“Quiero pintar Bolivia en la Fórmula 1”

Publicado en Deportes, Tecnología

Tagged:

Formula

Publicado en fecha agosto 03, 2011

De niño arrasó en el karting. Se fue a Europa a perfeccionar su técnica y pasó los monoplaza. Hoy corre la Fórmula Renault 2.0 en Inglaterra pero, su objetivo es llegar a la máxima categoría del automovilismo.

Pedro Pablo Calbimonte Nosiglia corre, corre para alcanzar la Fórmula Uno, la máxima categoría del automovilismo mundial; persigue el sueño de ver estampado su nombre y la bandera boliviana en su monoplaza. Sabe que para ello deberá esforzarse más que el resto y por ello trabaja y persevera. Ya consiguió algunos logros, pero no son lo que él persigue con ansia y paciencia a la vez.
“Fue grande poner la bandera de Bolivia en mi auto, fue como plantarla en el mapa”, destaca Calbimonte Nosiglia (20) respecto a su reciente incursión en la Fórmula Renault 2.0 del campeonato inglés. “Existen grandes posibilidades de subir a la Fórmula 1. Ya lo hicieron los brasileños, los colombianos y venezolanos y ¿por qué no un boliviano?”, cuestiona muy seguro de sí.
El sueño de Pedro Pablo arrancó con el karting cuando más por diversión demostró que tenía habilidades para la conducción. Dejó el bicicross con el que había conseguido premios infantiles y su nueva pasión le trajo tres títulos consecutivos de campeón departamental y nacional. Probó suerte en competencias internacionales y allá también llegó a la tarima de vencedores.
DEL KARTING A LAS FÓRMULAS
Los Calbimonte Nosiglia estaban convencidos de que su hijo de 13 años podía conseguir mayores logros en un ambiente más competitivo y decidieron probar suerte en Europa. El ímpetu coincidió con la invitación del equipo holandés PDB. “Fue un orgullo iniciar en este equipo ya que Kimi Raikkonen – varias veces campeón de la Fórmula Uno – surgió de sus filas”, expresa Pedro Pablo.
Con técnicas mejoradas, en los dos años siguientes participó de campeonatos en Bélgica, Italia y Alemania que le permitieron destacarse entre los 15 mejores kartistas de Europa en la temporada 2007.
Problemas económicos que afectaron al karting y la destreza que había demostrado en las pistas le abrieron oportunidades en los monoplazas. Fue así que saltó a la BMW, una categoría en la que en su primera presentación resultó segundo. La adrenalina lo empujó a realizar pruebas en autos de mayor cilindrada y lo hizo en la Fórmula de Renault Tatus donde rápidamente consiguió tiempos que causaron mucha expectativa entre las escuderías. “Tuve que parar porque no contaba con el presupuesto suficiente”, recuerda el joven piloto nacido en Sucre.

EL RETORNO A LAS PISTAS
Pero Calbimonte no cesó de buscar su  retorno a las pistas de las que estuvo alejado desde 2007. Y la oportunidad surgió en el primer trimestre de este año cuando Fortec Motorsport arribó a Santa Cruz para exhibir coches Fórmula Uno. Fue Calbimonte quien se montó en uno de los monoplaza que pudo conducir con tal destreza que de inmediato recibió la invitación para sumarse a la escudería. Casi de inmediato se trasladó a Northampton para engancharse en la segunda prueba del campeonato inglés de Renault 2.0, categoría previa a la Fórmula 3, World Series y GP2 y Fórmula 1.
Su retorno a las pistas fue mejor de lo esperado. Con apenas una prueba de 45 minutos resultó en el puesto 12 entre 18 competidores, y con una diferencia de sólo ocho décimas del ganador.
El plan de Calbimonte es mantenerse éste y el próximo año en su actual categoría para pasar la Formula 3 y la GP2. “Gracias a Dios formo parte de un gran  equipo. Ellos han visto mi talento y desean que lo explote al máximo hasta llegar a la World Series y eso haré”, afirma Calbimonte.
Sin más apoyo financiero que el de su familia, Calbimonte es consciente del duro reto. El piloto que tiene una estatura de 1,66 metros de altura y un peso de 55 kilogramos –una talla ideal en este deporte de alta competición – sabe que debe prepararse física y mentalmente. “Hago ejercicios durante cuatro horas diarias para tener la suficiente resistencia; estudio y reconozco las pistas; perfecciono mi técnica de manejo. Mi mundo son las carreras y mi meta está en la Fórmula Uno”, sostiene.
Concluida la pausa por el verano europeo, Pedro Pablo retoma el control de su monoplaza. “A fin de año quiere hacer podio”. ¿Cuándo te veremos en Fórmula Uno?, le preguntamos. “Quiero estar allá en tres o cuatro años”, responde, con la seguridad de quien no ceja el objetivo.

seis Preguntas desde los pits

El mejor piloto: Ayrton Senna. Fue excepcional. Las máquinas de hoy son muy tecnológicas y facilitan el trabajo. Antes era máquina, motor y talento y Senna era un maestro, en pista y fuera de ella.

Pilotos de hoy: Sebastian Vettel es un gran piloto, tiene la suerte de tener un auto excelente.
Ferrari también era invencible hace cinco años.

El mejor circuito que conociste: Cheste, en Valencia. Allá se hacen las pretemporadas. El trazado y las curvas son amplios. Monza es interesante.
Tu estilo de conducción: Tengo un estilo a veces agresivo para ganar posiciones. Al mismo tiempo, en ocasiones en que estás adelante tienes que tener la suficiente calma para cuidar la posición. No soy de extremos.

En qué escudería te ves: En McLaren, o en Ferrari. Uno nunca sabe

Tu rutina diaria: De 09.00 a 12.00 al gimnasio para hacer ejercicios cardiovasculares. De 15.00 a 18.000 trabajo la parte muscular. Concluyo con masajes y sauna. En días de descanso reconozco los circuitos.


Comparte este articulo

No Comments

Comments for “Quiero pintar Bolivia en la Fórmula 1” are now closed.