Hu…mala!

Publicado en Política

Tagged:

Humala

Publicado en fecha julio 01, 2011

En la campaña electoral, los medios desataron una carnicería de denuncias y mostraron que Perú es un país diverso, complejo y, sobre todo, dividido.

Si bien para muchos peruanos, sobre todo en las zonas más humildes del interior del país en las que Humala ha arrasado, el peor escenario es “que todo cambie para seguir igual”, el propio político peruano ha reconocido la necesidad de que su gobierno sea de “concertación nacional”.
Una declaración de intenciones que en la práctica ha supuesto sumar técnicos económicos, figuras políticas y compromisos ligados a mantener las líneas macroeconómicas responsables del alto crecimiento de Perú en los últimos diez años. Pero en realidad, ¿tenía alguna elección? Si quería llegar a la presidencia, todo indica que no.

UNA CONQUISTA DE LA COSTA.
El presidente Humala es hijo del descontento que ese mismo crecimiento ha generado en los doce millones de peruanos que continúan en situación de pobreza y para quienes el “boom” de la minería peruana y las cifras del 9 por ciento de crecimiento del Producto Interior Bruto no eran más que portadas en los diarios.
Si Humala ya era popular en el interior del país, su victoria puede ser vista como una conquista de la costa, donde se concentra la mayor parte de la población peruana, aunque esta victoria no pudo conquistar a la esquiva Lima, donde la ganadora fue su rival, Keiko Fujimori.
Y sin embargo, con un 30 por ciento de apoyos logrados en la primera vuelta, la victoria final del nacionalista sólo fue posible gracias a los padrinos atraídos con el compromiso de no romper las reglas del juego del libre mercado.
Y ahí radica la principal dificultad con la que tendrá que lidiar el hombre que el próximo 28 de julio tomará el mando de Perú: alcanzar un punto medio que satisfaga a unos, sin desilusionar a los otros.
La primera batalla del próximo mandatario ya comenzó incluso antes de que se completara el escrutinio de la totalidad de votos. El lunes siguiente a las elecciones la bolsa de valores de Lima cayó un 12,4 por ciento en medio de la resaca electoral y la alta incertidumbre.
Tampoco puede olvidar Humala la tendencia a la protesta callejera tan recurrente en Perú, donde existen más de 250 conflictos sociales abiertos, la mayoría ligados a la minería, sazonada con problemas medioambientales y de propiedad de tierra.
Además, la victoria del candidato por Gana Perú no se puede entender sin el rechazo al fujimorismo y los dos grandes pasivos con los que cargaba la candidata derrotada Keiko Fujimori: la corrupción y la violación de derechos humanos, muy identificados con el régimen de su padre.

DIVERSO, COMPLEJO Y DIVIDIDO.
Muchos peruanos votaron por Humala por la promesa de su lucha frontal contra la corrupción, en la que se pierde según el propio candidato un 15 por ciento del presupuesto nacional, y por su compromiso de hacer política con un talante más inclusivo y dialogante.
También habrá que comprobar cómo sanan las heridas de una dura campaña, donde los medios han protagonizado una carnicería de denuncias y titulares, que ha mostrado una vez más que Perú es un país diverso, complejo y, sobre todo, dividido.
Como ya ocurrió tras la primera vuelta, en las redes sociales de la Internet como twitter y facebook se ha desatado una batalla de ataques e insultos con tintes racistas que culpan de la victoria de Humala a los “indios ignorantes”.
Tampoco será fácil para el equipo de Humala poner en marcha la gran cantidad de compromisos que el candidato ha ido anunciando durante la campaña: pensiones no contributivas para mayores de 65 años, aumento del salario mínimo, sistema universal de salud gratuito y becas de estudio a nivel nacional, entre otras.
Si bien todas estas propuestas se corresponden a verdaderas necesidades de la población más humilde del país, la pregunta es ¿de dónde saldrá el presupuesto para pagarlas?.
La limeña plaza 2 de Mayo, un mito de las luchas de la izquierda peruana, fue el lugar elegido por los partidarios de Humala para celebrar los resultados electorales.
La inmensa alegría que allí se pudieron observar, aliñada con abrazos, bailes y alguna lágrima de felicidad, fueron el más claro ejemplo de lo que para muchos peruanos significa la victoria de Humala: la sensación de que, por fin, los más pobres se sienten representados en el poder.
Y, del mismo modo, el trabajo del próximo mandatario peruano pasará también por lograr la confianza de los grandes grupos económicos e internacionales, sin olvidar la fuerte oposición que se perfila encontrará en los medios de comunicación y ciertos sectores de la sociedad peruana.
Sumando pros y contras, peros y favores, lo cierto es que Ollanta Humala será, a pesar de casi la mitad del país, el próximo presidente de todos los peruanos.

Sueños de Humala son pesadilla de la derecha

Apoya la causa marítima sólo en declaraciones a la prensa.

“Sueño con la reunificación de Perú y Bolivia, sueño que en algún momento esa línea fronteriza desaparezca y volvamos ser una sola nación, un solo país”, dijo el presidente electo peruano Ollanta Humala en su corta visita a La Paz y sumergió en una pesadilla a la derecha de Lima y Santiago.
El canciller peruano José Antonio García Belaunde opinó que el próximo presidente del Perú “sólo debe soñar” al hablar de una reunificación entre Bolivia y Perú porque las palabras del próximo mandatario deben entenderse como una “altísima voluntad de hacer mejor las cosas” para una mayor integración.
El ex militar de 49 años que jura el 28 de julio a la Presidencia del Perú también habló sobre la demanda de una salida al mar de Bolivia y prometió cooperar “en esta posición boliviana, no seremos un obstáculo, porque entendemos que están pidiendo la salida por Arica y no vamos a ser un obstáculo”.
En Chile el diputado y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Jorge Tarud (PPD) protestó porque Humala “hace sólo una semana nos dijo que quería mirar el futuro, tener una buena relación con Chile, y que el asunto entre Bolivia y Chile era enteramente bilateral.
“Pero, no ha transcurrido una semana y él ha declarado que añora la Confederación Perú-Boliviana, y además le ha dado su total respaldo a la aspiración, según él, legítima de Bolivia de acceso soberano al mar”.
El canciller peruano trató de poner paños fríos sobre Chile y recordó que Perú siempre ha puesto acento en “que no seremos obstáculo a la salida, pero siempre hemos apoyado la demanda marítima, aún así creemos que es un asunto bilateral, una cosa es que nos parezca una demanda justa y otra que vayamos a participar”.
Por su parte, el canciller chileno Alfredo Moreno prefirió no polemizar sobre los sueños de Humala y señaló que valoraba “cualquier mensaje que apunte en la dirección de profundizar la integración”. “Ese es el mensaje que el presidente Humala ha entregado en su gira por la región”, agregó en declaraciones a la prensa de su país.
Mientras los medios oficiales del gobierno del MAS destacaban las declaraciones de Humala, el ex canciller boliviano Armando Loaiza pidió cautela con el apoyo del presidente peruano a la demanda boliviana de salida al mar, “y aguardar el fallo de La Haya sobre límites marinos entre Perú y Chile que saldrá en 2013”,
Las declaraciones de Humala a la causa marítima boliviana fueron en declaraciones a los periodistas, pero en los dos actos oficiales que participó, uno en Palacio Quemado y otro en el Hotel Europa, Humala no dijo nada sobre la demanda marítima.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Hu…mala! are now closed.