EL REINO DEL CEBÚ

Publicado en Negocios

Tagged:

Vacas

Publicado en fecha septiembre 29, 2011

Casi el 70% del área pecuaria fue ocupada
por las razas cebuinas. Una vez más se muestra
la calidad del material genético boliviano.

Poco antes de que se levantara el telón de la Expocruz, la fiesta ya había comenzado en el sector pecuario, allá donde 42 criadores de raza cebuinas comenzaban a presumir de los últimos avances alcanzados de la mano del mejoramiento genético a base de la transferencia de embriones y la fertilización in vitro.
Ya en el arranque de la feria, vino el turno de la clasificación de pesaje de los animales. En la raza Brahman, Power, el ejemplar de 36 meses de la “Cabaña K de Oro”, sorprendió con un registro de 1.120 kilogramos en la báscula, peso superior al que lograron Efraín y Mr. Tomy, con 1.035 y 1.015 kilogramos, propiedad de las cabañas Los Búhos y La Francisca.
Poco después llegó el turno de los nelore mocho -los animales con la jiba más pronunciada y oscura- donde Cadell del Rancho La Caldera marcó 1.125 kilogramos, apenas cinco más que Ipacarai de Neloreck y Eboy de Sausalito. Pero el toro más pesado de la Expocruz surgió entre los nelore con Di Estefano, una mole de Cabaña El Trébol de 35 meses de vida que registró 1.215 kilogramos.
“Estamos consiguiendo más de una tonelada en sólo 34 a 36 meses, una señal del avance de las técnicas de reproducción, del grado de competitividad que se vive entre las haciendas. Para conseguir ese peso antes se requerían entre 40 y 50 meses”, sostiene Javier Landívar, gerente general de la Asociación Boliviana de Criadores de Cebú (Asocebú).
Y los datos resultan incontrastables ya que entre el 75% y 80% de los 634 animales de la muestra son producto de transferencia de embriones y fertilización in vitro, técnicas que se practican en la mayoría de las cabañas y coadyuvaron a conseguir los altos niveles de calidad que se observaron.

LOS JUZGAMIENTOS
Como cada año, las 125 cabañas afiliadas a Asocebú tienen la oportunidad de someterse a los criterios de reputados jueces brasileños quienes evalúan meticulosamente a cada uno los animales en función factores a como la convexidad y arcura de la musculatura, el largo y ancho del dorso lumbar, el arqueamiento y largo de las costillas, la feminidad y masculinidad, la postura ósea, y el aplomo, entre otros, para dar con los grandes campeones.
Llevarse medallas no solamente reconforta el trabajo de los criadores, sino que además valoriza a los animales premiados como reproductores de semen o embriones.
A diferencia de juzgamientos del pasado en el que un pequeño grupo de cabañas se disputaba los títulos, este año se advirtió la presencia de nuevos criadores quienes trajeron material genético competitivo, tanto que arrancaron algunos trofeos.
En la crianza de los Brahman los trofeos fueron repartidos entre los criadores Romer Osuna, Luis Saavedra Tardío y Walter Kuljis. Luego vino la disputa por el campeonato en la raza nelore donde los animales del criador Luis Saavedra Bruno, de Cabaña Nelorí consiguieron el título de gran campeón y campeona de la raza. No han sido menos los esfuerzos de los criadores Oswaldo Monasterio y Eduardo Bruno, cuyos ejemplares consiguieron los títulos de reservado gran campeón y reservado gran campeona.
Y en la categoría de nelore mocho, Elisheba del criador Mario Anglarill de Cabaña El Trébol, se erigió como la gran campeona; en tanto que Cashmira del criador Isamu Chibana, fue elegida como reservada gran campeona. En machos, Eboy y Fassam, ambos propiedad del criador Oswaldo Monaterio Nieme, de Cabaña Sausalito, resultaron elegidos gran campeón y reservado gran campeón.

