A CHICOTAZOS: OFENSIVA PROVOCADORA ¿CONTRAPRODUCENTE?

Publicado en Política

Tagged:

Model 6

Publicado en fecha julio 11, 2012

Presumiendo de retomar la iniciativa y llevar a las calles a sus bases, el régimen arremete contra sus críticos y las protestas sociales, pero su ofensiva puede más bien reposicionar a sus opositores.

Sabe alguien de un golpe de Estado que se haya podido conjurar tan fácilmente? pregunta el ex viceministro de Gobierno y ex prefecto de Cochabamba, Rafael Puente. Es más, “¿hubo un intento de eso?”, cuestiona el analista Pablo Stefanoni.
El ex diputado y ahora investigador Carlos Börth dice sencillamente que no hay fundamento real que sustente el presunto golpe y menos el “plan Tipnis”, pero el ministro Carlos Romero insiste que sí lo hubo, aunque el gobierno no se dio cuenta en principio de la dimensión del motín, dada la complejidad de la Policía, sus diferentes reparticiones y la segmentación social que atraviesa a sus casi 40 mil miembros entre jefes, oficiales, sargentos, clases y tropa rasa.
Más allá de los alegatos oficialistas, las “evidencias” expuestas en Palacio y el curioso acuerdo gobierno-“golpistas” (sin detener a los seis instigadores señalados  ni procesarlos por la quema de documentos de inteligencia), el movimiento policial, producido antes que la marcha indígena por preservar de cocaleros y extractivistas el núcleo del TIPNIS, dio la oportunidad al régimen para lanzar una ofensiva contra sus adversarios, luego de meses de tensión con médicos, cooperativistas mineros y  comunarios de Mallku Qhota, entre otros sectores que mantienen desavenencias con el gobierno.
Salvo algunas patrullas de la Policía Militar, las FFAA se mantuvieron aparte, por lo menos físicamente, de la movilización policial vigilándola de cerca, pero la cúpula masista convocó “en defensa del proceso” a los campesinos que acudieron a La Paz para neutralizar el motín y su eventual confluencia con la marcha indígena, que, prudentemente, para no dar cabida a las versiones oficiales de “escenario de golpe” y de “segunda etapa de procesos de conspiración”, acamparon en las afueras de la ciudad, posibilitando indirectamente el acuerdo con los policías.
Para el ex ministro Félix Patzi, la autovictimización del régimen “no funcionó”, lo mismo que las descalificaciones a distintas protestas por falta de credibilidad de las autoridades, mientras que otro ex alto funcionario, Gustavo Torrico, remarcó la “irresponsabilidad estatal” en la resolución de conflictos.
Desde los indígenas de tierras bajas y altas se dijo que el golpe era en realidad un “autogolpe”, al tiempo que la dirigencia del magisterio acusaba a las autoridades de ser los “únicos agitadores”. “Presidente, de un golpe, pero un golpe de timón”, matizó el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina.
Es “una paranoia”, sentenció en principio el líder del Movimiento Sin Miedo, Juan Del Granado para después cuestionar al Presidente y al Vicepresidente por “despojarse” de su investidura de dignatarios de Estado y proferir “amenazas propias de agitadores de plazuela”, replicando, a la acusación oficialista de que la marcha indígena era presa del MSM, que el mandatario era el único rehén, desde hace seis años, de su entorno gubernamental que le crea supuestos “fantasmas de golpe de Estado”.
“Reconozcamos que la alarma fue una desmesura y que si la repetimos nos va a pasar lo mismo que al pastorcito mentiroso (el del cuento)”, insistió también Rafael Puente desde Cochabamba, alertando sobre el desgaste en la credibilidad gubernamental, afectada por visiones de las mentes “afiebradas” de sus ministros y estrechos colaboradores.

