc.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Cámaras y sensores are now closed.