CON LAS MANOS ATADAS
“Obtener más de 1.000 kilos, conseguir animales con iguales condiciones a las mejores haciendas brasileñas era impensable hace 10 años, pero hoy lo tenemos acá. Lo conseguimos porque estamos viendo mucho trabajo, mucha competencia. Eso pone a Bolivia en los mejores niveles”, sostiene Monasterio Nieme, titular de Sausalito y distinguido este año con el “Cebú de Oro” por los 45 años de trabajo en la crianza de esta raza.
Y más allá de la distinción y de la valoración genética, los avances advertidos comienzan a diseminarse al resto de cabañas para conseguir niveles de eficiencia y llegar al consumidor con un ganado de corte.
¿Qué queda hacia adelante?, le consultamos a Monasterio Nieme, quien aparece clasificado como el mejor criador de nelore mocho. “Estamos frenados”, responde.
“Hemos mejorado la calidad, los rendimientos, hemos hecho grandísimos esfuerzos para conseguir tener los mejores animales. Todo sirve de poco si no se abren las puertas para la exportación”, afirma.
Tres años atrás, el gobierno determinó prohibir la exportación de carne como mecanismo para garantizar la provisión al mercado interno. La restricción se extendió a materiales genéticos -semen embriones- y animales en pie, negando las posibilidades del comercio de materiales de alto valor genético en el mercado brasileño.
Las gestiones para la exportación de material genético ya habían conseguido algunos avances por el trabajo realizado por Asocebú ante las autoridades sanitarias de ambos países en cuanto a protocolos de ida y vuelta, pero el Órgano Ejecutivo aún mantiene las restricciones a la exportación.
“Sería ideal que se considere que la demanda interna crece a diario y el hato ganadero está estancado. Esto no es viable, es necesario acordar una política de desarrollo del sector, garantizar el abastecimiento e impulsar exportaciones de carne y material genético. Estamos dejando escapar una gran oportunidad”, agrega Monasterio Nieme.

LAS RAZAS CEBUINAS QUE SE CRIAN EN BOLIVIA

Nelore Mocho

Se calcula que entre el 70 y 80% del ganado cebuino corresponde a las razas nelore y nelore mocho. Se le asignan iguales características al nelore, a excepción de la ausencia de cuernos. Los ojos son las órbitas de negro, elípticas y sobresalientes. Las orejas son cortas, móviles. Apareció en Brasil en los años 40 y 50. Poseen una altísima adaptabilidad, rústico, de gran convertibilidad.

Nelore

La historia de esta raza se remonta al año 2.000 a.c. Raza de gran adaptabilidad a diversos climas y altitudes. De musculatura fuerte y espesa, bien distribuida por todo el cuerpo, porte elegante. De temperamento vivo aunque dócil, caracterizada por alta precocidad. Se caracteriza por tener bien acentuada su masculinidad y su feminidad. Llegó a Brasil en el siglo XIX y desde allá ingresó a Bolivia hacia 1950.

GYR

Proviene de la península de Kathiawar (India). Se usaron sus características para la formación de las razas Brahman Rojo e Indubrasil. Animales de tamaño mediano, cuerpo bien proporcionado de líneas nítidas y constitución robusta. El promedio de peso de las hembras adultas es de 450 Kg. y 800 Kg. de los machos. Cabeza prominente, frente larga y ultraconvexa; cuernos gruesos y hasta retorcidos; de orejas son muy largas y encartuchadas. Tiene alta cualidad lechera, con capacidad de generación de 6.000 a 10.000 litros año.

Brahman

Fue creado en Texas (EEUU), resultado del cruce entre Nelore, Guzerá, Red Sindi sobre Herdford. Ganado de porte grande, cabeza ancha, perfil recto, con ojos achinados negros, vivos, salientes y elípticos, bien protegidos por arrugas de piel. Las orejas son vivas de tamaño medio. De cuello corto y grueso con papada desarrollada; la giba es arriñonada mediana bien implantada. Raza productora de carne por excelencia, de acentuada tolerancia a condiciones climáticas adversas.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for EL REINO DEL CEBÚ are now closed.