DE ATPDEA A TCPEOR

Publicado en Economía

Tagged:

TCPEOR

Publicado en fecha agosto 29, 2011

Las exportaciones a Venezuela cayeron en 49% el primer semestre; las confecciones descendieron en 84%. Por la burocracia, se frenaron las órdenes de compra. Tarde, el gobierno reacciona.

Todo parecía indicar que Bolivia se olvidaría pronto del ATPDEA, el beneficio arancelario que el gobierno estadounidense decidió suspender desde diciembre de 2008 por la deficiente labor de la administración de Evo Morales en la lucha contra el narcotráfico. Fue el mismo Morales quien comandó el primer carguío de 50 toneladas de confecciones textiles del avión carguero con destino a Venezuela, país que adquiriría más del doble de las exportaciones al mercado de EEUU (21 millones de dólares). Pero la burocracia caraqueña rompió las ilusiones del sector exportador que hoy lamenta la caída de las ventas bolivianas en 49%, siendo las confecciones las más afectadas con un derrumbe del 84% en el primer semestre de 2011. ¿No es para desesperarse?
La advertencia ya se había producido cuando el principal directivo de la Cámara de Exportadores de La Paz (Camex), Guillermo Pou Mont, lanzó la voz de alarma al advertir que las ventas de los dos primeros meses habían caído en 90%.
Y al cierre del primer semestre el vilo persiste. “Estamos en una franca caída. El año pasado habíamos recuperado, pero ahora la caída es muy drástica”, se quejaba el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores (Caneb), Goran Vranicic aún con datos preliminares.
“Los números no mienten, la caída (de las exportaciones a Venezuela) está superando a la imaginación”, expresó por su parte el presidente del IBCE, Wilfredo Rojo, acotando que en los primeros seis meses se habían exportado apenas 81 millones de dólares frente a 159 millones del mismo periodo de 2010, una caída  del 49%.
La nota dramática se produce en el área de los textiles, pues las ventas alcanzaron apenas a 2,6 millones de dólares, una cifra incipiente respecto de los 16 millones del primer semestre de 2010, cifra que representa una caída del 84%. “Increíblemente, EEUU -sin ATPDEA de por medio- compró un valor de 3,5 millones de dólares de textiles bolivianos”, agregó Rojo.
Pero no todos son textiles, aunque nadie duda del drama de desempleo que está por detrás. Los golpes también llegaron a la agroindustria, pues casi la mitad de los 78 millones de dólares de caída en las ventas a Venezuela está vinculada a las oleaginosas -torta de soya, aceite crudo de soya y aceite en bruto de girasol- que registraron una baja de 37 millones de dólares; la venta de productos agroforestales también descendió en 6 millones de dólares. “Casi nada se salva de la caída generalizada; es como si se hubieran retrocedido años”, puntualizó el máximo directivo del IBCE.

BUROCRACIA, MALDITA BUROCRACIA
Buscando razones del desmoronamiento de las exportaciones a Venezuela, el índice apunta inequívocamente a la burocracia caraqueña.
Los exportadores bolivianos identifican entre las principales dificultades de las exportaciones a Venezuela al engorroso trámite del “Certificado de No Producción o Producción Insuficiente”, un paso previo para conseguir divisas para la importación.
Pero para el IBCE, no sólo es un mero problema de trámites y el tiempo que dura la aprobación de estos. En años anteriores –explica Rojo- el drama se centraba en el rezago del pago por las mercaderías despachadas. “El grave problema que se ha presentado este año es la ausencia de pedidos de compra en firme y no es por  ausencia de demanda, sino de burocracia. Venezuela importó en 2010 cerca de 42.000 millones de dólares”, agregó el directivo.
Sin autorizaciones ni preferencias para Bolivia y pese al compromiso de mandatarios para garantizar la sostenibilidad de las ventas, las consecuencias amenazan con duros golpes a la planificación productiva de las industrias textiles y el posterior despido de mano de obra.
El anuncio de preaviso para cerca de 200 de los 2.700 empleados de América Textil (Ametex), sacudió no sólo los medios, sino a las mismas autoridades de gobierno. Pero Pou Mont, máximo directivo de los exportadores de La Paz, agravó la situación al indicar que alrededor de 45 manufactureras están en problemas, ya por la demora de los pagos o por la ausencia de nuevos pedidos de compra.
La reacción -quizá tardía- del ejecutivo gubernamental empujó a la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales,  a emprender viaje a Caracas la segunda quincena de agosto para destrabar la burocracia y procurar que los trámites de exportación retornen a su cauce.
Exportadores y las mismas autoridades cifran esperanzas en el buen resultado de las gestiones, pero además auguran que un reciente pacto de negocio por 123 millones de dólares firmado en junio pasado en la ciudad de Cochabamba, se haga efectivo y no caiga nuevamente en el saco de las promesas y, peor aún, se trunque por la burocracia.

PROMESAS INCUMPLIDAS

Venezuela. En el marco del Tratado de Comercio de Pueblos ((TCP-ALBA) Bolivia consiguió el compromiso de absorción de las ventas que dejaría la suspensión de beneficios arancelarios del ATPDEA. En la gestión 2010 se llegó a exportar un máximo de $us 32 millones. Por la burocracia, las ventas presentan una fuerte caída.

Brasil. Anunció el compromiso de compra por valor de $us 21 millones de confecciones bolivianas. Las exportaciones textiles registraron ventas por sólo $us 2,7 millones

Argentina. El Gobierno de Kirschner  también se comprometió a comprar $us 9 millones, pero sólo alcanzaron a $us 2,8 millones.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for DE ATPDEA A TCPEOR are now closed.