Entre “flojos” y “flojeras”: informaciones y distorsiones

Publicado en Opinión, Sin categoría

Flojos

Publicado en fecha octubre 24, 2012

Por: F. Xavier Ruiz Collantes

La interpretación que en sus titulares realizaron la agencia ANF y los diarios Página Siete y El Diario de un fragmento del discurso que el presidente Evo Morales pronunció el  15 de agosto de Tihuanacu, han llevado al gobierno de Bolivia a demandar a estos medios de información por un supuesto delito de “difusión e incitación al racismo o la discriminación”. La historia que sigue a la interposición de la demanda  ya es de sobra conocida; sin embargo, dicha demanda se fundamenta en una supuesta tergiversación que los referidos medios hacen de las palabras del presidente Evo Morales ¿Existe realmente tal tergiversación? Y, en el caso de que se diera, ¿en qué consiste?

A través de un análisis de los textos que han generado el conflicto, trataremos de dar respuesta a estas cuestiones, para lo cual nos ceñiremos a consideraciones estrictamente semánticas en el análisis del contenido de dichos textos, sin entrar en consideraciones de tipo político o jurídico. De igual manera, sólo se tomará en cuenta el párrafo que habría originado los titulares y no así la totalidad del discurso del Presidente boliviano.

El origen del conflicto

El fragmento del discurso del presidente Evo Morales es literalmente el siguiente: “En el oriente boliviano todo el año se produce, sólo por falta de voluntad podemos ser tan pobres y no tener alimentos. En el altiplano es diferente; si hay helada, lluvia o granizada no hay alimentos; pero en el oriente no, sólo por flojos podemos hambrear” (Reproducido de La Razón Digital, 3 de septiembre de 2012).

¿Qué dice, en sentido estricto, Evo Morales en este fragmento de su discurso en referencia a los términos que se han convertido en polémicos? El Presidente utiliza conceptos  geográficos que remiten a una zona del país: “el oriente boliviano”. Así, al señalar a un espacio geográfico y a las condiciones de productividad de este espacio, Morales sólo se refiere a aquellas personas que trabajan en el oriente boliviano, pero no hace referencias a identidades étnicas, culturales o nacionales; de hecho, en el oriente boliviano viven y trabajan personas de diferentes etnias y culturas: indígenas orientales, indígenas del altiplano, criollos blancos de diferentes orígenes y procedencias, mestizos, etc.

Por otro lado, Evo Morales utiliza el calificativo “flojos”, ¿a quién se refiere con este calificativo?  No alude a los habitantes del oriente boliviano en general, sino a aquellos que puedan ser pobres, no tengan alimentos y hambreen.

En definitiva, en el discurso de Evo Morales, en sentido literal, no hay una referencia explícita a colectivos de tipo étnico, cultural o nacional y el calificativo “flojos” es utilizado para señalar, en sentido condicional, a aquellos que, a pesar de las buenas condiciones productivas del oriente, pudieran vivir sin recursos alimenticios suficientes.

En todo caso, el argumento de Evo Morales reproduce, curiosamente, las posturas habituales de las ideologías liberales de la derecha que suponen que todo aquel que es pobre lo es a causa de que no trabaja o no se esfuerza lo suficiente, de tal manera que no se conciben otras causas personales o socioeconómicas  para la pobreza.

Una información fiel

La agencia de noticias ANF, para dar cuenta del discurso de Evo Morales, titula: “Evo dice que si se hambrea en el Oriente es por ‘flojera’”.

El titular de ANF difícilmente puede ser más fiel a las palabras de Morales y al sentido literal del fragmento de su discurso. No hace referencia a colectivos étnicos, culturales o nacionales, de hecho utiliza una forma impersonal a través del pronombre “se” y sólo hace, tal como lo hace el Presidente, una referencia geográfica, “el oriente”, que no implica identidades raciales o de otro tipo.

La única variación reseñable en el titular de ANF es la sustitución de “flojos” por “flojera”.  Pero esta sustitución de términos, en lugar de agravar el posible sentido ofensivo que el discurso de Evo Morales pudiera tener, lo aminora y lo suaviza. En efecto, coincidiendo totalmente con lo indicado  por el director de la Academia Boliviana de la Lengua, Mario Frías Infante, se ha de señalar que “flojo” es un adjetivo que califica al sujeto de manera substancial ya que se “es flojo”, mientras que “flojera” es algo circunstancial que un individuo puede tener en un momento y no en otro. Por ello, si se aplica un valor negativo a un sujeto o a un colectivo, resulta mucho más ofensiva la forma substancial que la circunstancial. Así, por ejemplo, si a alguien se le dice que se tambalea “por borrachera”, ello es mucho menos  agresivo que decirle que se tambalea “por borracho”.

Llega la alteración del sentido

Sobre el discurso de Evo Morales, Página Siete titula: “Evo acusa de flojos a los habitantes del oriente”,  El Diario presenta el siguiente titular: “Morales opina que el oriental es flojo y le critican por discriminador”.

En el caso del titular de Página Siete se interpreta la intención del discurso de Evo Morales como una intención acusativa y, por lo tanto, claramente agresiva: “Evo acusa”. Por otro lado, la supuesta acusación de Morales se presenta como una referencia general y absoluta a todo el colectivo de “los habitantes del oriente”, independientemente de su origen étnico y de sus condiciones de existencia y subsistencia y de su aprovechamiento, mayor o menor, de los recursos que la tierra le brinda, condición que Evo Morales plantea en su discurso para considerar que alguien pueda ser considerado  flojo.

En el titular de El Diario se presenta una supuesta opinión negativa de Evo Morales respecto al “oriental” y, por tanto, respecto a todos los individuos que se identifiquen como orientales, ya que  parece como si Morales creyera que son “flojos”. En este caso, la referencia al “oriental” sí supone una referencia identitaria respecto a los nativos del oriente boliviano, a los originarios de esa parte del país o a los que se sienten vinculados a la cultura propia del oriente.  Por lo tanto, en este titular se presenta la opinión de Evo Morales como negativa respecto a una identidad de pertenencia específica.

Conclusión

En definitiva, la agencia de noticias ANF refleja  fielmente el sentido estricto del discurso de Evo Morales y, por tanto, esta agencia de noticias no puede ser la fuente ni la causa de alteraciones posteriores. Por el contrario, en sus titulares, tanto Página Siete como El Diario, interpretan las palabras de Evo Morales de forma que introducen, respecto al tema que trata, un grado de agresividad y de conflictividad notablemente más alto que el que se desprende de los términos literales que utilizó en su discurso, dentro del fragmento analizado, el Presidente de Bolivia.


Comparte este articulo

No Comments

Comments for Entre “flojos” y “flojeras”: informaciones y distorsiones are now closed.