Narcotizados

Publicado en Política

Tagged:

EVO 11

Publicado en fecha marzo 24, 2011

Golpe de la DEA al Gobierno. Cayó el director del CIGEIN del Ministerio de Gobierno. El gobierno reaccionó dolido. Apresó a los cómplices del “narcogeneral”. Atacó a los medios y reiteró: la DEA no volverá.

Después del frustrado e inflacionario gasolinazo, la escasez de alimentos, la subida de precios y tarifas del transporte, la administración del presidente Evo Morales recibió el golpe más duro de su quinto año de gobierno: la captura del director del Centro de Información y Generación de Inteligencia (CIGEIN) del Ministerio de Gobierno, Gral. (r) René Sanabria Oropeza, acusado en Panamá y Estados Unidos de “conspiración para el narcotráfico”.
La detención fue un rudo cross de derecha de la DEA al gobierno boliviano que reaccionó, en primera instancia, minimizando el hecho. El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti calificó a Sanabria como un funcionario de “quinto nivel”.
Sin embargo, es evidente que el cargo que ocupaba Sanabría en el CIGEIN era de vital importancia para el plan antidrogra del gobierno, después de que el general fue jefe de la Fuerza Especial Contra el Narcotráfico (FELCN) entre el 2007 y 2009 designado en la primera gestión de Evo Morales.
El Gral. (r) René Sanabría cayó en Panamá junto al civil Juan Foronda Acero con antecedentes de narcotráfico. Ambos fueron inmediatamente extraditados a Estados Unidos y encarcelados en Miami, donde se declararon inocentes de las acusaciones, pese a las evidencias y pruebas, conseguidas en la exitosa operación encubierta, desarrollada durante seis meses por agentes de OS-7 de los Carabineros de Chile y agentes estadounidenses antidrogas.
¿MEJOR O PEOR ALUMNO?
Un reporte de BBC Mundo mencionó, sin citar fuentes oficiales, que Sanabria fue “el mejor alumno de la DEA” y, supuestamente, destacaba entre sus colegas policías por su “alta capacitación y entrenamiento que recibía de las fuerzas antidrogas estadounidenses”, expulsadas en el 2008, durante su jefatura, por el gobierno del MAS.
Contradictoriamente, El Nueva Herald destacó, también sin citar fuentes oficiales, que “aparentemente Sanabria no contaba con el respaldo de la DEA desde el 2006, cuando ese organismo se opuso a su nombramiento como zar antidrogas. De hecho, algunos expertos atribuyeron la reducción de la ayuda de Estados Unidos a Bolivia para la lucha antinarcóticos a una represalia de Washington por no haber escogido al candidato de la DEA”.
“Un año después, Sanabria sostuvo que la salida de la DEA no afectó la eficiencia de la policía en la lucha contra las drogas manteniendo el mismo porcentaje de incautaciones de una tonelada y media de pasta base y clorhidrato de cocaína al mes”, agregó la publicación estadounidense al anunciar que ambos detenidos se declararon inocentes de los cargos de narcotráfico.

“LA TRAMPA”
Como en una producción cinematográfica, policías chilenos y agentes de la DEA organizaron una operación que dejó al descubierto los vínculos con narcotraficantes del director del CIGEIN y ex jefe de la FELCN, Gral. (r) René Sanabria, quien en compañía del Cnl. Miltón Sánchez Pantoja, mienbro del CIGEIN y ex jefe de la FELCN de Cochabamba y Santa Cruz, se reunieron con los agentes  encubiertos para cerrar el trato para el envió, vía Arica, de los 144 kilos de cocaína a Estados Unidos.
Al calificar el operativo policial conjunto como “una trampa”, el diario La Tercera reveló que Sanabria fue grabado y filmado en la reunión que sostuvo en un hotel en Arica con una pareja de policías chilenos que simularon ser compradores de droga y acordaron proteger el contenedor con cocaína y por esa cobertura “recibieron un maletín con $us 75 mil en efectivo”.
Otras medios bolivianos anunciaron que Sanabria cayó en Panamá con 60 kilos de cocaína y el dinero del “narcosoborno”, pero ni El Mercurio de Chile ni El Nuevo Herald mencionaron esos datos y destacaron que la operación para detener a Sanabria se desarrolló porque la DEA comunicó que el policía ofrecía proteger un contenedor con los 144 kilos de cocaína camuflados entre piedras de zinc.
Hasta la fecha solo apareció publicada una foto de Sanabria en los periódico chilenos y El Nuevo Herald confirmó la confiscación del contenedor con cocaína. El resto de las pruebas que dejarían de por vida a Sanabria en una cárcel estadounidense fueron remitidas por la Fiscalía de Arica a la justicia de Estados Unidos para iniciar el proceso a la banda narcopolicial boliviana.

