$us 9.000 millones Récord con gas y minerales

Publicado en Economía

Tagged:

Model 3

Publicado en fecha enero 04, 2012

Las exportaciones van por un nuevo récord histórico. El 83% de las ventas proviene de los hidrocarburos y los minerales. Los productos agroindustriales y manufacturas crecen poco o caen. Tras el hito está
la “reprimarización”, altamente dependiente de los precios internacionales y posibles crisis económicas.

Los récords no cesan en la economía boliviana y más precisamente en su sector exportador. Conocidos los datos de octubre, las proyecciones apuntan a que las ventas de este año alcanzarán los 9.000 millones de dólares, valor tres veces superior del registrado en 2005 cuando Evo Morales se aprestaba a asumir el gobierno. Pero tras la gran cifra no existe un esfuerzo, sino la consecuencia del factor precio sobre los hidrocarburos y los minerales que representan el 83% de las divisas recibidas este año por Bolivia.
“La buena noticia –desde el punto de vista cuantitativo- es que vamos de récord en récord, pero este panorama optimista tiene su contrapartida cuando advertimos una preocupante tendencia a la ‘reprimarización’ de nuestras exportaciones basadas en recursos naturales no renovables, extractivos, sin valor agregado, que nos puede llevar a una altísima dependencia de los precios internacionales”, advierte Gary Rodríguez Álvarez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).
A octubre pasado, las exportaciones bolivianas registraron un valor de 7.511 millones de dólares, superior en 539 millones a las ventas de la gestión 2010. De todos estos ingresos, el 45% (3.344 millones de dólares) proviene de la venta de hidrocarburos, el 38% (unos 2.885 millones) de la exportación de minerales liderizados por la plata, y el restante 17% (1.282 millones) del grupo de no tradicionales compuesto por productos agroindustriales y de manufacturas.
La otra cara de la medalla constituyen los sectores de la agroindustria y manufacturas cuyas ventas por volumen y valor exponen descensos importantes como las confecciones (33%) y el azúcar (72%) en el periodo enero-octubre del presente año.
RETORNO AL VIEJO PERFIL
La ‘reprimarización’ no sólo es materia de preocupación para Bolivia, sino para el conjunto de la región al establecerse el marginamiento de la industria manufacturera y su oferta frente al galopante paso de los commodities, beneficiados por una coyuntura de altos precios, fruto de la demanda de insumos de parte de las economías emergentes.
El año 2000, las exportaciones bolivianas alcanzaron 1.246 millones de dólares con una composición casi equilibrada entre ventas tradicionales (48%) y no tradicionales (52%). En ese entonces la soya y sus derivados significaban el 25% de la totalidad de las ventas.
Pero la ruptura vino en 2004, justo cuando las ventas bolivianas superaron la barrera de los 2.000 millones de dólares y los productos tradicionales ya contaban con una participación del 60%, tendencia que fue creciendo hasta el 83% actual, gracias a las altas cotizaciones de los minerales y el gas natural, protagonistas de estos picos históricos.
Y esta crecida es consecuencia de un efecto precio, pues mientras el valor de las ventas muestra un crecimiento del 30%, el volumen se expande en apenas 4% esencialmente en productos tradicionales, situación contrapuesta al grupo de no tradicionales cuyo valor cayó en 4% y el volumen en 26%, los niveles más bajos del último quinquenio.
Lo anterior es posible advertir cuando se establece que las exportaciones de soya y sus derivados crecieron en apenas 100 millones de dólares desde 2008, en tanto que las maderas y sus manufacturas decrecieron en 20%; el girasol y sus derivados en 54%; la joyería en 43%; y el azúcar y derivados de la caña de azúcar en 65%.
Esto debe llamarnos a la preocupación –reflexiona Rodríguez- porque: o se está produciendo menos y por lo mismo la oferta exportable ha bajado, o probablemente este comportamiento está relacionado a las restricciones aplicadas al comercio exterior de varios productos agroindustriales.
El panorama se pinta totalmente distinto entre los hidrocarburos y minerales. Las ventas de gas natural alcanzaron el mes de octubre un valor de 3.343 millones de dólares, casi un 15% más que hace cuatro años, aunque los volúmenes no presentan un crecimiento sustantivo. El valor de las exportaciones de minerales, en cambio, creció en más de 1.200 millones de dólares (70%) en el último cuatrienio, producto de la buena racha de precios para el conjunto de metales. De mantener una participación del casi el 20% sobre el valor total de la oferta exportable boliviana a fines de 2005, los minerales representan hoy casi el 40%.
“Más del 80% de las ventas se explican o tienen su fundamento en la venta de productos primarios que nos hacen vulnerables a un eventual desequilibrio económico internacional. Esto ya lo vivimos el 2009 cuando la crisis económica financiera provocó que las exportaciones se derrumbaran en 1.500 millones de dólares producto de la caída de los precios del sector tradicional; es decir, minerales e hidrocarburos”, apunta el ejecutivo del IBCE.
La preocupación del IBCE también fue asumida recientemente por el FMI a través de un estudio en el que establece que como región exportadora de materias primas, América Latina se ha beneficiado significativamente del auge de precios de las materias primas de los últimos 10 años. Sin embargo, ante la posibilidad de una nueva recesión mundial, cabe preguntarse qué pasaría si este auge se convirtiera en una caída.
“América del Sur depende hoy de las materias primeras tanto (o más ) que 40 años atrás, siendo las exportaciones de bienes básicos aproximadamente 10% del PIB en 2010”, indica el estudio que alerta sobre la vulnerabilidad ante un desplome de los precios de los commodities.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for $us 9.000 millones Récord con gas y minerales are now closed.