AGONíA EN TIERRA

Publicado en Negocios

Tagged:

Model 5

Publicado en fecha junio 08, 2012

Reducida a casi nada en tierra, a punto de quedar sin licencia y ser declarada en quiebra “fraudulenta” o del tipo que más convenga a los interesados, la otrora mayor línea aérea boliviana se consume sin salvataje a la vista tras el desastre al que habría sido precipitada desde el 2010 por su ex presidente, Humberto Roca

Con último paradero conocido en Miami, Roca está oficialmente acusado también desde hace 17 meses, de enriquecimiento ilícito, que las autoridades intentan extender a su entorno familiar.
Ni el resto de accionistas, ni el gobierno, ni otro posible inversionista –el último interesado, Willian Petty, anunció el sábado 19 pasado su retiro de las negociaciones–, han encontrado la fórmula adecuada para revertir la agonía de la empresa, que acumula deudas por hasta 300 millones de dólares, una carga que nadie quiere compartir.
Lo que queda de su cada día más disminuido patrimonio: 524 inmuebles y más de 50 vehículos, está preventivamente anotado en favor del Estado.
Pese a sus expectativas,  los 1.200 trabajadores de AeroSur, se verán así en la necesidad de contentarse con lo que sus abogados logren o el Ministerio de Trabajo pueda conseguirles en pago de sueldos devengados (siete meses en Santa Cruz y cuatro en La Paz), beneficios sociales y aportes de jubilación, una vez que el ministro Daniel Santalla  anunciara el pasado lunes 21, que se encuentra a la espera de informes “para intervenir”.
Quizá mejor suerte corran cientos de pasajeros engañados: Para  el ministro Vladimir Sánchez, la declaratoria de “quiebra fraudulenta”, puede garantizar la devolución del dinero gastado en la compra de boletos aéreos a diferentes destinos.
Sin representación legal ni ejecutiva: “nadie da la cara por la empresa”, según la Autoridad de Transporte (ATT), los altos funcionarios aumentan la expectativa con anuncios de parsimoniosa intervención, mientras se cumplen procedimientos y plazos, uno de los cuales –el cese de la licencia de operaciones– vencerá en tres meses. La última semana, la empresa ha pedido su suspensión temporal.
Hasta hace un año y medio, AeroSur “estaba valuada en 100  a 200 millones de dólares porque tenía rutas consolidadas, un mercado establecido y un prestigio. Ahora, la empresa no vale nada”, dijo Humberto Roca la primera semana de abril.
Fue la última serie de declaraciones suyas (desde Miami o Santa Cruz, según un discado sospechoso de su abogado Jorge Valda en una entrevista en vivo desde La Paz) que siguieron a los estertores de la empresa, paulatinamente asfixiada en el curso del mes por deudas, imputaciones de sus socios y los efectos de la falta de ingresos, congelados por el Estado, junto con la progresiva suspensión de vuelos y la insatisfacción oficial ante los planes de salvamento.
Atrás quedaban cifras récord como los 26 vuelos diarios en 11 aviones alquilados, los 12.000 pasajeros por semana en el país (42% del tráfico total doméstico) y 7.900 pasajeros semanales en vuelos internacionales, cifras que comenzaron a descender con la irrupción de la estatal BoA el 2008, promocionándose a precios de dos por uno, y ahora tiene que atender a la ex clientela de AeroSur, con vistas a convertirse  en un nuevo cuasi monopolio, dado el alcance minoritario del TAM, Aerocon y Amaszonas.

