Las microfinanzas mandan en ASOBAN

Publicado en Economía, Finanzas, Negocios

Tagged:

Kurt Koenigsfest

Publicado en fecha abril 20, 2011

El gerente general del BancoSol, el referente de microfinanzas a nivel nacional e internacional y la entidad más rentable del sistema boliviano, es el nuevo presidente de Asoban. Prevé que este 2011 continuará la bonanza de utilidades.

Kurt Koenigsfest (46) se mueve entre dos aguas, entre la banca comercial y las microfinanzas, aunque esta última es sin duda su gran especialidad y pasión. Gerente general del BancoSol desde el año 2000, su gestión ha conseguido que año tras año la entidad sea clasificada entre los mejores bancos de Bolivia y del mundo en el rubro de microfinanzas. 2010 no fue la excepción, BancoSol consiguió una rentabilidad del 29,94%, el doble del promedio del sistema financiero. “Los buenos resultados no son producto sólo de una buena gestión, cuenta también cómo les va a nuestros clientes. Si a ellos les va bien, a nosotros también nos irá bien”, afirma.
El banco que dirige es el sexto por tamaño de negocio, pero tiene 100.000 prestatarios más que el banco más grande del sistema; de los 145.721 deudores, el 95% corresponde a cuentas menores a los 10.000 dólares, lo que deja claro su vocación microfinanciera.
Koenigsfest acaba de asumir la presidencia de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban). ¿No es contraproducente que un referente de las microfinanzas esté al frente de una entidad representativa de la banca comercial? “No, ante todo es una oportunidad y una muestra del rol protagónico que están jugando las microfinanzas. ¿No le parece?”, respondió en la entrevista sostenida con IN.

