El niño Apple: Michael Sayman

Publicado en Entrevista

Tagged:

Publi 9

Publicado en fecha julio 11, 2012

“El dinero no es lo más importante, lo importante es luchar por nuestros sueños hasta alcanzarlos”.
ichael Sayman, el niño genio de Apple, llegó a Bolivia el mes pasado a dar una serie de conferencias. Es un adolescente emprendedor,  hijo de un boliviano y una peruana, que a sus 15 años  es el principal creador de aplicaciones para Iphone y Ipad.
Sus padres son Miguel Sayman Spitz nacido en La Paz, Bolivia, quien se desempeña como productor de televisión en la cadena de Telemundo y María Cristina Gálvez que administra su propio restaurante en Miami.
Sayman nació en Miami, Florida, el 24 de agosto de 1996 y a sus 13 años vendió su primer aplicación en Apple Store. Hoy tiene más de 7 a la venta y con The Impossible ha logrado el sexto lugar entre las aplicaciones más vendidas.
“El dinero no es lo más importante, lo importante es luchar por nuestros sueños hasta alcanzarlos”, son algunos de los consejos que este adolescente dio a sus oyentes, quienes se reunieron para conocer los secretos de la exitosa carrera de este joven, que a punta de talento y esfuerzo ha logrado convertir su gusto por las computadoras en un negocio que ya le ha dejado miles de dólares.
La genialidad y corta edad de este adolescente han llamado la atención del mundo y su nombre abre más de 122 mil resultados. La prensa internacional por su parte ha hecho eco de la historia de vida de este joven que con una sonrisa atiende todas las entrevistas.
Michael ha aparecido en el programa Clix de CNN, en Primer Impacto, en Don Francisco Presenta y en los noticieros de Univisión y Telemundo.
IN conversó con este descendiente de boliviano, que con un español un poco agringado, respondió pacientemente todas nuestras preguntas y compartió  sus sueños, sus planes a futuro y su afán por mantener una vida normal a pesar de su creciente fama.
¿Cuándo comienza esta pasión por las computadoras y el mundo virtual?
Desde que era pequeño siempre quise hacer algo con la computadora. Me encantaba  y desde los cinco años supe que quería trabajar con la tecnología.
¿Por qué quisiste venir a Bolivia a dar esas charlas?  ¿Con quién te contactaste para lograrlo?
Siempre me gustó  dar charlas porque pienso que es importante enseñar. No importa de dónde vengas o cuántos años tengas, porque siempre se puede hacer lo que quieras mientras sigas creyendo en ti y luchando. Le agradezco muchísimo a Sandra Coscio porque gracias a ella pude tener un viaje increíble a Bolivia.
¿Qué te pareció el país de tu padre, qué sabías de Bolivia?
Nunca había ido a Bolivia. Entonces no supe mucho del país, pero mi papá siempre me contó que era bonito y siempre me decía que algún día iría a conocerlo. Y por fin lo pude hacer. Me encantó.
¿Te has sentido discriminado como latino alguna vez en Estados Unidos?
No, porque como vivo en Miami es un poco diferente que las otras ciudades de los Estados Unidos. La gente aquí es latina y por eso me siento más en casa. En mi familia hablamos en español y tengo amigos que también hablan español. Como para cualquier inmigrante es difícil, pero siempre hemos luchado y seguimos poco a poco aprendiendo la forma de vivir aquí.
¿Qué crees que ha hecho tus aplicaciones famosas, sobre tantas otras que se crean cada día?
Creo que a muchos les gustan las aplicaciones porque las hago con el público en mente. Siempre cuando estoy diseñando pienso en cómo los niños la usarán y cómo les gustaría más.
¿Cuál fue tu primer computador? ¿Pedías a tus padres que te regalen cosas tecnológicas?
Cada Navidad, les pedía a mis padres algo tecnológico porque sabía que eso era lo que me encantaba. Otros niños querían un Xbox, y yo quería un software para mi computadora. Mi primera computadora era una Dell con Windows XP y tenía unos 6 años y recuerdo  que desde entonces usaba la compu para crear diseños.
¿Quién te ayudó a llevar tus aplicaciones para la venta?
Creo que Steve Jobs, porque introdujo el App Store, y eso me hizo querer crear aplicaciones. Para llegar a Apple tuve que bajar un programa y mandar mi primera aplicación por la página de internet.
¿Cuánto dinero ganaste con tu trabajo?
El dinero para mí siempre ha sido lo menos importante y por eso la mayoría de mis aplicaciones son gratis. Gano el 70% de lo que le cueste la aplicación a la persona y el otro 30% va para Apple. En las primeras tres primeras semanas de ventas, gané unos 5.000 dólares y después mis primeros 100.000 dólares.
¿Es cierto que les diste los primeros 100.000 dólares que ganaste a tus padres?
No fue exactamente así. Ellos tienen un restaurante que se llama El Pollón Grill, pero como la economía está complicada en EEUU, no es nada fácil mantener un restaurante. Y creo que lo menos que podía hacer era darles mis primeros 100.000 dólares de regalo a mis padres por todo lo que hicieron por mí.
¿En qué usas tu dinero? ¿O para qué lo guardas?
Uso el dinero que gano para pagar mi colegio y ayudar a mis padres. Lo demás lo ahorro para la universidad porque pienso que la educación es una de las cosas más importantes en el mundo.
¿Cómo ha cambiado tu vida haberte vuelto famoso, y ganar dinero con tu trabajo?
Ha cambiado mucho en algunos aspectos, pero mi vida sigue normal con el colegio. Todos saben que gano dinero pero también que trato de ayudar a mis padres con lo que pueda, porque ellos fueron los que me criaron desde chiquito.
¿Qué dicen tus amigos del colegio de que tú vendas tus apps y ganes dinero?
Hay comentarios de vez en cuando, pero casi no hablamos de eso. Es algo que trato de hacer para vivir una vida normal. Cuando estoy con mis amigos me preguntan cómo se siente ser famoso y cómo me siento cuando estoy en la televisión y siempre les digo que es algo que agradezco muchísimo y que con fe se puede lograr todo.
¿Cómo sabes si tus apps van a gustar a la gente, les muestras a tus amigos?
Todos los días que los veo trato de instalar mis aplicaciones en sus celulares porque así ellos me ayudan con opiniones. Siempre me dicen qué es lo que les gusta y qué debo cambiar. Cuando me dicen que les gusta una sé que esa aplicación va de frente a la tienda. Eso es bueno  porque yo solo no puedo decidir qué es lo mejor para el público.
¿Crees que la tecnología es trabajo para nerds? ¿Te llaman nerd por hacerlo?
No creo que sea para nerds porque todos la usamos. Si fuera así, todos los que tienen celulares y computadoras serían nerds. No me llaman eso porque cuando estoy con mis amigos siempre vamos al cine y nos divertimos.  También juego tenis y trato de vivir una vida normal aunque hago aplicaciones.
¿Qué piensas estudiar cuando termines la secundaria?
Pienso ir a la universidad y estudiar algo de ingeniería y programación, pero también quiero ser dueño de mi propia compañía.
¿A quién admiras de este rubro?
Hay muchos como Mark Zuckerburg, Steve Ballmer, Phill Schiller y Bill Gates, pero de todos, Steve Jobs es el que admiro más porque hizo todo simple e increíblemente fácil de usar.
¿Qué consejos das a los jóvenes?
Que nunca dejen que se pierdan sus sueños porque yo  luché por el mío y me funcionó. Siempre les digo a todos los que quieran ser grandes personas que nunca paren de luchar porque eso es lo más importante.