IGLESIA Y MEDIOS
La arremetida oficial abarcó asimismo a la Iglesia, por su reconocimiento al sucesor del ex presidente paraguayo Fernando Lugo, cuyo reemplazo fue caldo de cultivo para las versiones de golpismo en Bolivia; pero también a los medios de comunicación y tres de ellos: las cadenas Erbol y Fides, además del diario Página Siete, fueron interpelados por el propio Jefe de Estado.
“No sé si el Padre Pérez (Director de Radio Fides) se hizo engañar, se hace engañar o engañó al pueblo; el jueves 21 de junio (inició el motín policial) va a bendecir en la UTOP y con esa bendición al día siguiente asaltan bienes del Estado, queman documentos, sacan computadoras, un grupo de policías retirados por temas de corrupción, temas de disciplina, algunos procesados, cómo con la bendición de la Iglesia Católica van a asaltar. Yo no sé si ‘mi Padre Pérez’ ha instruido que vayan a asaltar, bendecir un paro armado. Tengo muchas dudas, no creo que el padre en esta bendición haya dicho vayan a quemar al pichicatero en palacio, que tiren petardos, no creo que el Padre Pérez pueda bendecir esto. Yo tengo mucho respeto al Padre Pérez, pero tengo dudas”, dijo Evo Morales.
“El padre Eduardo Pérez, comenzó su programa respondiendo a las declaraciones del Presidente sobre un supuesto respaldo al motín policial. ‘El hermano Evo al que yo estimo demasiado, con mucho respeto me dedicó unas  palabras muy prudentes, muy suaves sobre unos eventos que se registraron en la noche del jueves 21. Querido hermano Evo, si usted está decepcionado de la Iglesia ¿por qué no se va a otra comunidad o iglesia? No hablaré de intimidades porque le tengo respeto. Evo cree que en 30 años seguirá siendo presidente, en 30 años ya estará… Las palabras del hermano Evo no responden a la realidad de los hechos. Si así se maneja con los hechos y dichos de un periodista de tercera o sacerdote de tercera, cómo se manejará con el país. Presidente, si usted maneja las cosas de Bolivia de la forma que manejó la nota del Padre Pérez le pido a Dios que salve a la patria porque vendrán problemas a corto y mediano plazo”, explicó la cadena jesuita en su portal.
NO SÓLO EL TIPNIS
Pero el régimen no sólo tiene pendiente la solución a las diversas protestas sociales -la minería es una “mecha encendida”, apuntan los cooperativistas, que esperan más concesiones de su gobierno-, sino que en lo inmediato debe también  afrontar una hilera de cuestiones irresueltas.
En el ámbito electoral se plantean por ejemplo al menos tres consultas que pondrán a prueba si el mandatario está en condiciones de recuperar su 64% del 2009 o sus correlaciones de fuerzas en determinadas regiones: por un lado los comicios para gobernador del Beni, previstos hasta fin de año; por otro, la eventual suspensión del gobernador cruceño Rubén Costas, y el referéndum revocatorio al que desafió el MSM para dilucidar el respaldo de los paceños a las diputaciones urbanas en la sede de gobierno.
La ministra de Autonomías, Claudia Peña, calificó como “madura” la posición del MAS de respetar la mayoría legislativa departamental, en caso de que el Órgano Judicial emita un fallo para suspender temporalmente a Costas, por un proceso judicial que enfrenta ante la justicia, reportó la agencia ABI.
“Con este referéndum le demostraremos al MAS de quién son los votos. Evo rompió la alianza. Queremos demostrarle a la gente que somos la principal alternativa hacia adelante”, arguyó Del Granado en torno a su desafío sobre cinco circunscripciones paceñas, tras la acusación oficialista a la diputada Marcela Revollo por transfugio político.

MAS CUESTIONES IRRESUELTAS
Luego que el Tribunal Constitucional dejó en la incertidumbre (a favor de las posiciones oficialistas y en contra de las aspiraciones indígenas) una resolución en caso de que las partes en conflicto no se pongan de acuerdo sobre la consulta previa, imponiendo, además, el cumplimiento de esta consulta, lo que prolonga el conflicto y la permanencia de los marchistas del TIPNIS en La Paz; se encuentra sin visos de solución el problema de los comunarios de Mallku Qhota, norte de Potosí, agravado por el secuestro de cinco funcionarios de la minera canadiense South American Silver, a quienes la comunidad quería liberar canjeándolos por su dirigente, Cancio Rojas, acusado de encabezar la retención de dos policías desplazados para evitar un enfrentamiento por el oro existente en el yacimiento aledaño al pueblo.
Igualmente se mantiene en suspenso el diferendo con Brasil acerca del salvoconducto para el senador pandino Róger Pinto, asilado en la embajada de ese país; lo mismo que la “cumbre social” para definir el problema con los médicos que mantuvieron una huelga de casi dos meses, antes del motín policial.
Sin embargo, el régimen –cuyos voceros presumen, la eventualidad de que haya retomado la iniciativa logrando una victoria ante los “golpistas” mediante el respaldo en las calles de sus bases– parece haber dejado de lado, quizá momentáneamente (sin descartar que los retome después, de cara a la reproducción del poder por las vías convencionales o no) los escenarios de un  auto referéndum revocatorio, con miras a fortalecer el respaldo al Presidente en su media gestión, o el recorte del último año de mandato con el consiguiente adelanto de las elecciones generales, como ya se hizo el 2008-2009, destellando la figura del Vicepresidente para asumir por lo menos un año la Jefatura de Estado, en tanto fructifica la campaña para un tercer gobierno de Evo Morales, concretándose la “reelección eterna”, según advierte el analista Carlos Alarcón.
Por lo pronto y de manera paradójica, la envalentonada ofensiva oficialista corre el riesgo de encrespar a sus adversarios, sobre todo a los líderes de la UN y el MSM, que empiezan a descollar con más denuedo, subidos a la ola de la acometida gubernamental, según lo confirmarán o no los resultados de los inminentes sondeos sobre la popularidad presidencial y de su gobierno, lo mismo que de sus competidores en la carrera por la administración del Estado.