BANCOSOL, EL ÍCONO DE
LAS MICROFINANZAS
¿Cuántos años en microfinanzas?
Dedicado a microfinanzas en particular 11 años y a banca un tiempo similar. Son casi 22 años de trabajo entre la banca comercial y microfinanzas.
En 11 años de microfinanzas, ¿qué es lo más importante?
Las microfinanzas tienen la gran virtud que tiene objetivos sociales y financieros a la vez. Es un sistema que ha crecido mucho. La satisfacción es grande porque BancoSol ha sido una de las instituciones pioneras e impulsoras del microcrédito en el país. Bolivia es un referente importante en microfinanzas. Estamos en los primeros lugares de todos los estudios internacionales. Pero además está la satisfacción de muchos clientes y microemprendedores que pudieron mejorar su calidad de vida con el apoyo de BancoSol a través del acceso al crédito y nuestros otros servicios financieros.
Además están todos los premios que han recibido
Los premios no son nuestro objetivo; vinieron y estamos contentos de recibir estos reconocimientos a nuestra labor. Son un aliciente que agradecemos, pero nuestro mejor premio es haber generado medio millón de clientes satisfechos.
BancoSol es hoy la entidad con más prestatarios del sistema. ¿Cómo son estos clientes?
Nuestros clientes son un reflejo de la estructura del sector informal, del sector mayoritario de este país. Son comerciantes, están en los segmentos de servicios, tenemos clientes en las zonas suburbanas y rurales; están en actividades agrícolas, vinculadas al arroz, la caña, en fin, es bastante diverso. Otro grupo importante es parte del sector productivo en lo que es la industria de microfinanzas y BancoSol atiende a clientes que en 25% pertenecen a este sector. Como verá, tenemos una fuerte participación en la actividad productiva.
¿Y la composición de esos clientes?
El banco mantiene firme su visión, su misión y rol  dentro del sistema financiero de atender a los segmentos mayoritarios. Lo hacemos a través de productos y servicios financieros que sean adecuados a sus necesidades. BancoSol da créditos desde 50 dólares y acompañamos el desarrollo y desempeño de nuestros clientes en el tiempo. Buscamos que al cliente le vaya bien, lo acompañamos con créditos posteriores de 500; 800 ó 1.000 dólares y tenemos casos muy exitosos de clientes que hoy en día  tienen líneas de crédito de 20.000 ó 30.000 dólares, así de grandes, pero comenzaron muy pequeños. No buscamos clientes maduros, con experiencia bancaria, sino que es parte de nuestra filosofía acompañar a nuestros clientes en su crecimiento.
¿Dónde está el éxito?
Es un conjunto de factores, pero a la hora de prestar importa mucho la metodología de crédito que se aplica, la rigurosidad con la cual preparamos a nuestros oficiales de crédito para que sean capaces de evaluar en el campo a los potenciales prestatarios, si realmente tienen capacidad de pago, si tienen la solvencia económica. Esas capacidades se logran en años de experiencia. Otro elemento importante es la tecnología de crédito que usamos y claro, 20 años después y con una mora del 1%, estamos demostrando que funciona muy bien.
El 2010 BancoSol tuvo una rentabilidad financiera del 29,94%, 15 puntos más que el promedio del sistema. Es también es un buen negocio para sus accionistas
Los accionistas han reinvertido el 60% de las utilidades en el banco. Nuestros accionistas están comprometidos con el crecimiento y desarrollo de la institución. Esas utilidades no se han ido a su bolsillo porque no se trata de un negocio de corto plazo. Esta es una característica de reinversión constante de las utilidades demuestra el compromiso de cada uno de los estamentos del banco. El hecho de haber tenido el un retorno del casi 30% -que es muy bueno para cualquier inversionista- hay que asimilarlo desde la perspectiva de que a nuestros clientes también les fue bien. El año pasado al sector de  servicios, comercio, productivo, les fue muy bien. Nuestros indicadores son un reflejo del estado de nuestros clientes: cuando a ellos les va bien, ese resultado se refleja directo en el banco. Y nos va bien.
Este 2011 se pinta como un año de fuerte expansión en los servicios de las entidades financieras. ¿Que hará BancoSol?
Nosotros también estamos en un proceso de expansión. Tenemos 73 oficinas a nivel nacional, hemos llegado el año pasado a Cobija donde no teníamos presencia, ahora estamos en todos los departamentos. Tenemos 1.400 empleados. Incorporamos SolAmigo que es una nueva modalidad de atención a nuestros clientes que básicamente consiste en una agencia muy simple, muy sencilla, que está disponible en micromercados, estaciones de servicio y centros de expendio, donde hay una caja y el cliente puede hacer sus transacciones de rutina. Ya tenemos 100 puntos SolAmigo. En este momento tenemos 70 cajeros automáticos y están en proceso de instalarse un paquete de 50 máquinas e inmediatamente agregaremos otros 50 cajeros. Estamos hablando de 170 cajeros y estoy seguro que haremos el esfuerzo por llegar a los 200 cajeros hasta fin de año. Estamos en un proceso de expansión importante que será posible ejecutar con parte de las utilidades serán reinvertidas.
El éxito de las microfinancieras ha contagiado a la banca comercial y varias de ellas están ingresando a este nicho. ¿No ve un riesgo de perder el  liderazgo que hasta ahora ostenta?
Es una pregunta muy interesante. Cuando uno conversa con los fundadores de instituciones como de BancoSol y los precursores del microcrédito en Bolivia, ellos decían: “ojalá que algún día otros nos sigan. Ojalá que seamos ejemplo para que otros quieran hacer lo mismo y se genere una industria que sea competitiva, renovada, porque eso permitirá que el cliente tenga mejores productos, mejores servicios, mejores precios. Desde el puesto de presidente de Asoban veo a los bancos comerciales y entidades de microfinanzas y evidentemente están bancos comerciales que han incursionado en el segmento Pymes, no tanto en microfinanzas. La competencia hace que las instituciones sean mejores, que los productos sean óptimos, que se incrementen y mejoren los servicios y que los precios bajen. En definitiva, es el cliente el que gana.
¿El microcrédito continuará siendo la gran veta de estos últimos años?
Bolivia ya es un mercado maduro en microcrédito, estamos hablando de 1.200 millones de dólares prestados acá y la gran pregunta siempre es de qué tamaño es el mercado y cuánto queda por expandirse. Seguramente la expansión vendrá en modalidades un poco diferentes; las entidades incursionarán un poco más en el área rural porque el negocio financiero es principalmente urbano. Se usará otras metodologías para llegar a los públicos rurales; se profundizará los segmentos donde las microfinanzas aún no llegan. Si seguimos haciendo lo mismo el mercado se puede complicar y seguramente los espacios van a ser más reducidos. No se puede crecer indefinidamente a tasas del 25% como lo hemos estado haciendo en los últimos años. La expansión del microcrédito tiene que venir acompañado de nuevos productos, nuevas zonas, otro tipo de población.
En Perú los créditos impagos han crecido en el sector de microfinanzas y de Pymes. ¿No ve un eventual riesgo en el crédito de consumo?
Nosotros tuvimos una experiencia bastante crítica a fines de los ’90 con los créditos de consumo. Hubo entidades de consumo que ingresaron muy agresivamente a nuestro mercado las cuales dañaron mucho la cultura de pago y generaron esquemas de sobreendeudamiento que fueron muy complicados. En Perú también se está viendo síntomas de sobreendeudamiento; hay mucha oferta de crédito de consumo y muchas veces la naturaleza del microemprendedor es no decir no al dinero. Vienen las ofertas y le ofrecen dinero por izquierda, por derecha, por arriba y por abajo y uno acepta. Son pocos los que dicen no.
¿No cree que este fenómeno se traslade a Bolivia?
No, no creo. La diferencia y la ventaja sobre Perú es que nosotros tenemos una experiencia pasada de la cual las instituciones de microfinanzas y el sistema en general aprendieron la lección de no sobreendeudar; aprendieron la lección de tener metodologías que midan la verdadera capacidad de pago del cliente. Aprendimos a compartir información, hoy contamos con centrales de riesgo, con burós de información crediticia de donde podemos obtener reportes de deuda, a tal punto que si un cliente del BancoSol está siendo consultado para que le den un crédito en otra institución, automáticamente recibimos una alerta para medir su capacidad de pago. Siempre hay un riesgo, por supuesto, de que la gente se endeude más, pero creo que alcanzamos la madurez suficiente para evitar el retorno a los males del pasado.
Pero a la vez hay mucha liquidez que se debe colocar y oferentes no faltan…
Es cierto, hay mucha oferta, pero también el mercado está segmentado. Hay quienes se dedican a las operaciones más chicas, que es nuestro caso, están los que trabajan en el ámbito de las Pymes y los que se dedican a la gran empresa. Son mercados distintos, pero no veo descontrol o riesgos.

