¿PODRÁ?

Publicado en Política

Tagged:

Model 5

Publicado en fecha febrero 23, 2012

Hermosísimas tensiones revolucionarias, dice el vicepresidente García Linera, mientras la oposicion sigue de capa caída,
el gobierno recompone fuerzas para
la reelección, mejoran las relaciones con EE.UU. y prevalece el narcotráfico a las incautaciones de droga.

La banca crece al 20% y gana como nunca: 891 millones de dólares desde el cambio de régimen; la mora en los créditos es la más baja en años y si le va bien a la gente les irá mejor a los empresarios, aseguran estos; las exportaciones mineras rondan los 3.400 millones de dólares y aunque en regalías e impuesto dejan sólo 436, hay derrama en salarios e insumos; y la inversión petrolera 2012 apunta a 2.050 millones, no obstante que el 2011 sólo se ejecutó 1.200 de los 1.800 presupuestados.
Este año “va a ser muy similar al anterior”, augura el presidente de los banqueros, Kurt Koenigsfest, que el 2011 batieron otra marca en utilidades: 212 millones. “La economía en general está pasando un muy buen momento, seguramente todos los agentes económicos van a tomar ventaja de eso”, se felicita en febrero.
A mediados de enero, un significativo sector empresarial que incluye a la agropecuaria cruceña acordó con el gobierno un pacto de productividad, mientras las manufacturas exportadas han batido récord: 2.200 millones de dólares, entre los que figura otro año bueno para los soyeros (630 millones en ventas al mercado externo).
La pobreza está disminuyendo, de acuerdo a cifras oficiales que estiman una reducción de medio millón de pobres moderados y otro tanto de extrema pobreza, aunque todavía la mitad de la población se debate entre uno y otro drama, caldo de cultivo para la reelección el 2014: el “voto duro” del régimen populista reside en el segmento de los de abajo, desengañados o no.
Desde el 2006, la renta petrolera ha sobrepasado  la nunca vista suma de 12.400 millones de dólares, que aún en esa dimensión es sólo una parte de lo que ha venido administrando el Estado Plurinacional y su inmediato antecesor, el de la última fase republicana, en cuyos estertores (2001-2005) esa renta fue apenas 1.600 millones.
Literalmente, en el nivel estatal y municipal hay recursos, dinero a manos llenas, pero no se los ejecuta: “Pese a tener mucha plata en caja y el banco, por lo menos más de 1.000 millones de dólares, no llegan a gastar”, reprocha el presidente Evo Morales a los alcaldes reunidos en Cochabamba. El mismo gobierno central arrastra problemas de ejecución presupuestaria (de 2.400 millones presupuestados para inversión, sólo se ejecutó 1.600, según la Fundación Milenio).
Y a pesar de las trabas y los berrinches,  las relaciones con EE.UU. mejoran lentamente,  y aún los negocios cuestionados están en alza: el narcotráfico prevalece pese a las incautaciones de droga (pero no la detención de muchos peces gordos) y los cocaleros extienden su frontera cultivable.
Y si el régimen redobla su entusiasmo, la reserva amazónica-andina del Isiboro Sécure será sólo un recuerdo partido por una carretera, denunciada por sobreprecio e impugnada por los indígenas que la habitan.
Por lo demás, el contrabando es un negocio redondo como lo prueba el perpetrado con los  combustibles por los pueblos de fronteras, y el centenar de miles de autos legalizados, luego de su internación irregular y otros 8.000 robados por devolver a países vecinos.
Así, buena parte de las condiciones “materiales” parecen estar dadas para la reproducción del poder dentro de 33 meses. Pero quizá no todas las subjetivas: un “sujeto revolucionario” con demasiadas exigencias, los movimientos sociales carcomidos por el prebendalismo y un líder que al ser una de las mayores características del proceso, se muestra asimismo como uno de sus grandes obstáculos, debiendo luchar contra sí mismo.
EL ANTÍDOTO
El recetario de fórmulas ha sido planteado entre diciembre y enero recientes, a partir del espanto producido por el desgaste de dos años.
Erosión que comenzó con el triunfalismo y la soberbia del 64% logrado el 2009, la ruptura con los “sin miedo” y el consiguiente bajón de las municipales 2010; el gasolinazo con que terminó el año y comenzó otro con el narco-general infiltrado en la inteligencia estatal (pese al sobreaviso), paralelo al desengaño con Chile y una demanda marítima internacional que no prospera; las sucesivas denuncias sobre el subimperialismo brasileño que derivaron en sindicaciones contra la constructora OAS, el gran conflicto nacional de “los Tipnis”, la represión en Yucumo, las muertes en Yapacaní, y el riesgo de choques entre indígenas –para aumentar el pavor del régimen a más enfrentamientos.
Las medicinas y el tratamiento se reducen, bien mirados, a tan pocos pero esenciales ingredientes, que asombra la incapacidad para haberlos recetado antes y administrado a tiempo:
Reformulación de las metas y horizonte para superar el estancamiento, los desvíos, la desaceleración – ¿cuán consistente será el proceso de cambio el 2014?–. Cohesión a fin de rearticular con los engreídos movimientos sociales por medios no prebendales, pero sobre todo para neutralizar la lucha interna entre facciones de cúpula por la próxima Vicepresidencia (o la misma Presidencia, desplazando al líder; no importa que el tiempo, por ahora, no sea propicio). Reducir la confrontación; exponer menos al líder centralizando lo estratégico y desconcentrando lo operativo.
Finalmente, recomponer el Gabinete, reciclando a alguno que, sin riesgo de convertirse en el tercero en discordia, haga los contrapesos para evitar el empoderamiento del relativo vencedor en la carrera por la re-Vice, supuesto que su adversario está en la lona, víctima de sus temores en Yucumo.

