GAS: GANANDO COMO NUNCA, PERDIENDO COMO SIEMPRE

Publicado en Economía, Portada

ypfb-transparencia 002_100 copy

Publicado en fecha octubre 25, 2012

Por: Rolando Carvajal

Como nunca, Bolivia está percibiendo casi 21.000 millones de dólares por ingresos de la venta de hidrocarburos en los últimos años, pero el grueso de la renta petrolera en favor del Estado Plurinacional se destina a gastos corrientes  gubernamentales; y cerca de un tercio, que sobrepasaría los 8.500 millones al cerrar el 2012, se llevarían las operadoras privadas, de acuerdo a recientes datos oficiales y reportes independientes.

En contrapartida, el vicepresidente Álvaro García, les cuestionó por qué no han mejorado la producción de petróleo en el país, a pesar de un decreto que las incentiva y que según analistas, le costaría al erario público 50 millones de dólares, mientras las reservas probadas de gas se mantienen oficialmente estancadas en 10 trillones de pies cúbicos (TCFs).

“Ya son cuatro meses que tenemos del decreto, pero no tenemos resultados; como Estado boliviano hemos hecho el esfuerzo por mejorar la retribución y la producción del petróleo”, recordó el mandatario al dirigirse a Carlos Delius, presidente de Cámara que agrupa a las petroleras.

“No hay resultados, Delius”, cuestionó en el último congreso del gas que auspiciaron el gobierno y las privadas.

También en agosto, la consultora internacional Gas Energy previó que a partir del  2017 se registrará  una “notoria” declinación en la producción de megacampos, pronosticando un desajuste entre la oferta y la demanda el 2019, lo que afectaría a las exportaciones a Brasil y Argentina, pese a la actual explotación intensificada de los yacimientos y su acelerada monetización.

 

LAS CIFRAS

Tan sólo a julio de este año, “las exportaciones de la actividad económica de extracción de hidrocarburos compuesta por gas natural y otros combustibles registró $us 3.056 millones”, anunció a fines de agosto la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, al precisar que ese monto es superior en 40% a las ventas obtenidas entre enero y julio del 2011 cuando se alcanzó  2.173 millones de dólares.

Los 3.056 millones se agregan a los 18.100 millones de dólares que el experto Mauricio Medinaceli calcula que el Estado Plurinacional ha obtenido desde el 2006 en ingresos netos por hidrocarburos, mientras que estimaciones independientes basadas en análisis de la Fundación Jubileo, registran 17.600 millones, de los cuales sale tanto la renta petrolera del país como la remuneración de las operadoras, en su mayor parte, subsidiarias de las grandes transnacionales.

El director de Jubileo, Juan Carlos Núñez advirtió al comenzar agosto, a tiempo de cuestionar la transparencia y la débil institucionalidad de YPFB, aquejada por recientes casos de corrupción e irregularidades, que el 70% de la renta petrolera generada por la corporación estatal y administrada por el gobierno del presidente Evo Morales se ha destinado al gasto corriente: “Nos lo hemos comido”, matizó amargamente.

De acuerdo a una última exposición del ex ministro Medinaceli en la Cámara Boliviano Americana de Comercio, entre costos recuperables (basados en costos reportados por las operadoras) y utilidades establecidas por ley, las petroleras privadas han sumado 7.068 millones de dólares que constituyen su remuneración en los seis años transcurridos entre el 2006 y el 2011, con una porción cercana al 39 %.

Los datos independientes basados en registros de Jubileo, que a su vez cuestiona la escasa información oportuna, precisa y actualizada que en general ofrece  YPFB sobre el valor de la producción y la comercialización hidrocarburífera y el monto que se llevan las petroleras, consignan que la participación  de éstas alcanzaría a casi 5.200 millones en ese mismo periodo, aproximadamente un 30 % del negocio.

La relación para el 2011 fue del 33-67 %, de acuerdo con la exposición. Medinaceli dijo en su conferencia que sólo los precios altos permiten a las operadoras soportar hasta un 70 % de participación estatal, trascendiendo que el viejo y publicitado 82 % para el Estado Plurinacional y 18 % para las transnacionales, emergente de la “guerra del gas” y la irrupción de los movimientos sociales en el poder desde el 2006, sólo duró unos meses y en los hechos ha caído la participación estatal en el jugoso negocio de los hidrocarburos.

De los datos del consultor internacional (mmedinaceli.com), se desprende que la relación el 2006 fue 64-36 %. El 2007 bajó a 57-43%, el 2008 a 54-46%, mientras que el 2009 y 2010 remontó a 60–40%.

La nacionalización de los hidrocarburos, propició desde 2006, las mayores ganancias para Bolivia, registradas en toda su historia al sumar, en seis años de aplicación, ingresos por $us 12.424 millones de dólares, anunció la corporación petrolera estatal en réplica a reclamos del ex ministro del sector, Andrés Soliz, en sentido de que la relación se redujo al 50-50 % en desmedro de los bolivianos.

 

LA TAJADA ESTATAL

El 28 de agosto, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, aseguró que la renta petrolera había subido a  14.494 millones de dólares entre el 2006 y julio 2012.

En la réplica, el gerente de Administración de Contratos de YPFB, Edwin Alvarez Pantigozo, aseguró que  aún “en muchos contratos de operación, el Estado se queda con más del 82% que representa el denominado Government Take”,

“De ninguna manera se puede confundir a la población cuando se mezclan conceptos totalmente distintos. Uno es el de la Renta Petrolera establecida en la Ley de Hidrocarburos No 3058 que fue promulgada en mayo del 2005; otro, distinto es el de las inversiones realizadas por las petroleras desde la aplicación de los Contratos de Riesgo Compartido hasta la vigencia y fecha efectiva de la aplicación de los nuevos Contratos de Operación (mayo 2007)”, subrayó.

El gobierno ha cumplido con el Decreto de Nacionalización (28701), dado que todas las compañías petroleras firmaron los contratos de Operación en el plazo que establecía el propio decreto (180 días), mismos que entraron en vigencia a partir del 2 de mayo de 2007.

“Especialmente [cumplió] con el artículo cuarto, que establece un periodo de transición, en tanto entraron en plena vigencia los contratos de operación, a partir del 2 de mayo de 2007, y comenzaron a generar mayores ganancias para el Estado. Este histórico Decreto Supremo estableció un periodo de transición para lo cual el gobierno aplicó un 32% adicional de participación para los megacampos productores de gas natural (San Alberto y San Antonio). Este periodo de transición se mantuvo  hasta la vigencia y aplicación de los nuevos Contratos de Operación”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for GAS: GANANDO COMO NUNCA, PERDIENDO COMO SIEMPRE are now closed.