RAINER KNEZ VACA DIEZ
Después de negar que Sanabria ocupó un cargo jerárquico en el CIGEIN, el ministro Sacha Llorenti  reveló que Rainer Knez Vaca Diez “es una persona que está prófuga ahora, pero según la investigación de la FELCN, él viajó (a Chile) con René Sanabria, Miltón Sánchez Pantoja y Jorge Sánchez Pantoja para arreglar el primer envío de droga el 22 de agosto”.
En el cuaderno de investigaciones se señala que “se tiene conocimiento que los pasajes en el vuelo hacia Panamá para (Marcelo Juan) Foronda y (René) Sanabria fueron tramitados por Rainier Knez Vaca Díez, quien además hizo la reserva para Milton Sánchez Pantoja (pero no viajó). En fecha 22 de agosto de 2010 se registra la llegada de (Knez) Vaca Díez en el vuelo SKY 400 de Santiago-Arica-La Paz, en el que estaban Sanabria, (Milton) Sánchez Pantoja y Jorge Antonio Sánchez Pantoja (hermano de Milton)…”, reportó La Prensa que accedió al documento.
“El empresario Knez Vaca Díez está prófugo, pero los fiscales de Sustancias Controladas Elsner Cruz Choque, Víctor Vásquez Millán, Juan José Quispe y Sara Villarroel, asignados al caso, emitieron una orden de aprehensión en su contra, no obstante de que en Interpol no figura el pedido internacional de su captura”, precisó el matutino paceño, dando pistas de la participación del misterioso hombre que según el ministro Llorenti viajó a Panamá con Sanabria y Juan Foronda, pero no fue detenido.
¿Knez Vaca Díez fue informante de la DEA? Se preguntó el ministro en una entrevista en canal 7 al expresar su extrañeza por qué este señor no fuera detenido al llegar a Panamá, pese a que la policía chilena conocía que acompañó el primer envío de droga, y participaría en el segundo envío.
En el 2004 Rainer Knez Vaca Díez se declaró víctima de extorsión por cuatro sujetos que le exigían el pago de $us 30 mil por una supuesta deuda con Humberto Gil Suárez y José Méndez, recluidos en la cárcel de Palmasola. Los acusados por Knez Vaca Díez fueron detenidos y encarcelados. Knez Vaca Díez no se presentó a la audiencia y mandó a su abogado con un poder para que lo represente, según publicaciones de ese año de El Mundo y El Deber.

EFICIENCIA E INEFICIENCIA
El ministro Sacha Llorenti quedó acorralado por las críticas tras la detención de Sanabria y mientras los opositores pedían su cabeza disparó contra los medios de comunicación que amplificaron las confusas informaciones que llegaban desde Estados Unidos, Panamá y Chile.
Llorenti desmintió informaciones sobre la captura de René Sanabria que “buscan dañar al gobierno de Evo Morales”: “ni pasaporte diplomático, ni repatriación, ni orden de captura, ni brazo derecho, ni jefe de Inteligencia del Ministerio de Gobierno, todos estas informaciones son absolutamente falsas”.
Hay una frenética campaña de algunos medios de comunicación que salieron a atacar al gobierno con este tema, relacionando con el “narcoamauta”, “narcoalcalde” y ahora el “narcogeneral y sus narcopolicías”, “pero todos estos están presos; no hay ningún nivel de encubrimiento”, insistió el Ministro que después pediría investigar a los propietarios de los “medios de la extrema derecha mediática”.
En su defensa aseguró que “90 minutos después de conocer la captura  de Sanabria en Panamá se actuó con “celeridad, seriedad” y aprehendió al primero de sus cómplices en Bolivia. Sin embargo no explicó como durante más de un año Sanabria actuó impunemente ocupando el cargo de director del CIGEIN.

