Autonomía Neoliberal

Publicado en Opinión

Tagged:

Publi 14

Publicado en fecha agosto 29, 2012

¿Por qué el Gobierno del presidente Morales administra la Inversión Pública con los instrumentos del pasado neoliberal?

POR: José Pinelo

Si bien la Ley de Autonomía en sus disposiciones abrogatorias anula la Ley 1551 de Participación Popular, promulgada el 20 de abril de 1994 y la Ley 1702 de Modificaciones a la Ley 1551 del 17 de julio de 1996, en su Disposición Transitoria Décima Segunda Inciso II-8 mantiene vigente el DS Nº 24447 del 20 de diciembre de 1996. Es decir, mantiene vigentes los reglamentos de ambas leyes. La Ley de Autonomía tiene en sus instrumentos, los instrumentos del pasado movimientista.
En otras palabras, la Ley de Autonomía del Estado Plurinacional funciona con los instrumentos del Estado Neoliberal.
Esta es una camisa de fuerza que las autoridades del Gobierno que preside Evo Morales no pueden hasta la fecha, superar.  ¿Qué les impide hacerlo? ¿El centralismo del que no quieren desprenderse?
Son instrumentos que no pueden administrar la cantidad de recursos con los que hoy cuenta el Estado.  Veamos las siguientes cifras.  Si en el periodo 2001-2005 el promedio anual de Inversión Pública fue de $us 549 millones, en el periodo 2006 a 2010 se elevó a $us 1.305.  Es más, en la gestión 2010 la IP creció a $us 1.800 millones que reformulada se incrementó a $us 2.179 millones.  No queda ahí, el 2011 se incrementó a 2.428 millones, es decir un 11% más.
El 2012, la IP alcanza a más de 3.200 millones, es decir, cuatro veces más que la del 2005.   Y aquí viene una pregunta: ¿se reflexionó sobre si los instrumentos de la 1551 de Participación Popular y los de la Ley de Descentralización sirven para administrar este incremento?
Seguramente – disculpen mi ignorancia pero no conozco – se desarrollaron estudios que permitieron tomar la decisión de mantener estos instrumentos, pero todos sabemos que un sistema de contabilidad tiene que estar adecuado a los montos que se administran.  No parece ser el caso.  ¿No es ésta una de las razones que explican las bajas ejecuciones de Gobernaciones y Gobiernos Municipales?
Pero además y quizá más importante para los objetivos de los movimientos sociales que tomaron el poder el 2005-2006, las leyes 1551 y 1654 fueron diseñadas con objetivos distintos a los que impulsaron el Proceso de Cambio.  Uno de ellos es el productivo.
La LPP estuvo diseñada básicamente para financiar obras de infraestructura y no incorporó sistemas de planificación que permitiera impulsar objetivos productivos de las comunidades y barrios.  Los instrumentos de Planificación que aún hoy están vigentes, como los PDMs o los POAs son instrumentos que no permiten planificar más allá de los cinco años.  Es más, los PDMs no son un instrumento que haya sido útil a las propias entidades estatales.   No sirven para evaluar procesos y por ello, la mirada anual es la que se mantiene vigente.  Año tras año lo mismo.
Eso sí, sirven para mantener las decisiones sobre en qué se invertirá en las manos políticamente centralistas de los Ministerios de Economía y de Planificación.  ¿Es ésta una explicación que revela por qué en la Ley de Autonomía se mantiene vigentes los reglamentos de la etapa más neoliberal que conociera el país?
Quizá por ello, el Programa Evo Cumple tiene el mismo formato.  Obras que permiten el cartel pero no impactan contra la pobreza.  Es evidente entonces que con los instrumentos del MNR no podremos lograr ni siquiera el 2025 superar la extrema pobreza y menos, mucho menos, superaremos la pobreza de nuestra población.
La Ley de Participación Popular – además – destinaba recursos según la cantidad de población. El censo de noviembre nos dará datos al respecto, pero ¿seguiremos manteniendo los objetivos de la Participación Popular y no podremos incorporar los del Proceso de Cambio?

Comparte este articulo

No Comments

Comments for Autonomía Neoliberal are now closed.