Ilustre Cossío

Publicado en Política

PARAGUAY-BOLIVIA-DIPLOMACY-COSSIO-AMARILLA

Publicado en fecha marzo 01, 2011

Sin apoyo popular fugó bajo la protección de sus poderosos amigos paraguayos. Doblegaron al Conare para que le otorguen refugio.

Después de denunciar un complot del MAS para derrocarlo, buscar infructuosamente el respaldo popular a través de un fracasado paro cívico movilizado y una fugaz huelga de hambre, el suspendido gobernador de Tarija, Mario Cossío, fugó del país, con la ayuda de algunos amigos locales y poderosos empresarios paraguayos.
Cossío huyó declarándose inocente del daño económico de Bs1,3 millones de bolivianos que no cobró por presunta negligencia de su gestión en el caso Imbolsur, empresa que incumplió un contrato de provisión de asfalto. El suspendido Gobernador culpa del hecho a  un funcionario del Servicio Departamental de Caminos (Sedeca).
En un amplio reportaje, el periodista Rafael Sagárnaga de la revista “Día D” del diario El Nacional de Tarija reveló la planificada huída de Cossío, bajo la protección del director del periódico paraguayo ABC Color, Aldo Zuccolillo Moscarda, el senador Alfredo Jaeggli, el empresario Marcio Shsmuller, confesos ultraderechistas vínculados con la dictadores Stroessner, Emilio Massera y Lino César Oviedo, y el Vicepresidente Federico Franco.
Shsmuller, Jaeggle y Zuccolillo son los protectores de Cossío. Los que montaron tun operativo para la fuga y llegada, en la maletera de un vehículo, del ilustre fugitivo que ocupó sólo las primeras planas de ABC Color por la influencia de su propietario y director Zuccolillo, “un jugador de las ligas mayores de los multimillonarios paraguayos, reservada para las fortunas que bordean o superan los mil millones de dólares”, como recuerda el periodista Sagárnaga citando el libro del diplomático y abogado Aníbal Miranda: “Los dueños de las grandes fortunas” y “Crimen “Organizado en el Paraguay”. “El 2008 la policía halló el cadáver de Miranda en su domicilio y aseguró que se había sucidado”.

Cuando a Cossío le consultaron: ¿Por qué eligió Paraguay y no otro país?, el refugiado respondió: “Estoy vinculado desde hace muchos años. He trabajado con sus líderes. He conocido su profundo sentido democrático y en lo político su pluralismo”, cuenta Sagárnaga en una parte de la investigación hecha en el vecino país.
Cossío ignoró que su solidario amigo Zuccolillo dio muestras de su “pasión democrática y pluralismo político” cuando inauguró ABC Color, en presencia del dictador Alfredo Stroessner, y dijo:  “Este será un gran diario, al servicio de un gran gobierno”. Esos son los amigos de Cossío.

