“Mi Socio” la historia de éxito

Publicado en Finanzas

Tagged:

Publi

Publicado en fecha agosto 29, 2011

Con una estrategia de negocio bien definida, el Banco Económico lanzó el 1 de mayo de 2005
“Mi Socio” el producto Pyme que llevó a la entidad a consolidar su vocación por este sector.

A la hora de hablar de oferta de productos financieros para Pymes, no es posible abstraerse de “Mi Socio”, la unidad de negocio creada por el Banco Económico en mayo de 2005. El éxito ha sido tal que ha llevado a posicionar al Económico como la entidad con mayor porcentaje de cartera dedicada a apoyar a pequeños y medianos empresarios. Pero Mi Socio ha pasado a ser además un caso recurrente de estudio en las aulas universitarias y es tema inevitable sobre la eficacia publicitaria, tan distinta de la estrategia desarrollada por otros bancos en su oferta de “Banca Pyme”.
“Como ninguna entidad financiera, tenemos alrededor del 40% de nuestra cartera en Pymes, esto revela nuestro compromiso con los pequeños y medianos emprendedores. Pero para que esto suceda han tenido que darse determinadas condiciones como contar con tecnología crediticia, ser eficientes en los tiempos y cambiar la manera de hacer finanzas”, sostiene Pablo Romero, Gerente Comercial del Banco Económico.
Mucho antes de la creación de Mi Socio, la entidad bancaria inició su actividad en 1991 con el objetivo de atender las necesidades de las Pymes que entonces comenzaba a desarrollarse al margen de la banca tradicional. Es así que el Económico fue el pionero en la apertura de agencias en centros de abasto cruceños como “7 Calles”, “La Ramada”, “Abasto”, “Alto San Pedro” y  “Los Pozos”.
Pero la crisis que afectó significativamente al conjunto del sistema financiero boliviano entre 1999 y 2000  obligó a una reestructuración con el cierre de algunas agencias y la redefinición del negocio. El banco había definido por estrategia la consolidación de su presencia en el segmento Pyme con un producto que satisfaga las necesidades del creciente número de pequeños  emprendedores.

EL TIEMPO DE “MI SOCIO”
Las investigaciones habían conducido a que el grupo objetivo requería de préstamos rápidos para la compra de materia prima y mercadería, para la ampliación de negocios, o la inversión en equipos y maquinaria.
Satisfacer esa expectativa requería de “tecnología crediticia” adecuada a las características de clientes nada rígidos en el manejo de sus estados financieros, pero además había que “llevar el banco” hasta el taller o negocio, y asumir que antes que la aprobación de créditos comerciales de 5.000 a 70.000 dólares, era importante conocer, asesorar y generar confianza con el cliente.
Pero además el desarrollo de la nueva unidad de negocio, se requería de una estrategia comunicacional que en principio pretendía hacer énfasis en la oferta de bajas tasas de interés. Los continuos estudios previos develaron que los clientes Pyme buscan préstamos sin mucho papeleo y rápidos, por lo que la tasa no era lo más importante. La tecnología crediticia adquirida colmaba esa expectativa, pero restaba ponerle un nombre a la nueva forma de hacer banca.
De casi un centenar de sugerencias, la decisión final se volcó por “Mi Socio”, basado en la identificación de los clientes quienes afirmaban que el banco era “su socio”, aquél que les ayudó a crecer en sus negocios, pero además asumían que eran “socios fundadores del banco” por la relación que mantenían desde su apertura en 1991.

“PLATITA EN MANO”
Una vez elegido el nombre, se diseñó la estrategia publicitaria que debía comunicar el principal beneficio con el que ingresaba Mi Socio: préstamos rápidos y sin mucho papeleo.
Respetando la línea general del banco, la estrategia creativa apeló al uso de humor a través de una historia continuada y secuencial que resultó una mezcla de parodia y exageración de la vida real del pequeño emprendedor en busca de un crédito y que, en lugar de hallar soluciones, se ve enfrentado a obstáculos por la infinidad de requisitos previos que debía presentar.
La complejidad de trámites y la frustración del cliente potencial fueron simbolizados en la frase gangosa “Faaaaaaaalta” que llegó a convertirse en un modismo popular que alude a los procesos burocráticos. Lo importante, sin embargo, fue que la breve historia fue capaz de posicionar la principal cualidad de Mi Socio: “Platita en mano”.
Sin duda esta campaña promocional -cuya línea se mantiene actualmente- resultó efectiva y fue uno de los factores claves para la aceptación inmediata de la nueva propuesta y el ascendente crecimiento de la cartera crediticia de Mi Socio que a julio de 2011 asciende a 122 millones de dólares.
“Mi Socio es sinónimo de proximidad, de cercanía, de familia. No puede entenderse de otra forma el que hayamos llevado agencias a los mercados populares, tengamos un compromiso con el sector informal que mueve la economía y seamos capaces de responder en el menor tiempo posible a sus necesidades”, agrega el gerente comercial de Banco Económico.

UNA CAMPAÑA GANADORA

No hay duda alguna que la campaña comunicacional de Mi Socio logró su objetivo de mostrar a la población -de manera clara, en un lenguaje coloquial y con un alto grado de humor- las ventajas de trabajar con este brazo financiero del Banco Económico.
Distintos estudios nacionales sobre publicidad identificaron a “Mi Socio” como la mejor publicidad. A nivel internacional, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) reconoció a Mi Socio como la mejor propuesta en la categoría Productos de Comunicación en el Mercado Financiero del año 2007.

LOS PRÉSTAMOS DE MI SOCIO

Super Préstamo Ya!

Mi Socio Productivo.

Mi Socio Crecer.

Mi Socio Línea.

Mi Socio Oportuno.

Mi Socio Preferencial.

Mi Socio Vivienda.

Mi Socio Veloz.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “Mi Socio” la historia de éxito are now closed.