UN MICROFINANCIERO
AL MANDO DE ASOBAN
BancoSol es un referente de liderazgo de microfinanzas, pero ahora con Ud. está a la cabeza de una entidad comercial como Asoban, ¿no teme que se afecte a la imagen ganada por el banco?
Todo lo contrario. El hecho de que BancoSol como ícono de la industria de las microfinanzas en Bolivia se ponga a la cabeza de Asoban es muestra clara del rol que jugamos. Somos especialistas en microfinanzas pero también somos banco y como tal creemos que el sistema tiene un rol importante en el conjunto y tiene mucho que aportar. Lo vemos más bien como una oportunidad, como una forma de reflejar nuestra participación en el sistema financiero.
¿En qué medida su presidencia servirá para aunar el trabajo de Asoban y otras organizaciones como Asofin que trabajan en el ámbito de las microfinanzas?
No sólo es Asoban y Asofin; están Univiv, Finrural, Asocoop. Esta es una oportunidad para trabajar en forma conjunta. Creo que este puesto coadyuvará a la articulación de propuestas y soluciones que permitan una mayor expansión y mejora de los servicios financieros.
¿Cuáles serán las labores principales que desarrollará desde Asoban?
Continuaremos desempeñando las labores que se venían realizando. Estuve como vicepresidente en las gestiones anteriores. La agenda no es nueva y no se pretende cambiar. Seguirá siendo nuestra preocupación la representación de los bancos; coordinar con el BCB, con la Asamblea Legislativa, coordinación con autoridades sectoriales y con los miembros asociados en el objetivo de tener un sistema financiero sano y sólido.
El sistema financiero venía conversando sobre nuevas normas y reformas con el gobierno. ¿Cuáles son las más urgentes para el mejor desarrollo del negocio?
Hay que comprender que el sistema financiero complementa varios otros aspectos que son ya del desempeño empresarial. A veces se considera que con el crédito se soluciona todo, que se puede avanzar en muchos proyectos. En realidad el crédito es sólo un eslabón en la cadena. Las empresas tienen que tener funcionarios, capacidad gerencial, estrategia, mercados y una serie de cosas y cuando se requiere capital viene el sistema financiero a complementarlo. El sistema financiero no tiene un rol absoluto, para nada sólo es complemento. Es en ese sentido que venimos trabajando  para que aquellos proyectos que sean viables sean apoyados y respaldados.