“DESFALCO” Y “EXILIO DORADO”
El actual presidente de AeroSur, Sergio Sanzetenea Dimoff, medio hermano de Roca y que lo relevó interinamente desde mayo del  2011, y oficialmente desde el 3 de diciembre pasado, luego que éste abandonara Bolivia, sostuvo hace dos semanas en una entrevista con El Deber en Buenos Aires, donde reside, y remarcó tres aspectos:
La acusación de “estafa”, de abuso de confianza, por parte de Roca en AeroSur, de la que habría extraído/transferido 37.2 millones de dólares en las últimas gestiones: a fines del 2010 se detectó “un desfalco en el que no participaron los accionistas y del que el directo responsable es Humberto Roca”, afirmó Sanzetenea, aclarando que no retorna a Bolivia por “falta de seguridad”.
La salida del país, al no presentar pruebas sobre sus sindicaciones a ministros por corrupción: “Está en un exilio dorado que preparó a propósito cuando se vio descubierto. Si hasta se peleó con las principales autoridades de gobierno para buscar una excusa y fugarse del país”.
El origen de los capitales de Roca: “tendría que aclarar de dónde sacó el dinero para comprar acciones. Toda la gente en Bolivia sabe que él es un exconvicto y que ahora es prófugo de la justicia. Sería bueno que demuestre con papeles cómo adquirió las acciones; el jugó a entrampar a la compañía, pero fue descubierto y se fugó”.
Era la referencia al dinero que Roca disponía en 1992 para crear AeroSur junto al ex banquero Jorge Córdova, entonces ejecutivo de BancoSur, recurriendo los socios a siete millones de dólares en créditos vinculados (con garantía de sólo tres millones), según recuerda el diario estatal Cambio, y que causaron la intervención de ese banco en 1994 y su posterior liquidación.
Humberto Roca Leigue, un ingeniero civil, que en los años 90 aprovechó la larga debacle de otra aerolínea “bandera”, el LAB (Lloyd Aéreo Boliviano, comprado por la VASP en 1995 y por el Grupo Garafulic el 2001), para posicionar AeroSur, admitió en junio del 2010 que estuvo en prisión en un proceso contra banqueros, pero sostuvo que salió “absuelto en todas las instancias” del juicio que le iniciaron.
Roca que, según la ministra anticorrupción, Nardy Suxo, había revelado tener una fortuna de 50 millones de dólares, era investigado entonces, además de presunto “enriquecimiento ilícito con afectación al Estado”, por la forma en que llegó a adquirir AeroSur. Su descargo al ABC Color de Paraguay, a fines del 2010 fue el siguiente:
“Compré aviones 727 que ya no vuelan, fui a México… a unos narcotraficantes que no sabía a qué se dedicaban. Me enteré lo que eran cuando fui donde el abogado a pedir que hiciéramos un juicio a estas personas porque no nos habían entregado los aviones… El abogado no se animó y eran de Cuernavaca. Después de eso pasamos por Mexicana, que vendía sus aviones… compramos seis y empezamos nuevamente a trabajar”, según la reproducción del diario digital Erbol.
Desde entonces,  previa anotación preventiva de bienes y posterior relevo (que el entonces Director de AeroSur, Carlos Meyer, anunciara el 11 de mayo del 2011), un año después que Roca lanzó sus acusaciones a los ministros,  se registró la presunta fuga del país, supuestamente primero a España y luego a Miami, para reponerse de una enfermedad, sin que al parecer haya retornado.
El 4 de abril pasado,  Roca se quejó en La Razón: “Hace 17 meses me despojaron del 70% de las acciones de AeroSur y ahora sólo soy propietario del 7%. Los supuestos dueños se apropiaron de mis acciones de forma ilegal, por eso les inicié un proceso legal. Ellos dicen, no sé si es verdad, que tienen un acuerdo con el Gobierno, que si me botaban de la firma recibirían todos los beneficios de la empresa”.
Pero el 4 de diciembre pasado, a sólo horas de haber sido desplazado por Sanzetenea, Roca explicó a El Deber que sus acciones estaban puestas a nombre de su hermanastro. “Están a su nombre desde que yo las adquirí, porque quería proteger a AeroSur y lo consideraba a él parte de la familia, pero hoy, incluso mi abogado está de su lado. Entre los dos han decidido que él sea el dueño…”
Sanzetenea confirmó su predominio hace dos semanas: “Según la certificación del registro de comercio de Bolivia, Fundempresa, desde el 2 de enero de 1998 Sergio Sanzetenea Dimoff, que soy yo, es el titular del 51% de las acciones de AeroSur y eso quedó refrendado en la junta de accionistas realizada el 3 de diciembre de 2011, cuando fui nombrado presidente; todos pueden verificar que esta certificación probatoria la emitió Fundempresa el 25 de enero de 2012”.

