BMW Serie 1 M coupé

Publicado en Tecnología, Variedades

Tagged:

Publi 8

Publicado en fecha agosto 29, 2011

Un sinónimo de altas prestaciones.

A primera vista, el Serie 1 M no da lugar a dudas. El aspecto impone por la cantidad de músculo exhibido. Un poderoso frontal con grandes entradas de aireación para los 340 caballos guardados bajo el capó, y un no menos marcado faldón trasero, dominado en la parte inferior por un difusor y cuatro salidas de escape.
La mirada del Serie 1 M Coupé tiene su propia firma. Lleva serie faros bi-xenón y como luz de día los dos dobles iluminados característicos de la marca, rubricados en la parte superior por un listón luminoso de diodos de color blanco.
Pero aquí no radica toda la fuerza visual de este M. Las aletas, muy ensanchadas para poder envolver los grandes neumáticos calzados en llantas de 19 pulgadas, concentran los rasgos más fuertes de la imagen de este coupé.
El M es respecto a la versión más deportiva de la gama, el 135i, 55 milímetros más ancho, lo que da una idea de su poderosa figura.
Y para salir de dudas está la acústica del seis cilindros en línea característico de la marca, atronador en el arranque y luego un poco más silencioso, aunque siempre está presente, quizá demasiado en ruta, cuando se opta por un estilo de conducción turístico.

EL MOTOR.
El sonido del motor complementa las fuertes sensaciones de potencia cuando se aplica presión al pedal del acelerador, El turbocompresor, de doble turbina, facilita que el par esté disponible a partir de las 1.500 rpm. Con esta cualidad el empuje es casi instantáneo y no hay que esperar, como los anteriores de la familia M, a subir al nivel de giro óptimo para encontrar una respuesta brutal y prácticamente de golpe.
Con la nueva tecnología de alimentación, el rendimiento del motor es más suave y la entrega de potencia más progresiva sin perder contundencia en ningún momento. Otra ventaja es la amplitud y capacidad de recuperación del motor, que ahorra muchas operaciones del cambio manual de seis relaciones con el que va equipado el M más pequeño de la marca.
El propulsor entrega un par máximo de 450 Nm y está disponible hasta las 4.500 rpm. Con la función ‘overboost’, el par puede sumar 50 Newton por metro más, disponibles de inmediato tras cada cambio de marchas.

MAS VELOCIDAD, MENOS CONSUMO.
El BMW Serie 1 M Coupé es capaz de parar el cronometro en 4,9 segundos al pasar de 0 a 100 km/h y 17,3 segundos en llegar a los los 200 km/h de infarto.
A pesar de estas elevadas prestaciones, el Serie 1 M sorprende por su escaso consumo. Es muy fácil lograr los 9,6 litros de promedio y no precisamente de paseo. BMW está dando en este capítulo toda una lección de capacidad. Gran parte del mérito está en el sistema de inyección directa de gasolina, que cuenta con inyectores piezoeléctricos ubicados en el centro, entre las válvulas, y que dosifican la alimentación del combustible con gran precisión.
Si el funcionamiento del motor supera con notoriedad a los anteriores M3 con motor de seis cilindros, el comportamiento dinámico del chasis no es menos sobresaliente. El diseño ha estado presidido por los principios de rigidez y peso reducido.

TECNOLOGÍA DE COMPETICIÓN.
El BMW Serie 1 M Coupé cuenta con un chasis con tecnología de la competición. Numerosos componentes fueron desarrollados originalmente para el BMW M3 y ahora, tras una adaptación, son utilizados en este Coupé.
Refuerza la personalidad M en el Coupe el sistema de bloqueo variable del diferencial, la utilización de frenos de materiales compuestos, sistema dinámico de estabilidad y dirección Servotronic de ajustes deportivos.
La función de bloqueo varía según sea necesario, y puede bloquear completamente el tren de propulsión, el trasero, para optimizar la tracción sobre cualquier tipo de calzada. El bloqueo variable M del diferencial reacciona a cualquier diferencia de giro entre las dos ruedas del eje posterior, aplicando en fracciones de segundo el momento de impulsión a la rueda apropiada. El sistema se percibe claramente cuando se conduce rápido en curva. El tren delantero entra fácil, pero el trasero se coloca con una rapidez que llega a sorprender en los primeros kilómetros. Si el conductor entra apurado y llega a levantar el pie el acelerado, la electrónica se encargará de ayudar a corregir las reacciones del tren trasero.
La conducción está ayudada por una dirección muy eficiente y rápida a la que hay que acostumbrarse para afinar los trazos de las curvas, porque la tendencia es de anticipación.
La gran potencia del equipo de frenos hace que al conductor le sobren metros de frenada, por lo que el tacto de los poderosos frenos ha de ser calibrado por el conductor para llegar a frenas en el punto justo para evitar esa anticipación que retrasa la llegada de la curva.
Las sensaciones generales de la dinámica de acción son gratas para un conductor exigente, al que poco le queda por hacer cuando el coche se pone en apuros.

UN LUJOSO INTERIOR.
Agilidad y ligereza caracterizan a este nuevo M de BMW, desarrollado para adaptarse al uso en el tráfico vial diario.
Al margen de sus cualidades deportivas, cercanas o dentro del mundo de la competición, según la vara de medir, al Serie 1 Coupé no le falta de nada para que sus ocupantes se sientan a bordo de un lujoso BMW.
Navegación, equipo multimedia, sistema de comunicaciones de la marca, tecnología Bluetooh y un largo etcétera componen los elementos de confort del deportivo.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for BMW Serie 1 M coupé are now closed.