MANDA CHÁVEZ

Publicado en Internacional, Portada

FOTO TAPA IN 28 copy

Publicado en fecha octubre 26, 2012

El presidente Hugo Chávez seguirá gobernando Venezuela seis años más. La noticia provocó desazón no sólo al derrotado Henrique Capriles y sus simpatizantes, sino, en gran parte, de los gobiernos del mundo que ven en el comandante de la ¨Revolución Bolivariana” al enemigo político número uno a vencer.

Con el escrutinio definitivo, el Consejo Nacional Electoral proclamó oficialmente a Chávez como presidente reelecto con 55,25% de los votos y confirmó que Capriles obtuvo 44,14% de la preferencia electoral.

Mientras los grandes medios de comunicación, de varios países, alineados contra Chávez se esforzaban por destacar los 6,4 millones de votos del opositor Capriles, el candidato perdedor enfrentaba otra mala noticia: la oposición de 23 estados apenas venció en dos. Un desolador panorama para revertir en las elecciones regionales que se realizarán en diciembre próximo.

“Ganamos en todos los estados, salvo Mérida y Táchira. Ganamos en más del 82% de los municipios. Una victoria en toda la línea”, dijo Chávez victorioso, mientras Capriles reconocía su derrota, felicitó a Chávez y le recordó “que un proyecto que tiene 14 años debe asumir y entender que casi la mitad del país no está de acuerdo con esa opción”.

Pero no sólo los seguidores de Capriles están en contra de Chávez, también un importante número de gobiernos de países poderosos que expresaron su desazón por la derrota de la oposición venezolana.

El gobierno de Canadá sólo “tomó nota de la pacífica conducta de los venezolanos” en las elecciones presidenciales en la que participó el 88% de los electores habilitados. ¿Felicitaciones a Chávez? ¡No!.

La secretaria canadiense de Estado de Asuntos Exteriores para el continente americano, Diane Ablonczy, opinó en un breve comunicado que “la votación demuestra el compromiso del pueblo venezolano con la democracia”.

“Canadá continuará trabajando con los venezolanos y nuestros socios en la región para promover valores comunes para crear un continente más seguro y próspero”, terminó Ablonczy sin siquiera saludar el presidente reelecto.

Similar posición asumió Estados Unidos.

Las felicitaciones a Chávez llegaron casi de inmediato desde Argentina, Cristina Fernández; Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa y Brasil, Dilma Rousseff. Así, la victoria de Chávez dejó constancia de la división en la comunidad internacional.

 

UNIDOS CONTRA CHÁVEZ

“Venezuela derrota a la Santa Alianza del Siglo”, tituló Ángel Guerra Cabrera, en su artículo publicado en Cuba Debate. Recordó que Chávez llamó “Coalición internacional” al enemigo que enfrentó la “Revolución Bolivariana” en las elecciones presidenciales del 7 de octubre . “No a una alianza de fuerzas locales, eso sí con mucho poder financiero, y un candidato que no le llega a Chávez intelectualmente ni a la suela de los zapatos. Sino a una potente agrupación de Estados imperialistas, oligarquías latinoamericanas y la derecha trasatlántica, que decidió echar toda la carne al asador para de una vez quitar del medio al incómodo presidente venezolano”.

“Estaban en juego trascendentales intereses económicos y geopolíticos. Chávez encabeza al pueblo, que además de poseer las más grandes reservas petroleras del planeta e importantes recursos financieros, constituye el referente principal en la conquista de la segunda independencia, la unidad e integración de América Latina y el Caribe, animador de la Alba, Petrocaribe, Unasur y la Celac”, opinó el columnista.

Si en la isla caribeña estallaron los petardos para festejar la victoria Chavista, en Londres la poderosa agencia Reuters acumuló un arsenal informativo sobre los oscuros manejos económicos del comandante venezolano.

“La caja negra de Hugo Chávez”, titula una investigación de Reuters sobre “el Fondo Nacional de Desarrollo (Fonden) que desde el 2005 ha percibido unos 100.000 millones de dólares y existen desfases entre los recursos que recibe, los que contabiliza, y el avance de las obras. En muchos casos fue imposible determinar la evolución de las inversiones dada la escasa información pública”.

“Para el mandatario, el Fonden es la culminación en su lucha por supervisar personalmente la hacienda pública y tan sólo su firma puede hacer fluir los recursos, cuyos desembolsos representan al menos un tercio de todas las inversiones que se hacen en Venezuela y la mitad de las estatales”.

“Pero la falta de transparencia y el control a dedo de los recursos han convertido al Fonden en una caja negra”.

“El Fonden, según las normas disponibles en su portal web, sólo debe financiar proyectos con propósitos productivos, que generen empleo y aceleren el desarrollo industrial y social del país, mientras que prohíbe explícitamente que se utilice para gasto corriente, inversión en acciones o compra de edificios”.

“Sin embargo, el Fonden dijo que en 2010 invirtió 9 millones de dólares para enviar casas prefabricadas a países amigos como Guatemala, Bolivia, Cuba y Nicaragua; compró acciones de empresas nacionalizadas por 700 millones de dólares y desembolsó 46 millones para un edificio de uso diplomático en Moscú”, dicen partes sobresalientes del revelador informe de la agencia británica.