CÓMPLICES PRESOS
Los cómplices de Sanabria, el coronel Milton Sánchez Pantoja, el mayor Raúl Oña Moncada y los capitanes Fernando Siles Ríos y Felsi Calderón Gil, están acusados por la comisión de los delitos de tráfico de sustancias controladas, asociación delictuosa, legitimación de ganancias ilícitas y uso indebido de influencias.
Los cuatro policías fueron aprehendidos en Santa Cruz, cuando trabajaban en las oficinas del CIGEIN. Ahora están en el penal de San Pedro de La Paz desde el pasado 26 de febrero.
El Ministerio de Gobierno acusa al coronel Sánchez Pantoja de tener una reservación para viajar a Panamá para acompañar a René Sanabria. Confirma que “era miembro activo del Centro de Inteligencia y Generación de Información (Cigein), en estrecha relación con Sanabria, demostrándose de esta manera asociación delictuosa, con delitos de tráfico…”.
A Oña Moncada se lo acusa de colaborar a Sanabria en el aeropuerto de Viru Viru, “para que realizara los trámites correspondientes para abordar el vuelo COPA”, que lo llevó rumbo a Panamá”.
A Siles Ríos se lo sindica de facilitar la visita a las oficinas del CIGEIN a la esposa de Sanabria 25.02.1 y dejar que retirará documentación que se encontraba en esas oficianas.
Calderón Gil “tenía pleno conocimiento de las actividades del general Sanabria” y “en todo momento argumentó desconocer el paradero de Sanabria, hecho que lo vincula con la facilitación para el acometido de ilícitos de narcotráfico, por lo que también es un coautor de los hechos”.

GOLPE CON GOLPE
“No estoy tan seguro, pero puedo pensar que ésta es una estrategia del Departamento de Estado de Estados Unidos para que digan que este es un narcogobierno”, reaccionó indignado Evo Morales porque  “detienen al general Sanabria y a los dos días la JIFE dice que no es suficiente la reducción de los cultivos de coca y el Departamento de Estado reafirma que fracasó la lucha contra el narcotráfico”.
El Presidente acusó a la DEA de haber protegido “a los narcotraficantes de Huanchaca” porque la cocaína estaba destinada a financiar la compra de armas para la contra nicaragüense que combatía a los sandinistas y en la entrega de sables a nuevos generales y almirantes de las Fuerzas Armadas desenfundó, como una espada, el libro “La guerra falsa” (La gran mentira blanca) del ex agente encubierto de la DEA que denuncia a la CIA y DEA de usar la guerra contra las drogas para controlar gobiernos en todo el mundo.
Después de los ataques a la DEA, salió a la palestra el vicepresidente Álvaro García Linera, quien al referirse al escandaloso caso del general Sanabria, admitió que se investiga en el país la existencia de una red de narcotraficantes que no acaba con tres o cuatro detenidos, sino que se trataría de una organización “tremendamente peligrosa” que es necesario desarticular.
“Lo sucedido es un alerta para ser más desconfiados porque el narcotráfico mueve mucho dinero y genera una corrupción que daña la moral del pueblo”, dijo García Linera al destacar que “hasta los servicios de vigilancia de Estados Unidos se le filtran cargamentos de droga que ingresan a su territorio”.
A la admisión vicepresidencial, le siguió el relevó del Comandante General de la Policía, Gral. Oscar Nina, quien fue cambiado por el Crl. Oscar Farfán acusado por el Ministerio Público de ser uno de los responsables de ordenar disparar contra un grupo de colonizadores que reclamaban en un bloqueo en Caranvi la instalación de una planta procesadora de cítricos, según reportó Erbol.
“Tiene 90 días para erradicar el cáncer de la Policía Nacional, los volteos (robar droga y dinero a narcos), la cobertura (proteger envíos de droga), el llamado toco (coima), sentenció el presidente Morales al flamante comandante policial Oscar Farfán, quien reconoció que la institución policial está en crisis por los últimos acontecimientos.
Después de minimizar la caída del general Sanabría, atacar a la DEA y a los medios de comunicación, el gobierno del presidente Evo Morales terminó admitiendo la existencia de la peligrosa “red narcopolicial” que ahora se propone desarticular.
Pero ni duda cabe que el organismo antidroga estadounidense se esforzó por vincular al gobierno con el narcotráfico y desde la oposición también redoblaron los intentos, pero hasta ahora lo único claro es que el narcotráfico penetró a la Policía Nacional, no recién, sino hace años, para encubrir sus crímenes y pretender narcotizar a Bolivia.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Narcotizados are now closed.