La vagoneta, ama y señora

Publicado en Negocios

Tagged:

Publi 11

Publicado en fecha enero 24, 2012

El 63,11 por ciento del total de vehículos que hay en el país circula en las ciudades de Santa Cruz de la Sierra, La Paz, Cochabamba y El Alto.

Liderados por las vagonetas, miles de vehículos de transporte terrestre toman las ciudades de Bolivia. Por lo menos 81 de cada 100 motorizados circulan por las calles y avenidas de las nueve capitales de departamento, además de El Alto.
Según el Registro Único para la Administración Tributaria Municipal (RUAT), el parque automotor nacional sumaba, en diciembre de 2010, un total de 961.221 unidades. De ellos, 782.636 (81,42 por ciento) transitaban en las ciudades. Este reporte estadístico fue difundido recién en diciembre de 2011, por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
A esa cifra todavía hay que añadirle la cantidad de vehículos “chutos” legalizados en 2011 por la Aduana Nacional (71.995, según un reporte oficial divulgado por el diario El Deber, el 8 de noviembre pasado).
Además, queda por sumar la cantidad de vehículos ingresados legalmente ese mismo año. El RUAT no reveló ese dato, pero las cifras señalan que el promedio anual de los últimos cinco años es de 84.928. Con todo aquello es posible asegurar que el parque automotor boliviano supera hoy con facilidad el millón de unidades.
Las estadísticas toman en cuenta el registro de vagonetas, automóviles, camionetas, camiones, motocicletas, jeep, minibuses, buses, furgones, quadratracks, trimóviles-camiones, tracto-camiones y unos vehículos denominados “torpedos”.

CIUDADES
Las ciudades de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y El Alto, en ese orden, son las que más vehículos tienen en sus calles y avenidas. Según datos de 2010, en la capital cruceña circulan 220.273; en la sede de Gobierno, 166.632;  en la capital valluna, 139.553; y en la urbe alteña, 80.208.
Son en total 606.666. Esa cifra permite inferir que 63 de cada 100 motorizados (63,11 por ciento) del parque automotor nacional transitan en esas cuatro ciudades o están registradas en ellas.

SU MAJESTAD, LA VAGONETA
La vagoneta es el tipo de vehículo familiar preferido por los usuarios y su primer lugar es indiscutible. Hasta diciembre de 2010 habían registradas 347.590 en todo el país; esta cantidad representa el 36,16 por ciento de todo el parque automotor boliviano. Es decir, 36 de cada 100 vehículos son vagonetas.
Luego vienen los automóviles (205.957), las camionetas (98.591), los camiones (92.139), las motocicletas (72.985) y los minibuses (56.483). Los otros están mucho más atrás.

CARROS ANTIGUOS

En cuanto a la antigüedad de los vehículos, los más viejos son aquellos fabricados antes de 1969. En Bolivia circulan 15.977 de esos carros que salieron de las factorías hace más de 41 años (hasta el 2010).
Según el jefe de la Unidad de sistemas Viales del Gobierno Municipal de La Paz, Eduardo Cortez Lavayén, ya cumplieron por demás su tiempo de vida útil.
“A nivel internacional –dice la autoridad– entiendo que el tiempo de vida útil, para el servicio público, es de 10 años. Nosotros manejamos 16 años, pese a eso nos reclaman algunos reguladores de transporte y aseguran que hay unidades que todavía tienen mucha vida útil, las vemos bien conservadas; aunque están sujetas a inspecciones vehiculares serias”.
La mayoría de las unidades son modelos fabricados entre 1976 y 2000.

¿QUÉ SUCEDE EN PANDO?

¿En qué departamentos hay más vehículos? En base a los datos del año 2010, Santa Cruz da cobijo a 292.721 carros. El segundo peldaño está reservado para La Paz, con 248.489. El tercer lugar lo ocupa Cochabamba, con 223.744. Luego les siguen Oruro (56.341), Tarija (53.668), Chuquisaca (38.591), Potosí (34.427), Beni (13.222) y Pando (18).
¿Pando 18? Sí, así lo reflejan los registros del RUAT. Es que ese departamento es considerado zona franca y, por lo tanto, el registro de vehículos no es obligatorio. El reporte del RUAT, a diciembre de 2010, sólo da cuenta de dos automóviles, nueve camiones, dos camionetas, un jeep, tres vagonetas y un bus.
Entre 1998 y 2000, la estadística pandina menciona la presencia de un solo jeep. Ya en 2001, los datos reflejan la existencia de 21 vehículos;  el pico más alto corresponde al año 2004, con 28 unidades, y luego la tendencia es descendente.

Eduardo Cortez Lavayén,
jefe de la Unidad de Sistemas Viales del Gobierno Municipal de La Paz

“El colapso amenaza a La Paz”

La velocidad promedio de circulación de vehículos en la zona central de la ciudad de La Paz es de  ocho kilómetros por hora, sobre todo en las horas pico. Es una cifra bastante baja en comparación con lo que sucede en otras capitales del mundo, en las que el tráfico vehicular se mueve a razón de 30 a 35 kilómetros por hora.
El jefe de la Unidad de Sistemas Viales del Gobierno Municipal de La Paz, Eduardo Cortez Lavayén, está consciente de que esas cifras muestran un cuadro crítico, pero se mantiene su optimismo a flote. “Colapso significa que no recorran los carros –dice el funcionario–  ahora recorren lento y aún tenemos chance. De ahí la necesidad de implementar el transporte masivo en el eje principal”.
¿Qué soluciones plantea la Alcaldía? La estructura vial está sometida a su máxima respuesta y debe ser alivianada, sugiere Cortez. Algunas medidas ya están en marcha, como la restricción vehicular en las áreas próximas al casco central, en una superficie de 3.957 hectáreas; el ensanchamiento de algunas calles; la edificación de los puentes trillizos y del puente gemelo o la construcción de vías alternas por los alrededores de la ciudad y otras.
La autoridad edil también exige la pronta aplicación de una inspección técnica vehicular seria para sacar de circulación a los vehículos que no cumplan con las exigencias, además del reordenamiento de las 540 líneas de servicio público que pasan por el centro histórico y la necesidad de contar con unidades masivas de transporte público.
Otro elemento que también es analizado es la restricción de ingreso al centro de la ciudad para los vehículos que causen contaminación ambiental y acústica, como sucede en ciudades de Colombia, México, Francia y Suiza.
Según Cortez, las ciudades de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba son polos de atracción para la gente y por ello también acogen a gran parte del parque automotor y lo propio sucede con la vivienda y esto se refleja en la densificación de la población.
Pero hay diferencias que dejan a La Paz en desventaja. Santa Cruz, según Cortez, tiene una mancha urbana más dispersa, su crecimiento es más horizontal que vertical y, por lo tanto, la densidad de la población es mucho más baja. Tiene lotes grandes y las unidades habitacionales son uni o bifamiliares.
Cochabamba también tiene mayores ejes de crecimiento por su topografía; aunque se advierte la presencia de algunos sectores de densificación poblacional y prueba de ello es la construcción de edificios.
En cambio, La Paz tiene problemas desde su topografía. Es una gigantesca hoyada en la que hay enormes sectores en los que la población se aglutina y el crecimiento es generalmente vertical. La concentración poblacional también repercute en el tema vehicular.
Cortez recuerda que en su momento se había planteado la necesidad de que cada unidad habitacional cuente con un parqueo, pero la demanda de los vecinos obligó a pensar en la posibilidad de otorgar un parqueo a dos unidades habitacionales.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for La vagoneta, ama y señora are now closed.