ACREEDORES, EMPLEADOS Y LOS OTROS
En una caída en la que el Estado corre el riesgo de perder  por doble partida –cuestionada como quedó la autoridad de Transportes por las imprevisiones de un caso que empezó a peligrar hace cuatro meses y la eventualidad que el valor de los bienes anotados no alcance para pagar la enorme deuda al Fisco–, el derribe de AeroSur amenaza con dejar un tendal de damnificados, entre decenas de acreedores, 1.200 trabajadores, 5.000 empleos indirectos y 2.000 pasajeros perjudicados  por vuelos cancelados en Bolivia, España y EEUU (8.7 millones de dólares en preventa de boletos, según la ATT), entre ellos centenares de migrantes que radican en España.
Figuran asimismo  las dos administradoras de Fondos de Pensiones y una decena de empresas estatales que van desde la FAB y AASANA hasta el Batallón de Seguridad Física y la propia ATT.
También los socios encabezados por Sanzetenea reportan desvíos: “Sólo por citar algunas de las irregularidades encontradas en los libros contables de AeroSur, los pasajes que se vendieron en las agencias Hipermaxi y Cine Center, por un total de $us 14,8 millones, no ingresaron a la empresa; fueron desviados a la cuenta personal de Roca. Pero eso no es todo, desde 2004 hasta 2010 Roca cobró $us 8,4 millones por gastos de representación, a un promedio de $us 1,2 millones por año”, dijo el actual presidente de AeroSur, agregando a la cifra otros 14 millones transferidos de cuentas de Brasil a EEUU para compra de inmuebles en España, Brasil y EEUU.
Pero los problemas comenzaron mucho antes de que el pasado 15 de febrero, la Gerencia de Grandes Contribuyentes (Graco-Santa Cruz) solicitara a IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) embargue los pagos de pasajes de AeroSur, una vez dictada la sentencia ejecutoriada del Juzgado Coactivo Fiscal Tributario, por resarcimiento de la deuda  de Bs 108,7 millones al SIN, que sólo recuperó Bs 18.5 gracias al congelamiento de esos pagos.

DEUDA AL FISCO Y REPAROS
El ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, estimó que la deuda  total bordea los 300 millones de dólares, y los actuales ejecutivos reconocen que sólo deben 18 millones, pero el abogado de Roca, Jorge Valda, dijo que el gobierno debería a la empresa aérea unos 100 millones  de dólares por una mala facturación en la venta de combustible:
“AeroSur pagó precio de combustible internacional, cuando tenía que pagar el precio a nivel nacional, como lo hacían otras compañías. Esa diferencia debe el Estado a AeroSur”. Según Sanzetenea, Roca les dijo que “tenía todo controlado porque tenía que haber una compensación del Estado por el tema de los vuelos de las personas de la tercera edad y otras cosas”.
El responsable de la ATT, Clifford Paravicini respondió: “Es una información absolutamente falsa… es una chicanería jurídica empresarial, no hay ninguna deuda como Estado con AeroSur”.
Entrevistado por la cadena Fides, el ministro Sánchez contraatacó, citando un informe de los ejecutivos de AeroSur: “Roca se llevó de una manera no legal alrededor de 53 millones de dólares… imagínese, el directorio no sabe dónde están esos recursos.  Pero ellos deben conocer, que inviertan parte de sus recursos para que AeroSur pueda salir de su crisis”, recomendó.
Conociendo que los vuelos a Madrid  generan un ingreso bruto anual de 50 millones de dólares (30 millones en ventas en lo que va de este año), se solicitó que esos recursos los inviertan, agregó Vladimir Sánchez. El gobierno cree que con unos 15 millones la empresa estaría en condiciones de salir de la crisis.

BIENES: “TODO A NOMBRE DE ROCA”

