Estaño, retorno a la crisis

Publicado en Negocios

Tagged:

Publi 5

Publicado en fecha noviembre 01, 2011

Tras mantener una racha de precios al alza, el “metal del diablo” sufrió una baja en septiembre, consecuencia de la crisis internacional. Se activa la alarma por las consecuencias que podría traer el desplome sostenido de la cotización del mineral.

La libra fina de estaño rondaba los 11,07 dólares en el London Metal Exchange la primera semana de septiembre, siguiendo la buena racha y una buena noticia para la economía boliviana. Apenas dos semanas después -el 23 de septiembre- la cotización descendió abruptamente en 21%, al registrar 8,66 dólares, suficiente para encender las luces de emergencia del sector minero, tan frágil y dependiente de los caprichos de los mercados internacionales.
El desplome que también alcanzó a otros metales y materias primas fue consecuencia de los crecientes temores sobre el rumbo de la economía mundial ante la falta de planes concretos que alejen la posibilidad de una nueva ola de crisis como la que se vivió entre 2008 y 2009.
Si bien los precios se recuperaron en los días posteriores, la preocupación sobre el sector minero boliviano persiste por cuanto los costos de producción estarían en un punto límite que no soportaría bajas sostenidas como la de septiembre, pudiendo derivar en una drástica desaceleración de la producción y hasta en masivos despidos.
“La caída va a continuar, es una tendencia producto de la crisis mundial y por lo mismo la baja será de largo plazo”, sostiene el analista en temas mineros Roberto Jordán. Y no es un problema sólo del estaño puesto que el riesgo se extiende además a otros minerales básicos y preciosos como el zinc, plomo, los hidrocarburos y productos agroindustriales. “El tiempo de bonanza pasó y el dilema es saber qué medidas tomará el gobierno”, cuestiona Jordán.
Pero desde la acera gubernamental procuran calmar las aguas. “Nuestras operaciones no se rigen por la cotización diaria, sino por el promedio de los últimos dos meses, eso nos da opciones para tomar medidas. En este momento estamos operando con un precio de 10,57 dólares por libra fina”, indica Jorge Zaral Magne, Director Laboral de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol).

EL PRECIO Y EL PELIGRO
DEL EMPLEO
Aunque el “metal de diablo” no es el primero entre las exportaciones bolivianas, su caso es motivo de especial atención por su histórico tránsito entre la bonanza y el abismo. Recuérdese que en noviembre de 1985, pasó de una cotización de 5,40 a 2,35 dólares la LF, valor que no cuadraba con los 10 dólares del costo de producción, lo que condujo a la “relocalización” que dejó en la calle a 24.755 empleados de Comibol en agosto de 1986.
Con características distintas, la crisis financiera internacional de 2008 provocó que la cotización del estaño pase de poco más de 11,56 a 4,79 dólares por LF a fines de diciembre, poniendo en vilo las operaciones puesto que el factor de quiebre era de 5,5 dólares. El eventual recorte –la medida más inmediata que se sopesaba- fue salvado con la aplicación de un Fondo Compensatorio temporal.
A partir de mediados de 2009 los precios fueron subiendo continuamente y en el caso del estaño llegó a rondar los 12 dólares por LF, pero en septiembre pasado vino la baja a 8,66 dólares, activando nuevamente la alarma por la continuidad de las operaciones mineras.
Las miradas se centran en Huanuni, el principal productor de estaño y cuya plantilla no superaba los 600 empleados en 2007 y que ahora cuenta con más de 4.800, lo que implica altos costos de operación. Exviceministros y ejecutivos advirtieron que Huanuni tenía un costo de producción entre 10,34 y 9,13 dólares por cada libra de estaño, lo que -obviamente- complicaba su sostenibilidad.
Sin embargo, Freddy Beltrán, viceministro de Desarrollo Productivo Minero Metalúrgico, salió al paso: “Cuando el promedio anual esté debajo de los 8,50 dólares, habrá motivos para preocuparse por Huanuni”, decía respecto al complejo minero, cuya producción en 2010 alcanzó las 9.750 toneladas que le reportaron ingresos por 40 millones de dólares.
En el sector cooperativo que concentra a más de 65.000 trabajadores -el 83% de la fuerza laboral minera- la baja cotización ya causó alarma. Albino García, presidente de Fencomin, sostiene que la explotación del mineral sólo es posible en un precio internacional de 8 dólares la LF. “Un precio inferior nos obligaría a cerrar”, agrega.
“Los anuncios de desaceleración asiática, la crisis de los mercados europeos y el riesgo del recrudecimiento de la crisis norteamericana marcan una tendencia de precios a la baja. Es necesario asumir acciones urgentes”, insiste Jordán.
Desde el Gobierno se anuncia la posibilidad de estocamiento de minerales en la eventualidad de que la baja sea únicamente coyuntural. Otras propuestas apuntan a introducir recortes a los bonos y primas en las mineras estatales, factores que inciden en los altos costos de producción. De otro modo el Estado se verá obligado a subvencionar las operaciones de empresas deficitarias.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Estaño, retorno a la crisis are now closed.