Padre desesperado

Publicado en Variedades

Tagged:

Publi 4

Publicado en fecha abril 18, 2012

Touch la esperada serie de Fox que sorprende al mundo.

Apuesto, galante y con una mirada penetrante, Kiefer Sutherland interpreta en la serie “Touch” al padre de un niño que tiene el don de predecir y hasta de trastocar el futuro con sus predicciones numéricas.
Después de haber grabado ocho temporadas y una película producida especialmente para la televisión, “24: Redemption”, Sutherland (Londres, 1966) habló con Efe, durante una visita a Madrid, de cómo se ha metido en la piel de un padre desesperado que lucha por comunicarse con su hijo.

LA CUERDA ROJA DEL DESTINO.
En la historia de “Touch”, serie que Fox International estrenó en todo el mundo, hay dos aspectos claves: la capacidad extraordinaria de un niño autista de leer el futuro y la leyenda china de “el hilo rojo del destino”.
La frase madre de esa ficción de trece episodios reza: “Todos estamos interconectados. Nuestras vidas están unidas de una manera invisible a las de otras personas cuyo destino está conectado con el nuestro”.
Esa máxima se inspira en “el hilo rojo del destino”, una antigua creencia china que sostiene que los seres humanos están interconectados entre sí y, a su vez, con su destino a través de un invisible hilo rojo.
Teniendo en cuenta esta poética visión del destino, el actor británico comentó que “en la vida real pudiera ser” que los seres humanos están conectados y que el destino pueda predecirse y cambiarse.
Sutherland barajó la posibilidad de que en este mismo momento haya “miles de millones de hilos rojo en el mundo” y la gente “está conectada”.

EL FUTURO EN CIFRAS.
En “Touch”, el ganador de un Emmy y un Globo de Oro como mejor actor por “24” se mete en la piel de Martin Bohm, un padre muy normal que está preocupado por su hijo, Jake Bohm (David Mazouz), un niño autista de once años que no habla desde la muerte de su madre en los atentados del 11-S.
Sin articular una palabra y con números, el niño (David Mazouz) trata de comunicarse con los adultos, y especialmente con su padre, pero los sorprende a todos con su don y no le entienden.
“David Mazouz (Jake Bohm) es el encargado de romper el hilo rojo del destino. él consigue cambiar el destino (de las personas) a través de sus predicciones del futuro con números”, en especial con las combinaciones que realiza con una cifra: el 318, explicó el hijo de Donald Sutherland.
A su vez, “el niño lucha por comunicarse con su padre intentando que no ocurran desastres”, pero siempre a través de números.

EL AMOR ROMPE BARRERAS.
Martin Bohm (Kiefer Sutherland), por su parte, ha cambiado su trabajo bien remunerado y considerado socialmente por otro más precario, para así tener más tiempo para atender a su hijo; pero se tendrá que enfrentar a las autoridades, que tratarán de quitarle la custodia.
Gugu Mbatha-Raw, estrella británica del corto de J.J.Abrams “Undercovers”, y el veterano actor estadounidense Danny Glover encarnan el lado gubernamental que va a evaluar si Sutherland (Martin Bohm) es el padre que necesita un niño tan especial.
Mbatha-Raw interpreta a Clea Hopkins, una trabajadora social de la institución Child and Family Services, y Glover, a Arthur Teller, un profesor de niños superdotados.

SIEMPRE HAY ESPERANZA.
Aunque los desastres con víctimas son la técnica habitual de las predicciones del niño, “Touch” deja un espacio a los aspectos positivos de la vida como el amor.
La serie “cuenta una historia sobre la esperanza en una sociedad en la que los acontecimientos horribles influyen a nivel global”, insistió el actor de “Melancholia”.
La esperanza reside en la creencia de que “la gente está en contacto; unos con otros, se conectan a través de un hilo rojo que puede ser roto” y, por tanto, un destino horrible puede ser cambiado.
Creada por Tim Kring, guionista y productor de “Héroes”, esta serie producida por 20th Century Fox Television aborda un largo número de temas “como la familia, la fe, la comunicación, el lenguaje, la religión y el respeto por el prójimo”, explicó el actor de “Algunos hombres buenos”.
Desde la perspectiva siempre poética y mítica, “Touch” hace gala de una mezcla de varios géneros: “drama, misticismo, misterio y acción”, para abordar con armonía temas tan delicados como los criterios de evaluación de la tutela de un menor y las creencias milenarias de Oriente desde un punto de vista occidental.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Padre desesperado are now closed.