EL 21 de diciembre del 2010, la ministra Nardi Suxo explicó que en la oficina de Derechos Reales de Santa Cruz, no había inmuebles, ni siquiera aeronaves, anotadas a nombre de AeroSur, todo estaba registrado a nombre de Humberto Roca “y de algunos de sus familiares”. Roca habría conformado varias empresas ficticias fuera de Bolivia. La nómina incluía 524 bienes inmuebles y 80 vehículos de lujo que guardan relación con el entorno familiar. 399 bienes estarían a nombre de su yerno Jorge Eduardo Ortiz Banzer (34 años) y otros 127 a nombre de terceras personas. “Están a nombre de sus hijas, de su yerno,  y ninguno a nombre de AeroSur”, dijo Suxo en el reporte que consignó El Mundo, según el cual Ortiz Banzer, tenía registrados más de 520 inmuebles, tres cuentas bancarias y cinco vehículos. El diario estatal Cambio destacó, el hijo de Roca, Humberto Roca Sanjinés (22) tenía bajo su poder 46 vehículos de lujo, muchos de colección. Estimaciones con valor de dos millones de dólares, mientras las hijas Daniela (29) y Sara Verónica (33), eran propietarias  de tres y cuatro  empresas de aeronavegación, desarrollo inmobiliario, catering, publicidad y  comercialización automotriz, por lo que la investigación se ampliaría a los familiares.”¿De dónde vienen esos bienes?, ¿de dónde vienen esos dineros?”, cuestionó Suxo afirmando: “no está descartado” que provengan del narcotráfico. La ministra expuso los datos para desvirtuar una persecución política alegada por Roca, a raíz de su presunta vinculación con los integrantes del separatista de Eduardo Rózsa Flores, entre el 2008 y el 2009, por haberlos  transportado gratuitamente. Los bienes inmuebles, vehículos, 20 empresas y 6 cuentas bancarias estaban puestas a nombre de Roca, así como de Jorge Ortiz Banzer, Humberto Roca hijo, Juan Orellana, Rodolfo Morales, Georges Petit Ramel, Blanca Roca Leigue, Daniela Roca Sanjinés y otros. La anotación preventiva incluyó a la planta Industrial Guaranía Bioenergía, Cocinova Catering, Servipetrol, Empresa de Fertilizantes (Bolfer), Empresa Constructora Puntal Texa, Texa Alfombras, Globalnet, Viaturismo y la Compañía de Aeronavegación Comercial Boliviana, entre otras empresas.  Fuente: Unidad de Investigación del Ministerio de Transparencia, el Servicio de Impuestos Internos (SIN) y Fundempresa, citados por la ministra Suxo.

PETTY Y EL ESTADO

En las postrimerías de la crisis, apareció el empresario tejano William Ambrose Petty, presidente de Franklin Mining, y su subsidiaria en Bolivia,  con su propuesta de invertir de 15 a 20 millones de dólares en la aerolínea, pero no para hacerse cargo de sus acreencias.
Hacía un año que Petty había publicitado en la prensa norteamericana su acuerdo de abril del 2011 con la empresa comunitaria  Inca Sayaña (Emcoisa) y cooperativas auríferas de la Joya, Oruro, para invertir  ocho millones de dólares en una planta procesadora de 20.000 onzas de oro al mes, con una tasa de rendimiento del 70%.
Desde el 10 de mayo, cuando se dio a conocer su interés, Petty difundió su versión con diversos matices: que los socios de AeroSur le pidieron que se haga cargo de toda la deuda tributaria y laboral; que su interés era un “joint venture” con AeroSur, pero también que el Estado participe del negocio. ”Puedo hacer al Gobierno mi accionista, y eso no es algo que nunca haya pasado. Cuando en EEUU se vivieron problemas, el gobierno invirtió en General Motors y en pocos meses levantaron las ventas y le pagaron al Gobierno y doblaron la inversión”, dijo Petty mediante su portavoz, Juan Carlos Quiroga.
“Tenemos $us 5 millones listos” y se piensa gastar otros $us 2,7 millones para “promocionar” la firma e incrementar la demanda, anunció, mientras su asesora, Karina Ríos, insistía en que Petty esperaba la respuesta de AeroSur y los trabajadores criticaban a  Sanzetenea por poner ‘trabas’, hasta el punto que el jefe de Aeropuerto en Cochabamba, José Luis Soraire, le atribuyó a Sanzetenea la creencia de que “Petty es un palo blanco o un fantasma más”.
“Estamos metódicamente viendo cómo vamos a hacer que esos $us 15 millones no desaparezcan… Nadie va a manejar esta empresa más que yo”, había advertido el inversionista, que comenzó a reparar: “En principio, las deudas eran de 15 millones de dólares, me despierto y son 85 millones de dólares y ahora se habla de 300 millones de dólares. Entonces, lo que tenemos que hacer es trabajar con el gobierno… y es posible que tenga que hacer algunas concesiones para ayudarnos un poco”.
La ilusión Petty no duró mucho: para el 19 de mayo, el inversionista anunciaba su retiro de las negociaciones con Aerosur, endilgándole el fracaso. Significativamente dijo: “Ellos aceptaron que no asuma sus deudas, pero trabajaríamos con ellos para pagar. Nosotros nunca dimos un paso atrás, los que decidieron no firmar fueron ellos”.