INFLACIÓN Y POSIBLES
RIESGOS PARA LA BANCA
¿Cuál es la visión que tiene como presidente de Asoban sobre las tasas de interés?
Las tasas activas han ido evolucionando hacia la baja, producto de la competencia en el sistema financiero. Los bancos están peleando al centímetro para tener la preferencia del cliente. Es decir, una de las formas para conseguir clientes es bajar las tasas. En el caso de las pasivas, el segundo semestre del año pasado se pudo notar una subida especialmente a los depositantes con montos más pequeños pese a que había bastante liquidez. Ese ha sido un esfuerzo también sectorial y coordinado con el gobierno. A partir de los últimos meses de 2010 se ha advertido un mayor movimiento que fue derivando la alta liquidez hacia los préstamos.
Esa tendencia a la baja de las tasas continuará este 2011
Eso depende ya de la estructura de cada banco. Hay bancos que pueden bajar más sus tasas activas y están aquellos que pueden subir más aún sus tasas pasivas. Depende de cada uno de los participantes, de la estrategia y del tamaño para soportar un achique en sus márgenes.
¿Considera que el sistema financiero continuará presentando resultados positivos tan bonancibles como estos últimos años?
Han sido buenos evidentemente, pero estos resultados no se explican únicamente por el desempeño de las entidades. Si les sigue yendo bien a los clientes, a los bancos les irá bien. Si tienen actividad, hacen más y nuevos negocios y tendrán condiciones para pagar su capital e intereses. Ese buen estado se reflejará en las entidades financieras.
Entonces, ve condiciones para que se mantenga esta tendencia de utilidades
Creo que sí, estamos en un entorno positivo. Resulta difícil predecir los niveles de rentabilidad que se alcanzarán, pero será un año bueno.
Los últimos meses se ha presentado una presión inflacionaria como no se había advertido en los últimos años. ¿No cree que pueda afectar a la buena salud del sistema?
Evidentemente se ha notado esta tendencia al alza pronunciada, resultado de la subida de precios a nivel internacional que se ha reflejado de manera interna; sin embargo, no se ve un efecto sobre la actividad financiera. El BCB está actuando en el control de esta variación y considero que los resultados son adecuados.
Un descontrol, un agravamiento, de este indicador, en todo caso genera riesgo
Tenemos en la memoria lo que fue el periodo inflacionario durante el gobierno de la UDP en los ’80. Nadie quiere ese escenario y los esfuerzos en su control son los adecuados.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Las microfinanzas mandan en ASOBAN are now closed.