Casa Fusión, un hostal de cinco estrellas

Publicado en Turismo

Tagged:

Publi 2

Publicado en fecha abril 18, 2012

La zona de Sopocachi, en La Paz, vio nacer una pastelería y el negocio creció hasta convertirse en un hogareño sitio de hospedaje.

El negocio de una pastelería ayudó a Ernesto Thaine Otero y a su esposa Ximena Ruiz a amasar una idea que finalmente salió del horno el 1 de diciembre del año pasado, cuando inauguraron el hostal Casa Fusión que ofrece una atención propia de los hoteles cinco estrellas, en el barrio de Sopocachi de la ciudad de La Paz, a una cuadra de la plaza España.
El olfato emprendedor de la familia Thaine Ruiz empezó a dar sus primeros pasos hace 12 años, con la apertura de la pastelería “Coconut”, en el inmueble que Ernesto y sus hermanas habían heredado de sus padres. La construcción data de 1950. Él y Ximena compraron las tajadas de las hermanas y decidieron probar suerte en el mundo de los negocios.
Ernesto, de 47 años, dejó archivados sus estudios en Comercio Exterior y se metió de lleno en el rubro de los servicios. A la pastelería le siguió un pequeño restaurante. Luego vendría el desafío del hostal.
Tanto Ernesto como Ximena se declaran aficionados a la arquitectura y a la decoración, una inclinación que se complementaría con sus planes.
“Vimos que podía ser interesante –dijo Thaine– tener un pequeño hotel. Inicialmente pensamos en algo sencillo, pero como se daban las cosas lo fuimos convirtiendo en un hotel boutique; veíamos que era más atractivo y había demanda”.
Confiesa que desde el momento en que la Gobernación de La Paz les otorgó la autorización de funcionamiento, las cosas marcharon bastante bien.

CINCO ESTRELLAS
Casa Fusión es un hostal ubicado en una zona tranquila, a salvo del bullicio y el caos del centro de la ciudad, pero tampoco demasiado alejada del centro financiero y comercial paceño.
El color blanco hueso predomina en las instalaciones de tres plantas. Cuenta con 13 habitaciones: cuatro simples, seis ejecutivas o matrimoniales, dos dobles y una en suite.
Las habitaciones son amplias, cómodas, iluminadas y alfombradas, y cuentan con televisión por cable, baño privado y agua caliente. Los huéspedes también pueden hacer uso de los servicios de lavandería, room service y una cafetería-restaurante.
Los ejecutivos que deseen trabajar tienen a su disposición internet, instalaciones eléctricas seguras para el trabajo en computadoras, servicios de impresión y fotocopiado; incluso hay escritorios con lámparas en las habitaciones.
También se dispone de un salón con una capacidad que puede ser acondicionada para distintas actividades, ya sea como auditorio (para 30 personas), mesa de reuniones (24) o aula (20), con todos los servicios para trabajar con comodidad.
Ernesto calcula a grandes rasgos que la mayoría de su clientela es extranjera (60 por ciento), sobre todo representantes de instituciones internacionales que tienen sus oficinas en la zona de Sopocachi.

¿POR QUÉ FUSIÓN?
El nombre del hostal viene precisamente de la pretensión de los propietarios de fusionar estilos arquitectónicos con estilos decorativos, donde predomina lo escandinavo, en una casa construida inicialmente con piedra y adobe, a mediados del siglo pasado. Se observan, por ejemplo, muebles modernos que conviven con otros clásicos. También se observan algunos detalles rústicos.
Además, hace notar Ernesto, en el hostal se percibe una fusión de culturas y al ser un sitio pequeño, se trata de hacerlo más amigable para contactarse con los clientes hasta conocer, incluso, sus gustos y necesidades.

HOTEL BOUTIQUE
El propietario de Casa Fusión explica que el término “hotel boutique”, que de alguna forma ha incorporado a su empresa, no está bien definido en la categorización que maneja la Gobernación de La Paz.
Dice que de la información que pudo recoger de distintas fuentes, un lugar de hospedaje de ese tipo tiene pocas habitaciones, funciona en un inmueble antiguo y presta los servicios de un establecimiento de cinco estrellas.
“Creo que cumplo con esos requisitos. Si bien no tengo esa categoría, porque no existe en Bolivia, la Gobernación me ha dado la categoría de hostal de cinco estrellas. De acuerdo a  la norma, para ser hotel hay que cumplir con cierta cantidad de habitaciones, si no me equivoco entre 15 y 20. Era preferible ser hostal de cinco estrellas que hotel de una estrella”, bromea Thaine.

CON AROMA FAMILIAR
La cafetería sirve desayuno y almuerzo con menú ejecutivo y atiende tanto a huéspedes como a personas que están de paso por el barrio.
En el caso del desayuno, los aromas que salen de la pastelería no causan molestias entre los hospedados; todo lo contrario.
Ernesto relata: “En un principio decía: ‘¡Qué vamos a hacer con el olor!’. Pero, resulta que la gente que ha percibido el aroma de la pastelería dice: ¡Humm!; le agrada porque hablamos de aromas ricos que a veces impregnan un poco el ambiente. Algunas personas me han dicho que el lugar tiene olor familiar”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Casa Fusión, un hostal de cinco estrellas are now closed.