TAYKA para disfrutar del salar

Publicado en Turismo

Tagged:

Salar

Publicado en fecha septiembre 29, 2011

Una red compuesta por cuatro hoteles de capitales privados y comunitarios ofrece un hospedaje placentero desde donde es posible disfrutar de uno de los destinos turísticos más maravillosos del país. Piedra, Volcán, Sal y Desierto son las temáticas de los hospedajes.

yuni alberga al salar más grande del mundo con sus 10.582 kilómetros cuadrados de extensión, en la que se hallan reservas de más de 10.000 millones de toneladas de sal y casi 150 millones de toneladas de litio. Hasta allá acuden a diario cientos de turistas procedentes de todas partes del mundo, ávidos de transitar por la extensa llanura blanca bordeada por serranías, admirar las singulares lagunas, la desafiante flora y fauna, sentir las extremas temperaturas entre los 30 y -25 ºC a una altura de 3.690 metros. Sin duda una inolvidable experiencia que es posible vivirla con la comodidad y el confort necesario.
El arribo cada vez mayor de visitantes ha impulsado diversos proyectos turísticos entre los que merece especial atención Tayka Hoteles, emprendimiento surgido de la alianza entre el sector privado y comunidades asentadas en las riberas del salar para la instalación de cuatro empresas hoteleras bajo el concepto de turismo comunitario, con una vocación de desarrollo sostenible, capaz de conservar el hábitat y propiciar beneficios a sus habitantes.
“Las sociedades están compuestas por la Fundación IES como gestor y ejecutor del proyecto, las cuatro comunidades que aportaron con terrenos, mano de obra y buen gobierno, y Fremen Tours como inversionista y comercializador de los destinos turísticos. Después de 15 años, la propiedad entera de los hoteles pasará a manos de las comunidades”, explica Mauricio Gutiérrez, coordinador del Programa de Turismo de la Fundación IES.

PIEDRA, VOLCÁN,
DESIERTO Y SAL
El primero de los proyectos es Hotel Los Volcanes, situado en las cercanías de la Reserva Eduardo Avaroa. El hospedaje está compuesto por 12 habitaciones, cada una de ellas provistas de baños privados y sistemas de calefacción y una capacidad de albergue de 40 personas. El espacio emplea energía solar y cuenta con un sistema de calefacción a base de radiadores que circulan agua caliente y emiten calor para atemperar las cómodas habitaciones y las áreas comunes.
Desde el hotel, cuya propiedad es compartida con los comunarios de San Pablo de Lípez, los turistas tienen como atractivos los bofedales de Quetena Grande y el  volcán Uturunco, aguas termales, realizar actividades de trekking.
Hacia el norte, en la comunidad de Soniquera y cual oasis, se levanta el Hotel del Desierto, construido con más de 25.000 bloques de piedra junto a 15 familias de la zona y cuyas puertas fueron abiertas en 2006 con 15 habitaciones y una capacidad para 45 huéspedes. La demanda continua de espacio, producto de los atractivos, ha llevado a plantear la necesidad de ampliar espacios.
No tener una cámara en este punto de visita puede considerarse un sacrilegio ante los innumerables atractivos como el Árbol de Piedra en medio de las “Pampas de Siloli”, las lagunas Colorada, Verde y Celeste, oscilantes en su coloración conforme pasan las horas; las poblaciones varias de flamencos, las decenas de especies de fauna andina; los géisers y fumarolas; el nacimiento del sol y el ocaso.
En la parte sur del salar, en San Pedro de Quémez, se instaló el Hotel de Piedra con una capacidad de acogida de 50 personas e iguales comodidades a sus pares de la red Tayka. Su ubicación contrasta con la blancura del gigantesco desierto salino. El hospedaje tiene muchos sitios atractivos, desde volcanes activos, cuevas esculpidas por la naturaleza, espacios precolombinos y miradores con vistas privilegiadas que permiten apreciar la magnitud del salar.
Y al norte del salar, al pie del volcán Tunupa, en la población de Tahua, se halla el Hotel de Sal, construido en 2005 con más de 35.000 bloques. Es a partir del hotel que es posible realizar expediciones al Volcán Tunupa, objeto de ceremonias por la representación de deidad suprema, las terrazas agrícolas y antiguas fortalezas precolombinas. Es desde este hotel donde suelen realizarse las excursiones por el salar.
En los cuatro hoteles es posible disfrutar de comodidades de alojamiento, servicios básicos y un restaurant con un menú internacional y nacional preparado por sus empleados, todos ellos miembros de la comunidad, quienes asisten a continuos cursos de capacitación en gastronomía y hotelería.
A través del portal de Tayka (www.taykahoteles.com) es posible hacer reservas en cualquiera de los hoteles, además de programar tours. Las tarifas por persona varían entre 70 y 85 dólares en temporada baja y entre 88 y 100 en temporada alta.
Además de las utilidades por el 30% de participación accionaria que posee cada comunidad en los hoteles, se transfiere a favor de la población un dólar por cada pasajero que pernocta en el hotel, a cambio de la receptividad, limpieza y orden en el pueblo.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for TAYKA para disfrutar del salar are now closed.