ACCIONISTAS Y PERSONAJES

Entre los datos que salieron a flote sobre la composición accionaria, la versión progubernamental de Cambio  alude a  “Hubair Jis Aircraft”, una empresa registrada en  Las Bahamas, junto a Óscar Alcócer y Juan Carlos Zurita. Sanzetenea mencionó a Wálter Ardaya, Alcócer y Sergio Asbún, habiendo intervenido los dos primeros en el relevo de diciembre pasado. Según Petty, Asbún habría sido el segundo contacto que hizo, después de una empresa contable que trabajaba con AeroSur y Franklin Mining. Para Valda, abogado de Roca, después del relevo  “apareció un tercer personaje en esta novela de fraude. Sergio Asbún como dueño de un 20% de las acciones, cuando no tenía ni el 1% de tales acciones”, ofreciendo a la venta ese 20%.
Jorge Martens, gerente general de AeroSur, se mantuvo firme en que los nuevos inversores deberán hacerse cargo de la deuda impositiva y salarial. Entre sus colaboradores, Sanzetenea menciona a Oscar Olmos y Oscar Arano: “Tengo gente que hace un par de días se ha acercado al Gobierno para trabajar en busca de soluciones”. También estuvo activa Rosario Espada, abogada de Sanzetenea
El abogado Gustavo Camacho estuvo en el cambio de diciembre: Estamos sorprendidos. De manera forzada realizaron la junta, aprovechando la ausencia del dueño mayoritario de las acciones”, dijo entonces y luego gestionó desde La Paz. David Añez, ex abogado de Roca, también participó del relevo.
Los funcionarios de AeroSur estuvieron representados por  Elías Condori y Jorge Toro ejecutivos, además de Gonzalo Urquidi. “La mayoría de los accionistas está de acuerdo en firmar un ‘pacto’ con el señor Petty, pero el presidente Sanzetenea y otro accionista minoritario se ‘pasan la pelota’, dijo este último. “Fuimos a hablar con su abogado y vemos que Sanzetenea está más preocupado por recibir un sueldo de $us 5.000 antes que hablar de sus acciones”, agregó Toro.

EL PATRIMONIO

“No son edificios ni los aviones que tiene, porque son firmas  que prestan un servicio. AeroSur cuenta con lo que debe tener una firma aérea: tiene oficinas alquiladas, muebles y computadoras para prestar el servicio, equipos de aeropuertos, aviones alquilados. Tiene un mercado establecido y el personal necesario. Cuenta con las certificaciones nacionales e internacionales para efectuar los vuelos. BoA no tiene edificios. Para abrir la ruta Santa Cruz-Miami la empresa invirtió $us 30 millones. Establecer y mantener una ruta es carísimo. Hay temporadas en que la gente no viaja y se tiene que realizar esos vuelos para mantener la ruta. En el país no se considera la apertura de una ruta como un activo. Conseguir el permiso de operación en Europa demanda un proceso de un año. Abrir la ruta a Madrid le costó a la empresa $us 20 millones (Humberto Roca a La Razón, 5 abril 2012)  “Es un negocio atractivo porque se trata de una línea bandera que es de categoría uno y puede volar a Europa y a Estados Unidos. Pero si no podemos arreglar con el Gobierno y no hay visos de solución, no se podrá afrontar la situación porque nadie va a querer invertir. Cuando digo que es un negocio atractivo es porque la empresa tiene ingresos anuales en el orden de los $us 18 millones”. (Sergio Sanzetenea a El Deber,  14, abril 2012)

¿ATENDIÓ EN SANTA CRUZ?

