Tasas para arriba

Publicado en Economía, Finanzas

Tagged:

Tasas

Publicado en fecha julio 01, 2011

A la fuerte demanda crediticia que se vive en la economía se sumó el mecanismo antinflacionario del BCB para quitar liquidez del sistema, elevando las tasas de interés por sus títulos valores. Los depósitos del público crecen poco y la liquidez cayó abruptamente. Es previsible que suban las tasas para los depósitos, y también para los créditos.

Ligeros cambios se advierten en las pizarras de las entidades financieras. Las tablas de las tasas de interés para cartera crediticia muestran una tendencia al alza. Si hasta el primer trimestre de este año podía advertirse préstamos hipotecarios para vivienda por el orden del 4% anual, las mismas presentan incrementos de uno o más puntos, una tendencia que seguramente tenderá a notarse de manera más clara en el mercado.
La motivación principal de este cambio general se halla en la acción del Banco Central de Bolivia (BCB) que decidió incrementar las tasas de interés de sus títulos valores de venta directa, un mecanismo usual para retirar liquidez de la economía y frenar así las tendencias inflacionarias.
A diciembre pasado, el ente emisor ofrecía tasas en moneda nacional del 0,82% y 1,41% por sus títulos a 90 y 360 días, respectivamente, las cuales despertaban poco interés entre las entidades financieras. Pero a partir de marzo el BCB dio un giro singular y comenzó a doblar y triplicar su tasa. Desde fines de marzo la tasa para títulos valores a 90 días, por ejemplo, reciben una remuneración del 3,20%. Las tasas por valores contratados a un año pasaron de 1,41 a 4,00%.
“La presión inflacionaria de los dos primeros meses era alta. A marzo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) ya estaba en el 3,89% siendo que las previsiones del gobierno establecían un 6%. Era de esperar que el BCB reaccione recogiendo liquidez de la economía, aunque fue una acción brusca que la estamos viendo en la subida de tasas al cliente final en el sistema financiero”, explica un analista consultado al respecto.
La oferta no tardó en captar la atención de las entidades financieras que optaron por priorizar sus recursos en los títulos valores del BCB que -al contrario de lo que sucede con los créditos que concede al público- no debe constituir capital y la rentabilidad está garantizada.
Y el BCB recogió plata. En los cinco primeros meses de este 2011 el endeudamiento del ente emisor creció en 397 millones de dólares, producto de esta política antinflacionaria.
Esta acción del BCB coincide con un periodo excepcional de mayor demanda crediticia que vive el sistema financiero. Desde diciembre de 2009 la cartera crediticia se incrementó en 1.822 millones hasta fines de mayo pasado. La dinámica persiste en este 2011, una situación que puede advertirse al constatar que en los primeros cinco meses de 2010 los préstamos crecieron en poco más de 300 millones de dólares, en tanto que este año y en el mismo periodo la cifra ya supera los 654 millones de dólares.
En contrapartida, los depósitos del público en las entidades financieras presentan un crecimiento de apenas 142 millones de dólares, insuficientes para compensar y equilibrar la colocación entre bonos del BCB y préstamos a los actores económicos.
“Los actores económicos están demandando más crédito. Se generalizó la percepción de que las tasas tenderían a subir y entonces procedieron a fondearse contratando créditos. En los últimos meses vimos en el RMV –el Registro de Mercado de Valores- industrias que comunicaban que accedieron a créditos importantes. La agroindustria se ha movido mucho en búsqueda de crédito. Hay una fuerte activación del crédito, sin duda”, sostiene por su parte un ejecutivo de agencia de bolsa.
Y también en la Bolsa de Valores se evidenciaron variaciones al alza. Las tasas de rendimiento en reporto de títulos valores que bordeaban el 1% a fines de diciembre de 2010 fueron incrementándose hasta incluso superar la barrera del 4%.

LA LIQUIDEZ AL MÍNIMO
Y entre que el BCB activa tasas para recoger dinero de la economía, los actores económicos que demandan mayores recursos crediticios y desigual crecimiento de los depósitos desencadenaron en una abrupta caída de la liquidez del sistema financiero en más de 982 millones de dólares. Estos factores explican la subida paulatina de las tasas de interés para créditos y la activación de campañas para captación de ahorros del público.
Asimismo, el excedente de encaje legal de la banca a fines de mayo alcanzó a 212 millones de dólares, valor inferior en 829 millones respecto de la disponibilidad de recursos que tenía este sector a fines de 2009, una constatación de la evidente caída de la liquidez.
Hacia adelante es previsible que se activen campañas para captar mayores depósitos. Para ello, las entidades se verán empujadas a incrementar las tasas de interés. A su vez, las tasas para los prestatarios también tenderían a incrementarse.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Tasas para arriba are now closed.