¿Qué pasará sin Osama bin Laden?

Publicado en Política

Tagged:

Perdidas

Publicado en fecha junio 01, 2011

La muerte de Osama bin Laden, a pocos meses del décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, descabeza la banda terrorista Al Qaeda y plantea el interrogante de ¿qué pasará a partir de ahora?

Dónde está Bin Laden? La pregunta, que lleva repitiéndose en todo el mundo algo más de diez años, por fin tuvo una respuesta en palabras del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien anunció la muerte del terrorista más buscado del planeta tras una operación militar estadounidense a las afueras de Islamabad (Pakistán).
Una operación que duró cuarenta minutos y en la que murieron cinco personas, incluido Bin Laden: cuatro hombres y una mujer. Osaba bin Laden, de 54 años, fue localizado por los servicios de inteligencia estadounidense tras descubrir que uno de los correos que servía al líder la red terrorista Al Qaeda vivía en un complejo residencial, en Abbottabad, un enclave de lujo en las afueras de Islamabad.
Un complejo preparado con grandes medidas de protección, con puertas de seguridad y muros de tres metros de alto coronados con alambre de espino, hicieron sospechar a la CIA de que éste era el escondite de Bin Laden.
Las fuerzas estadounidenses llegaron al complejo en helicóptero e iniciaron un tiroteo en el que murió Bin Laden, uno de sus hijos varones adultos y otros dos varones, presuntamente correos. Falleció también una mujer, que uno de los hombres quiso usar como escudo humano, y otras dos quedaron heridas.
Tras la operación, los militares abandonaron el lugar nuevamente en helicóptero.
Bin Laden murió de un disparo en la cabeza mientras se resistía con armas a su captura, indicaron fuentes del Congreso estadounidense, y su cuerpo fue lanzado al mar de acuerdo con la ley y tradición islámicas, explicaron fuentes oficiales estadounidenses a la cadena de televisión local NBC.
“Los estadounidenses tomaron el cuerpo de Bin Laden en custodia después del tiroteo, lo llevaron de vuelta a Afganistán en helicóptero y confirmaron su identidad. Un funcionario de EE.UU. dijo que fue enterrado en el mar a las 02.00 AM (06.00 GMT), hora de Washington DC, de conformidad con la práctica islámica”, aseguró el canal de televisión ABC.

OBAMA: “SE HARÁ JUSTICIA”.
Desde la Casa Blanca, el presidente Obama declaraba en una breve alocución que “esta noche, EE.UU. ha lanzado un mensaje inequívoco: no importa cuánto tiempo haga falta, se hará justicia”.
Diez años después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en los que murieron casi 3.000 personas en Nueva York, en el Pentágono y en Pennsylvaina, Obama afirmó que “nuevamente se nos recuerda que EE.UU. puede hacer lo que se proponga. Esa es nuestra historia”.
Obama lanzó un aviso sobre la posibilidad de que la red terrorista Al Qaeda pueda vengarse por la muerte de su líder. “Debemos seguir, y seguiremos vigilantes, en EE.UU. y en el exterior”. Para el presidente estadounidense “no cabe duda de que Al Qaeda seguirá intentando atacarnos”.
En esta línea, el secretario general de la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal), Ronald K. Noble, señalaba que la muerte de Bin Laden “no significa la desaparición de las filiales de Al Qaeda ni de las inspiradas por ella, que van a continuar realizando ataques por todo el mundo”.

REACCIONES EN TODO EL MUNDO.
Las reacciones a la muerte del terrorista más buscado del mundo no se hicieron esperar. El ex presidente estadounidense Bill Clinton afirmaba que “éste es un momento profundamente importante no sólo para las familias que perdieron sus vidas el 11-S y en otros ataques de Al Qaeda, sino también para la gente de todo el mundo que quiere construir un futuro común de paz, libertad y colaboración para nuestros hijos”.
El primer ministro británico, David Cameron, reconocía que “es un gran éxito que haya sido encontrado y ya no pueda continuar con su campaña de terrorismo global. Este es el momento de recordar a todos los que fueron asesinados por Osama bin Laden”.
La noticia de la muerte de Osama Bin Laden también circuló rápidamente por las redes sociales, incluso antes del anuncio del presidente Obama. Según el New York Times, Twitter fue el primer medio de comunicación en dar la noticia de que Estados Unidos había matado al terrorista más buscado del mundo.

¿Y AHORA QUÉ?
La muerte de Osama bin Laden abre algunos interrogantes sobre el futuro de la organización terrorista Al Qaeda y una nueva dimensión en la lucha antiterrorista internacional.
Nacido el 10 de marzo de 1957 en Yeda (Arabia Saudí), en el seno de una familia adinerada, Bin Laden estaba considerado como el gran idéologo de “la guerra santa”, el hombre que reunió a grupos militares con la idea de crear una hermandad sin fronteras en defensa del Islam.
En 1988 creó la organización “Al Qaeda” (La Base), en referencia a la base de datos donde apuntaba a los combatientes. Su objetivo es “la guerra santa contra los judíos y los cruzados”.
Durante más de una década, Bin Laden y Al Qaeda han tenido en jaque a Estados Unidos y al resto del mundo, considerados autores de los atentados más sanguinarios ocurridos en el siglo XXI. Más de diez años escondido y perseguido, un tiempo en el que Bin Laden enviaba vídeos al mundo para dar su opinión sobre asuntos de actualidad política, profería amenazas a Estados Unidos o confirmaba la vinculación de Al Qaeda con ataques terroristas.
Las últimas imágenes que se tienen de Bin Laden coinciden con el sexto aniversario del 11-S, en septiembre de 2007, un vídeo que le muestra con su habitual chilaba, su turbante, su poblada barba y su rifle Kaláshnikov.
Bin Laden “era el único comandante, el supremo, y el único líder de la organización cuya autoridad contaba con el respeto universal”, explicaron altos funcionarios estadounidenses tras conocer la muerte del líder de Al Qaeda.
Con la desaparición de Bin Laden, apuntaban estos mismos funcionarios, comienza “el camino del declive para esta organización, que será muy difícil que pueda revertir”. El nombre de Ayman al Zawahiri, su lugarteniente, aparece como su posible sucesor al frente de Al Qaeda.
Cirujano de profesión, de 60 años, el egipcio Al Zawahiri está considerado desde hace años la mano derecha de Bin Laden y responsable de algunas de las masacres que ha realizado la organización terrorista en los últimos años.
Por ello, el gobierno estadounidense ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por su captura, una cifra que ascenderá si finalmente asume la sucesión de Osaba bin Laden, muerto por Estados Unidos cinco meses antes de que se cumpla el décimo aniversario del mayor ataque terrorista de la Historia, que él mismo reconoció haber encargado “a los 19 hermanos” que mataron a más de tres mil personas en Nueva York,  Washington y Pennsylvania. La pregunta es ¿qué pasará ahora sin Bin Laden?.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for ¿Qué pasará sin Osama bin Laden? are now closed.