El ex presidente de la compañía AeroSur, Humberto Roca, en una entrevista concedida a Erbol, aseguró estar en Miami recuperándose de un problema de salud; sin embargo, cuando habló con este medio lo hizo a través de una línea telefónica de Santa Cruz.Se le consultó a Jorge Valda, abogado de Roca, que vive en La Paz, porqué se hacía el contacto mediante ese número telefónico que correspondía a la capital cruceña, cuando supuestamente su cliente se encontraba en la ciudad de Miami, Estados Unidos, a lo que respondió que era un servicio de enlace COTAS. Erbol tomó contacto con el centro de informaciones de COTAS y se le consultó a la operadora si la telefónica cruceña hacía ese tipo de servicios, ella dijo que “no se puede hacer eso”. Cadena Erbol

ABDALLAH DAHER ¿FUTURO SOCIO?

A fines de marzo pasado, el diario estatal Cambio reflotó declaraciones del empresario Abdallah Daher hechas en marzo del 2007, acerca de que “tenía una sociedad por partes iguales con Humberto Roca en AeroSur”. El reporte agregaba:  El grupo Daher es accionista de PAT, así como de Gigavisión y de televisión por cable. “Daher aparece como el principal interesado en que el SIN ablande su posición de cobro y ofreció modificar la línea editorial de PAT”. También maneja la casa de cambio Edmund Transfer; Agropecuaria Tres hermanos del Oriente; Cedrovet; Paper King; Daher Representaciones; Libol, Datec, Beicruz y Fuxion
Reporte del diario El Deber desde Viru Viru, el 20 de abril 2012: “En las afueras, cerca de la pista se pueden observar unos seis aviones pintados con el logo de la aerolínea. Los trabajadores aseguran que son de Abdallah Daher, accionista de AeroSur, que los alquilaba a la empresa, pero que ahora necesitan reparaciones”.
Declaraciones de Sanzetenea al mismo diario sobre su relación con Daher: “Él es mi compadre, un empresario al que le guardo mucho respeto. Es un hombre que se ligó a la empresa a través de los alquileres de aviones y que ahora reclama una deuda que todavía debe ser probada porque no se cumplieron los acuerdos de inversión que se comprometió a través de un contrato. Reconocemos que se le debe plata, pero hay que determinar los montos. Parece que está mal asesorado porque sus abogados dicen que no le interesa la empresa, pero resulta que proponen administrarla para sacar el 40% de las utilidades; en otras palabras, dicen que no quieren las acciones de la compañía, pero con su propuesta pretenden quedarse con la empresa en poco tiempo.  Daher es un buen tipo, creo que los malentendidos es por lo que le hacen creer su abogado y el administrador (Alfonso Justiniano), que acaba de irse porque también sabe de manejos dolosos. Si Abdallah fue a reunirse con el Gobierno para proponer un plan de ‘salvataje’ es porque reconoce que hay un contrato de administración que está todavía pendiente. De todas maneras, voy a… ofrecerle mis acciones, si fuera necesario. Han venido sus emisarios a Buenos Aires a hacer una propuesta y no volvieron más; eso sí, nos dieron una señal el lunes cuando ordenaron que se cancelen los vuelos en las rutas internacionales. No es el mayor acreedor. Reconocemos que se le debe y en algún momento le vamos a pagar [$us 5 millones, presuntamente NdE], cuando la compañía esté bien. Le ofrezco que sea socio de la empresa, así será más fácil pagarle la deuda. Si en algún momento Daher se ha sentido ofendido, debe ser por el mal manejo que han hecho sus interlocutores…”

NO HAY APOYO

El gobierno debe ayudar y conservar las fuentes de empleo de una empresa formal. Pero por el contrario fomenta al sector informal: a los cooperativistas se les ha eliminado el cobro del IVA y en el caso de AeroSur se retiene sus ingresos sin dejar porcentaje ni  para el pago de sueldo; la política no es la misma y evita que las empresas formales subsistan” Julio Alvarado, analista.

CÓRDOVA Y ROCA

En diciembre del 2008, jueces avalan el pago por $us 6 millones a dueños del ex BancoSur disponiendo una prelación de pagos extraconcursales, entre los que figuran Jorge Córdova Serruto, Humberto Roca Leigue y otros. F. Xavier Iturralde/Bolpress.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for AGONíA EN TIERRA are now closed.