¿SERÁ?
Con un Presidente de raíz indígena y rasgos mestizos que denotan sus apellidos sincréticos, y que hace rato ya entró a la historia por protagonizar la mayor presencia india en el Estado y revertir la participación social en el reparto de la renta nacional –lo cual no garantiza que salga de los anales patrios con menos talante por errores propios, atribuidos o asimilados– el asunto es si hay la capacidad para digerir el recuento de errores, asumir el diagnóstico, considerar los riesgos de las perspectivas y actuar en consecuencia.
Todo frente al gusanito de los deseos, la soberbia campante, la complacencia ante el halago, el cuasi-endiosamiento, el caudillismo dañino, la condescendencia al culto de la personalidad y todo eso que favorece la autocracia, y al final la anula por extinción paulatina del mismo sujeto que la aplica.
Es decir: la incoherencia frente a lo razonablemente trazado, la necesidad de abrir espacios para el debate y la tolerancia, recobrar la pluralidad perdida y el espíritu de la democracia en la revolución y la cultura.
Dificultades adicionales: incapacidad de compatibilizar el más crudo y multidiverso capitalismo “cholo” –popular según Pablo Stefanoni–, con las corrientes comunistas y comunitarias manifestadas por facciones del régimen (el decano PC en las minas y algunos ministerios, por ejemplo) que postulan la proletarización de los emprendedores, entre otros, el caso de los cooperativistas mineros o los cuentapropistas sin beneficios sociales; o la integración de modalidades económicas comunitarias que van desde lo ancestral hasta las formas salvajes de la expansión de la frontera agrícola para el cultivo de cocales.
¿Podrá el líder establecer un esquema más abierto, plural, y democrático? ¿Necesita el proceso una nueva cabeza y un nuevo partido?

SIN CONTROL

El gobierno, su Asamblea Legislativa, los órganos de poder que controla, forman parte de la logística de una estrategia condicionada y determinada por relaciones y estructuras de poder, que escapan al control y las propias limitaciones del gobierno y de la Asamblea Legislativa. Está en curso la expansión del modelo extractivista, está en curso la ampliación de la frontera agrícola, en contra de los territorios indígenas, parques y la madre tierra, está en curso la restauración del Estado-nación, liberal y colonial, en contra del mandato constitucional de construir un Estado plurinacional comunitario y autonómico. Esta es la decisión tomada; la ley de consulta inconsulta y depredadora, además de extemporánea, es un dispositivo más en este engranaje entreguista y extractivista. Raúl Prada, ex constituyente, ahora disidente.

UNA BANCA PRóSPERA

No tanto como la banca venezolana, que creció al 36 %, la banca boliviana se precia de tener indicadores de prosperidad que la elevan a los máximos peldaños de la rentabilidad nacional: el 2010 los bancos sumaron ganancias por 162 millones de dólares y durante la última gestión acumularon 212,8 millones, informó Leny Valdivia, la máxima Autoridad de Supervisión de Sistema Financiero.
Durante la presentación de resultados de la banca al 31 de diciembre del 2011, el presidente de los banqueros agrupados en Asoban, Kurt Koenigsfest, resumió los principales logros: con 550 oficinas, 14 mil empleados y 1,100 cajeros automáticos,  la totalidad de los bancos obtuvo rendimientos de casi el 20% sobre su capital; tiene una mora del 1.7% –el 2002 fue del 17%– lo que significa que el cumplimiento de deudas es de casi el 98%; una colocación de créditos (cartera) que suma casi 6.700 millones de dólares y captaciones del público por 9.100 millones. Los datos de la ASFI son aún mayores para todo el sistema de intermediación financiera:

Comparte este articulo

No Comments

Comments for ¿PODRÁ? are now closed.