“Una familia normal y trabajadora”

María Cristina Gálvez es la mamá de Michael. Ella nos contó cómo comenzaron con su esposo a vivir en Estados Unidos y cómo Michael desarrolló su pasión por la computación, además de la creación de las aplicaciones que lo hicieron famoso.
La mamá de Michael dijo que pese al éxito de su hijo son una familia normal y trabajadora. Recordó que su esposo fue a estudiar y trabajar a California. El trabajaba estacionando carros y a la vez estudiaba ingeniería de sonido, edición y producción de tv.
Ella vivió en Perú hasta que se gradó de secretaria y en un viaje de turismo se conoció con su esposo, cuándo él acababa de mudarse a Miami para trabajar en el canal Telemundo.
“Nos enamoramos y decidimos casarnos en 1993. Desde entonces vivimos acá (Miami). Pasamos de todo, fue difícil, como lo es para todos los inmigrantes en este país. Hace algún tiempo, abrimos un restaurante de comida peruana, se llama El Pollón Grill” responde al aceptar la entrevista con IN.
¿Ustedes le inculcaron a Michael el gusto por la tecnología?
La verdad, no. Él va a un buen colegio, donde aprende mucho. Desde chico le gustó el mundo de la computación y fue averiguando cómo crear aplicaciones leyendo y buscando información en internet. Nosotros no sabemos mucho de computación.
¿Cómo es la rutina de su familia?
Es como de cualquier familia normal y corriente de EEUU. Me despierto a las 06:00 y despierto a Michael y a su hermana, Mariana de 14 años. A esa hora llega mi esposo que trabaja en la TV de 22:00  06:00.
Desayunamos en familia y luego él descansa. Michael se va, en un bus, a una escuela sólo para hombres. Al regreso, tiene clases de tenis, luego hace las tareas y recién puede crear aplicaciones, pero normalmente lo hace el fin de semana o cuando está inspirado.
¿Por qué deciden venir a Bolivia?
Queríamos venir para que nuestros hijos conozcan la tierra de su padre y a la familia. Y, por otro lado, en Miami nos contactó Sandra Coscio del programa Contame, para hacer una entrevista a Michael.
En una conversación salió el tema de que iríamos a Bolivia, Sandra organizó varias entrevistas y conferencias para Michael. La familia está muy agradecida con la señora Coscio porque permitió que cumplamos un deseo que teníamos hace mucho tiempo.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for El niño Apple: Michael Sayman are now closed.