 

“LOS CHÁVEZ” 

“Se podría afirmar que la familia Chávez se tomó revancha de la historia. La mala suerte cambió en 1998, cuando Hugo Jr. fue elegido presidente del país caribeño. Desde entonces, la suerte de la familia cambió: se transformó en la familia más poderosa de Barinas”, así comenzó un informe especial del periódico argentino La Nación al reunir todos los antecedentes de la familia del presidente venezolano.

“En 2000, el padre del presidente, Hugo Chávez de los Reyes, se apoderó del sillón de gobernador de Barinas. Uno de sus hijos, Aníbal, fue elegido alcalde de Sabaneta. Al mayor de los hermanos, Adán, el presidente lo envió a La Habana como embajador. Posteriormente lo nombró ministro de Educación. Mientras tanto, la madre, Elena, llegó a ser presidenta de la Fundación para la Niñez, una organización que reparte millones entre los necesitados del estado llanero”.

“En su tierra, a los Chávez los llaman ‘la familia real’, por la forma en que se comportan y por sus lazos con el poder. Otro sobrenombre es la “familia Hummer”, por los vehículos todoterreno con los cuales se desplazan”.

“Los miembros de la familia real viven en casas enormes, manejan modelos cero kilómetro y –lo que más llama la atención– poseen vastos campos”, dicen otras partes del informe de La Nación.

 

¿POR QUÉ GANÓ CHÁVEZ?

Al leer los informes negativos sobre Chávez, la pregunta es: ¿Por qué ganó Chávez? Y las respuestas son varias, según las tendencias de quienes intentan explicar un triunfó que dolió hasta a los presentadores de la CNN en español que no ocultaron su desconcierto cuando les comunicaron al oído que en el cuartel chavista ya habían comenzado las celebraciones por la victoria.

Algunos radicales de la derecha intentaron generar una ola para denunciar un fraude electoral, pero quedaron frustrados. Capriles no sólo reconoció su derrota, también que no había indicios de fraude. “Entreguen una prueba para denunciar”, dicen que pidió el ex candidato opositor. Nadie presentó la prueba.

“Venezuela no es una democracia. Por tanto, en nuestro país las elecciones no reflejan las verdaderas preferencias políticas de la gente, sino una suerte de mixtura entre preferencias, miedo y ventajismo, por no decir trampa. Por eso, ‘ganó’ Chávez”, opinó el columnista Ángel García Banch en el diario Universal, calificado por los chavistas como uno de los medios opositores.

“Por qué no merecía ganar”, tituló el mismo columnista en otra publicación y argumentó que Chávez no merecía ganar “Porque separó a los venezolanos, al crear una división y segregación política innecesaria, causar la desunión de los hogares y sembrar el odio entre quienes piensan distinto. Por discriminar a quienes no le seguían y excluirles de su gobierno…”.

Los derrotados opositores cargaron las tintas y recibieron críticas del columnista Fernando Mires, quien comentó. “Nos explicamos, además, la necesidad neurótica de encontrar un “chivo expiatorio”. Incluso algunos se volvieron en contra del propio pueblo, calificándolo de ignorante o bárbaro. Otros comenzaron a gritar sin tener ninguna prueba: ¡fraude! ¡fraude! No faltaron quienes reconvirtieron el odio a Chávez en repentino amor, calificándolo como invencible Goliath…

Pero Mires pasó a la reflexión y recordó que Chávez construyó un inmenso aparato político con “los ejércitos de empleados chavistas… Una clase estatal dominante “sólo comparable a la que existía en los países de la órbita soviética”. De ahí que la oposición cuando enfrenta al chavismo no sólo enfrenta a un partido; ni siquiera a un gobierno: enfrenta al mismo Estado. Esa es, sin duda, una lucha heroica”.

Entre las opiniones de uno y otro lado sobre porqué ganó Chávez se barajan cifras como la caída del desempleo de 16,1% a 6,5%; el incremento del salario mínimos, las aportaciones en alimentos, la reducción de la extrema pobreza que disminuyó del 21% en 1999 al 6,9% actual.

Hay otras cifras sobre las condiciones económicas y sociales que aseguran “empeoraron en Venezuela entre 1998 y 2011, el empleo industrial cayó 35%; la producción petrolera disminuyó en 19%; los asesinatos crecieron en 459%; el poder adquisitivo es el mismo que en 1966 y la inflación está entre las más altas del mundo”, citadas por Gonzalo Maldonado Albán responde en su columna del periódico El Comercio.

Al final lo que cuenta son las cifras que emergieron de las urnas y dejaron a una Venezuela dividida con el desafío de resolver la asignación del poder en los próximos dos años cuando se realicen las elecciones municipales y legislativas. Entonces recién se sabrá si Chávez conserva todo su poder o si la oposición creció con el liderazgo de Capriles, quien hoy no tiene presencia institucional en la Asamblea Nacional de Venezuela.

 

FUENTE: Agencias y diarios del mundo.


Comparte este articulo

No Comments

Comments for MANDA CHÁVEZ are now closed.