El año más largo

Publicado en Opinión

Tagged:

Publi 16

Publicado en fecha julio 11, 2012

POR: José Pinelo

Tuvo su inicio -con el gasolinazo- a fines del 2010, siguió todo el 2011 -Chaparina no lo olvida- y sigue rondándonos cinco meses después del 2012.
Y no nos da pausas.  Primero el sector salud, luego el minero, inmediatamente los policías y ahora, nuevamente, el Tipnis.  Mientras tanto, el narcotráfico sigue extendiendo sus tentáculos sobre varios territorios del país.
Además, en algún momento de este larguísimo año, tuvimos Caranavi y Yapacaní, sin olvidarnos de los problemas de límites intermunicipales o interdepartamentales en los que destacan (es decir, preocupan más) el conflicto entre Coroma de Potosí y Quillacas de Oruro que arrastraron al conjunto de las organizaciones de la zona.
¿Cuál es el común denominador de todos estos problemas? Que no fueron resueltos.  Es que es un año que no termina.  El 2010 no termina.
¿Cómo? ¿No terminaron?  Correcto.  Ninguno de ellos ha sido solucionado a través de políticas de Estado.  Solamente el Sector Salud está esperando una Cumbre en la que se podría -ojalá- concertarse objetivos comunes de largo plazo y estrategias para alcanzarlos.
¿Qué sucede en el Sector Minero?  Hemos vivido una suerte de empate entre quienes -desde el Estado- se proponen eliminar las Cooperativas Mineras por la vía de su estatización -estilo Huanuni- y las Cooperativas Mineras de todo el país. Quienes se proponen eliminar la forma cooperativa de hacer minería tienen una consigna “Cero Cooperativas Mineras”.
Colquiri fue el territorio en el que estos actores se enfrentaron y si bien la Empresa Sinchi Huayra devolvió parajes al Estado, quienes querían hacer desaparecer la Cooperativa 26 de Febrero y otras no lo lograron. ¿Cuál es la razón por la que se quiere hacer desaparecer las cooperativas?  Para alterar la correlación de fuerzas políticas.  Para estos grupos, no se trata de una propuesta de política minera.  Aunque el vicepresidente García Linera -que parece ser el más interesado en la proletarización de los cooperativistas- sostuvo que ésta existía, la realidad es que no existe. Es decir, no existen objetivos comunes alineados con objetivos nacionales, ni estrategias para alcanzarlos.  Para muestra solamente basta con repasar la situación del Mutún, del litio y de otros proyectos que hasta ahora no pudieron pasar del perfil final. Es cierto que se crean empresas estratégicas, como la última de Coro Coro, pero al no ser parte de un plan real, con normas claras, el conflicto no está resuelto.
¿Y en la policía?  Mientras se escuchan voces de policías de base que sostienen que se sienten defraudados, los discursos escuchados en la Plaza Villarroel el 27 de junio en La Paz (mientras llegaba la IX Marcha) parecen explicar un conflicto que tuvo las siguientes características: un motín realmente nacional (incluso hasta el nivel de provincias), masivo, que cumplía consignas -incluso los asaltos a las oficinas de Inteligencia Policial en La Paz fueron fruto de una orden o de un acuerdo- y que incluso contó con una banda (la de Unipol…¿algún mensaje?) que emocionó hasta las lágrimas a los  más duros de los uniformados.
Uno de estos discursos decía “hay que sustituirlos por la Policía Militar”.  La pregunta es si esta consigna no fue la que originó tamaño motín.  Por ello, llamó la atención la consigna “nivelación salarial al nivel militar”.   El mensaje estuvo claro.  Si alguien quiso eliminar la Policía y hacerla depender de las FFAA la respuesta fue contundente.  El motín fue nacional y todo parece indicar que logró su fortalecimiento institucional.
Y -además- se vino el Tipnis. ¿Cuándo alcanzará una solución de Estado y no política?  O quizá la pregunta sea ¿Quién quiere que estos problemas no logren una solución definitiva?

Comparte este articulo

No Comments

Comments for El año más largo are now closed.