Ordenaron el refugio

La diputada Aida Robles, como predicho el senador Alfredo Jaeggli, renunció a la Comisión Nacional del Refugiado (CONARE) horas antes de la reunión que decidió dar refugio a Mario Cossío. Ella debía llevar al CONARE una postura con la que se hallaba en desacuerdo. En días previos se había opuesto tenazmente a que el caso se lo resuelva olvidando el plazo de tres meses de vigencia del refugio provisional ya concedido al Gobernador suspendido. Robles forma parte de la minoritaria bancada congresal que respalda al presidente Fernando Lugo.
DíA D (DD).- ¿Es cierto que hubo presiones para que se acepte conceder el refugio a Cossío?
AIDA Robles (AR).- Nosotros habíamos mantenido una plenaria de diputados y senadores en la comisión permanente el 31 de diciembre. Entonces se me pidió, como representante de la comisión de DDHH ante la CONARE que vote a favor del refugio del señor Cossío. Ante esa decisión, solicité a los compañeros no tomar una decisión muy rápida, sin conocer la situación.
Ya en esa oportunidad me llamó la atención el hecho de que no se quiso debatir. Algunos legisladores dijeron que había un mandato de la comisión y que yo tenía que llevar ese mandato y punto.
DD.- ¿Qué pasó cuando usted fue a la CONARE?
AR.- Tenía la leve esperanza de que en la CONARE, que era finalmente el órgano que iba a emitir el dictamen, se discutiría este tema, que se analizar a profundidad y que después se iba a decidir. Lamentablemente no fue así. Pensaba que, como ya se le dio un refugio provisional, ahí ya se cumplió con la parte humanitaria.
Ameritaba un estudio del caso, porque había graves acusaciones tanto del Gobierno Boliviano hacía el señor Cossío como del señor Cossío al Gobierno de Bolivia.
DD.- Pero en las diversas veces que se reunió la CONARE…
AR.- En la CONARE tuvimos sólo dos reuniones (el 7 y el 14 de enero), y luego la tercera definió (el 18 de enero). En la CONARE nunca se analizó el caso Cossío. A mí nunca me cupo la oportunidad de analizar el caso con los colegas. Por eso mi constante oposición a que se definiera el tema. La primera reunión, el Presidente de la CONARE informó sobre la entrada al país del señor Cossío y el pedido que hizo. Comunicó que ya se le otorgó el refugio provisorio. Aseguró que para la segunda reunión él entregaría los documentos de ambas partes y podríamos escuchar al señor Cossío. Sin embargo, recibimos los documentos una semana más tarde.
Yo los conseguí antes gracias a la Ministra Anticorrupción de Bolivia. Ahí estaba claro que el señor Cossío tenía procesos judiciales. Incluso la Ministra nos extendió una invitación para que vayamos a Bolivia y hablemos con las partes. Entonces yo sí pude interiorizarme muy bien de la situación. Por eso reforcé mi insistencia ante la Comisión de la Cámara y la CONARE. Pero al volvernos a reunir el 14 algunos compañeros ya querían que se decida.
DD.- ¿Ya habían hablado con Mario Cossío?
AR.- Recibimos ese día a Cossío en la CONARE. Expuso durante casi dos horas su situación. Manifestó su temor por su familia. Alegó que Bolivia tendía hacia una dictadura, que Evo era un dictador, que el temía por su vida y que no se le garantizaba un proceso real en su país. Incluso hizo escuchar una grabación sobre su “derrocamiento”. Repitió mucho esa palabra “derrocamiento”. Dijo que el único caso pendiente era Imbolsur. Cuando se le preguntó por el resto dijo que desconocía los otros casos.
DD- ¿Por qué cree que se actuó con tanta prisa?
AR.- Creo que la ciudadanía en general piensa igual que yo. Acá hubo presión política, presión de los empresarios, presión de los políticos. Cossío fue ingresado a nuestro país por un senador y un empresario. Luego fue declarado visitante ilustre por un gobernador del Departamento Central, no sé en base a qué méritos. Hubo presión del Consejo de Gobernadores para que se le dé asilo. Además se nota que hay una relación de hace mucho tiempo entre ellos y Cossío, debe ser negocios o no sé.
Lamentablemente me han dicho algunos colegas en el Parlamento que en las decisiones políticas no se razonan. ¿Qué podía hacer yo con eso?
DD.- ¿Es normal la presión tan pública de ?
AR.- No, y justo ahí sumamos otra cosa más: el señor Cossío vino a nuestro país a hacer lo que quiso. Un refugiado político tiene que guardar discreción, y más aún si teme por su familia y por su vida. No se va a exponer como se expuso. Él tenía todas las garantías. Acá tenemos refugiados de muchos países, refugiados políticos en serio que son perseguidos políticamente, no por actos de corrupción.
DD- ¿Cómo descargó los temas de corrupción?
AR.- Yo le pregunté si el fiscal que llevó su caso era de su época o posterior. Porque él acusó de que todos los fiscales fueron nombrados del Gobierno. Para mi sorpresa, él dijo que la Ministra Suxo nos vino a lavar el cerebro, nos llamó la atención. Eso es grave. Le pregunté de otros 14 casos y sobre su hermano. Dijo que su hermano estaba preso por pensar diferente. Noté que cuando empecé a preguntarle sobre los casos de corrupción se puso muy, pero muy nervioso.
DD.- ¿Y el resto del CONARE qué decía ante eso?
AR.- No hubo debate al respecto. Y, lo peor, ya hubo en la Cámara la propuesta de votar ese día y de decidir a favor de Cossío. Yo le dije al Presidente que si se iba a proceder así, yo me iba a retirar. Es más la representante del Ministerio del Interior no vino ese día al CONARE porque estaba enferma, internada. Cuando se planteó el tema de votar, la llamaron y la obligaron a ir. Estaba todo orquestado. Esta chica, enferma y todo fue a votar. Le pregunté “¿Por qué viniste así?”. Me dijo: “porque me llamaron”. Observé todas las normativas. El código de ética, en su artículo 12, exige a los miembros analizar cuidadosamente todo lo que se traiga a consideración. Al darle un refugio a un posible prófugo de la justicia estamos incumpliendo un convenio internacional. Los convenios internacionales, que el propio Cossío reclamó dicen: “…siempre y cuando no sea por delitos comunes”.
Creo que en la última reunión en la CONARE, ya tenía firmada mi sentencia. Les dije que Mario Cossío no era un político cualquiera que teme porque no le dejen expresarse. Pero Cossío no es un político nomás, ocupó varios cargos públicos, tuvo la oportunidad de administrar fondos públicos y por eso estaba siendo observado. Entre los refugiados políticos muy pocos han ocupado cargos públicos, son perseguidos por sus ideas.
DD.- En conclusión, la “orden” era aceptar el refugio.
AR.- Sí, así nomás. La “orden” era aceptar el refugio. Esto estaba cantado, ya estaba resuelto. Lo dijo uno de ellos, el señor Fioroto, dijo anoche que es una decisión política y que lo jurídico se hará después. El artículo 10 de la CONARE dice que esta ley no se puede aplicar cuando haya hechos punibles comunes fuera del país, pero eso no se analizó. Acá es muy claro el tema, fue una decisión política y no hay vuelta qué darle. Ahora, ¿qué hay detrás de esto? El tiempo lo dirá.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Ilustre Cossío are now closed.