Mar clausurado, gas disponible

Publicado en Política

Tagged:

Model 6

Publicado en fecha abril 17, 2012

La anunciada demanda ante el tribunal de La Haya sigue en consideración de las autoridades de Gobierno que determinarán el momento oportuno de su presentación.

A un año de la anunciada demanda marítima boliviana ante tribunales internacionales –que Chile asume como  una inviable judicialización y multilateralización del conflicto, contraria a la negociación bilateral–, la retrasada formalización de este reclamo, corriendo contra el tiempo y la eficiencia gubernamental, tiene aún diez meses para concretarse, si el gobierno del presidente Evo Morales no quiere violar la misma Constitución que promulgó en octubre del 2008.
Los cuatro años fijados por la carta magna para denunciar y/o renegociar los tratados internacionales contrarios al texto constitucional, vencen el 22 de enero del 2013, según el texto constitucional, que reivindica el derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio “que le dé” acceso al Pacífico y su espacio marítimo, con soberanía.
Sin embargo, de las premuras oficiales y de las consultas hechas a expertos internacionales para sustentar la demanda, hasta ahora el avance es sólo “significativo”, y no ha sido presentado en La Haya, Holanda, sede de las cortes y tribunales internacionales de justicia sobre tratados territoriales.
Según reporte de la  Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) en vísperas del Día del Mar, el avance “está en consideración de las autoridades que determinarán el momento oportuno de su presentación”.
Pero de acuerdo a otros observadores cercanos a la Cancillería boliviana, el trabajo es modesto y probablemente no se ha redactado, esencialmente, mucho.
No solamente por lo que pueda ser presentable en los tribunales sino porque no se ha descartado la presión, bilateral o no, para intentar obligar a Chile a retornar “en serio” a las negociaciones que se mantuvieron desde el 2006 entre los presidentes Morales y Michelle Bachelet, hasta que con el mandato del sucesor chileno, Sebastián Piñera, el gobierno boliviano se desengañó de las gestiones, pateando el tablero bilateral.
Lo hizo, ciertamente, en un golpe de timón dado el 23 de marzo del 2011, en el contexto de un fuerte desgaste por el resistido gasolinazo del 2010 y la infiltración del grupo de un narcogeneral de policía infiltrado en la más alta esfera de seguridad del Estado, dos de muchos factores que han ido erosionando la credibilidad, confianza y seriedad del régimen.
Desgaste que, coincidentemente, afecta también ahora al presidente Piñera, con elecciones presidenciales en noviembre del 2013 y con una favorita que puede reverdecer, salvando nuevos “bluffs”, las ilusiones bolivianas: Bachellet, otra vez.

JUICIO O NEGOCIACIÓN
Algunos de los sinónimos españoles del “bluff” inglés son: fanfarronada, baladronada, jactancia, apariencia, desilusión. Para un bien informado segmento del círculo del servicio exterior, uno de ellos debe estar rondando entre los responsables de la demanda.
Más aún ante la proximidad de la Asamblea de la OEA a realizarse en Cochabamba, donde Bolivia querrá obtener una declaración favorable a la reivindicación marítima –similar a la ya famosa de 1979, cuando se planteó el tema marítimo como un asunto hemisférico– a fin de contar con dos instrumentos que le permitan, bajo la “amenaza” de concretar la judicialización del conflicto, obligar a Chile a seguir negociando la agenda de 13 puntos, superada la confusión de que un ministro la había reducido a 12, eliminando la esencial.
El escenario adverso es la posibilidad de que, pese a las presiones, Chile no se sienta “acorralado”, no se someta al diálogo y exija: “pidan a Bolivia que retire su amenaza de juicio”. Resultado: virtual “fojas cero”,  escaso avance, todo como estaba antes del “desengaño”  del 23 de marzo pasado.
Otras posibilidades menores: declaración hemisférica que acerque a los países para volver a discutir una agenda con más posibilidades. O dejar todo como está y seguir impulsando/resistiendo la demanda.

EL LOBBY CHILENO
Por lo pronto el canciller Alfredo Moreno encabeza los preparativos ante una posible demanda: “Preferiría que se privilegiara el diálogo. Sin embargo, si la demanda se presenta, Chile va a hacer valer sus derechos ante los organismos internacionales a los que recurra Bolivia”.
A sólo tres meses de la Asamblea, Chile intensifica también gestiones para obtener el respaldo de otros países en la OEA a su modo de encarar el problema. En la cumbre de Caricom, realizada en Surinam, habría logrado apoyo de Haití y Trinidad y Tobago, entre otras naciones, mientras que el presidente colombiano revirtió un inicial apoyo a la demanda boliviana, gestionada por Evo Morales en una reciente visita a Cartagena.
El presidente Juan Manuel Santos, aclaró que había recomendado a Morales evitar las “instancias internacionales” para solucionar el diferendo marítimo entre Bolivia y Chile.
Respecto al conflicto con Perú por el mar territorial de Arica, Chile espera que La Haya fije la fecha de los alegatos del juicio que enfrenta ante Perú, etapa que se concretaría en noviembre o diciembre, de acuerdo con La Segunda, de Santiago (RC).

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Mar clausurado, gas disponible are now closed.