NINA – ¿CRIMINALIZACIÓN IDEOLóGICA?

Un síntoma de lo que algo (o mucho) anda mal en el “proceso revolucionario” es la acusación, por presunto “terrorismo” a un grupo de anarquistas simpatizantes del TIPNIS, detenidos a fines de mayo, curiosamente, por las mismas actividades en que se vieron involucrados muchos de los militantes de la izquierda armada de los años 80 y 90 contra los gobiernos neoliberales de la “democracia pactada”, después del derrumbe de la UDP que dio paso a la insurgencia de grupos desprendidos del ELN-Renovado como el EGTK. Extractos de un análisis de Pablo Stefanoni.

Se trata sin duda de un tema sensible para las izquierdas, aun más en la actual coyuntura que enfrenta Bolivia y la región. Una de las detenidas en la cárcel femenina de Obrajes es Nina Mansilla, la hija del embajador en México, Coco Manto y madre de un niño de tres años. Se trata de una cantante del grupo punk feminista Malditas Dinamiteras y está detenida por los atentados contra cajeros, restaurantes y otras instituciones públicas y privadas. A su vez se mencionó que este grupo apoyaba la marcha del TIPNIS.

El tono del reporte oficial parece propio de otras épocas. Habla de Henry Zegarrundo como el “ideólogo” de la Organización Anarquista por la Revolución Social (OARS), con “conexiones” en varios países de la región. Y quizás sea hora de abandonar las “presentaciones” de los detenidos ante la prensa, y prácticas policiales similares. La imagen de este acto habla de un Estado represivo que toda la vida cuestionamos desde la izquierda.
Pero  más desmesurada es la acusación de terrorismo. En uno de los párrafos se ponen al mismo nivel las “armas de fuego” encontradas en los allanamientos con “símbolos, manuscritos, afiches, panfletos con mensajes contrarios al Gobierno, pasamontañas, pelucas y otros objetos que fueron exhibidos ante el juez Guerrero”.

La fiscal Patricia Santos agregó que Zegarrundo -profesor de una unidad educativa- es un peligro para los estudiantes porque en lugar de impartir educación impartía la ideología de la OARS. Pero ése sería en todo caso un problema aparte y su declaración raya en la criminalización ideológica, además de un caso de prejuzgamiento.

Debería evitarse -desde los gobiernos de izquierda- apelar tan rápidamente a términos como terrorismo y otros, claro a la seguridad nacional. Algunos compañeros parecen pronunciar esas palabras con un indisimulable placer de la tortilla da vuelta. Y eso es un mensaje peligroso hacia policías, fiscales y jueces a los que no les llegó el cambio.

OPINIONES Y PETICIONES

TOLERANCIA.  Hacemos un llamado a todos los sectores involucrados a que contribuyan a una resolución dialogada de estos problemas mediante una actitud de tolerancia, de respeto al que piensa diferente, y de voluntad de ceder en ciertos aspectos en función del bien común… Naciones Unidas desea manifestar su recomendación, nuevamente, de que los casos judiciales sean tratados por las autoridades competentes en un marco de estricto apego a la imparcialidad, presunción de inocencia, debido proceso y con la más alta transparencia, según establece la Constitución”. Comunicado de NNUU ante los conflictos.

PRISIONERO. Usted, Presidente es el único rehén, usted señor Presidente hace varios años que es rehén de los improvisados, es rehén de los burócratas, prebendalistas, de los terroristas verbales y lamentablemente hace varios años usted es prisionero de la traición a un proceso y una esperanza que todos los bolivianos tuvimos hace seis años en toda Bolivia.
Juan del Granado, jefe del MSM
OPOSICIONES. No debemos convertir a la oposición -que sabemos políticamente débil, dividida y carente de todo proyecto- en la diabólica causante de todos los conflictos sociales. Somos nosotros quienes revolvemos el río y hacemos posible la ganancia de pescadores. Identificando a tiempo el problema policial, midiendo serenamente su magnitud y su razón, y sobre todo negociando cuanto antes, dejaríamos a la oposición con las ganas de perjudicar. Rafael Puente

Comparte este articulo

No Comments

Comments for A CHICOTAZOS: OFENSIVA PROVOCADORA ¿CONTRAPRODUCENTE? are now closed.