DISCURSO LADINO, CONNOTACIONES DIRECTAS

Publicado en Política, Portada

EVO DEDINGO 0015

Publicado en fecha noviembre 26, 2012

Por: Rolando Carvajal

Eventualmente relacionado con la astucia, pero sobre todo con la doblez, lo artero y lo disimulado-solapado-sinuoso, y también sinónimo de encubierto, oculto o disfrazado y en apariencia ambivalente, el término ladino se remonta al lenguaje sefardí de los judíos de la España medieval; pero puede aplicarse también a la a veces compleja connotación –paradójicamente directa– que encierran ciertos mensajes presidenciales, al margen de su significación básica denotativa.

A propósito de la polémica flojos/flojera y la presunción de discriminación presidencial hacia los habitantes del oriente, los expertos en semiología y comunicación ya han abordado los significados efectivos de muchos de estos mensajes y los significantes que se utilizan como vehículos para transportar contenidos probablemente más rotundos aunque estén embozados, si es que lo están.

Menos académica, la fórmula se plantea sencilla: en unos casos se dice “no queremos pensar”, pero se piensa, haciendo lo que se niega; en otros, la acechanza no tiene ambages. Y si bien una golondrina no hace verano, e igualmente, que para muestra basta un botón, algunos ejemplos pueden dar la pauta de las connotaciones directas del discurso ladino.

“Ahora que me diga el Cardenal que Bolivia está gobernada por el narcotráfico es muy grave. No quiero pensar que el Cardenal pueda sustituir al Departamento de Estado de EEUU. Quiero pedir con mucho respeto reparar esos daños que hace a una persona, a un pueblo y a un gobierno” dijo Evo Morales en enero del 2009, cuando se quejó al representante papal: “decir que ‘Bolivia está gobernada por el narcotráfico’, me duele mucho, Nuncio Apostólico”.

“No quisiéramos pensar que sea una acción destinada a empañar la boda del vicepresidente”, dijo hace  sólo tres meses, al parecer bien aprendida la lección, Hilario Callisaya, secretario de la Gobernación de La Paz, cuando los universitarios de la UPEA bloquearon el acceso a Tiahuanaco.

“El famoso gasolinazo…” intentó complementar el periodista Francesc Realea, de El País de España,  recibiendo en mayo pasado una especie de reprensión admonitoria: “No es gasolinazo, eso es lo que dice la derecha. No quiero pensar que usted… Es un decreto que viene de los gobiernos neoliberales, en una entrevista que tituló: “Cuando estamos sin EEUU, estamos mejor”.

O en su reconvención y acondicionamiento al periodista de la CNN en julio pasado, luego de increparlo: “No nos engañemos, no nos engañemos, esta es la prensa de la derecha, la prensa que defiende al imperialismo norteamericano, la prensa que defiende al capitalismo; quiero que diga esta noche… si no, van a pensar que no hay libertad de expresión en CNN. Segundos antes había amonestado: “¿o es usted anti legalista, anticonstitucionalista?, dígame, ¿es anti- constitucionalista usted?” para días después denuciar que la cadena no emitió 52 segundos de la charla.

Igualmente, en diciembre del 2010 cuando surgieron las revelaciones de Julian Assange y sospechar manipulación en los Wikileaks: “Estas informaciones tienen el objetivo que Evo Morales rompa relaciones con Brasil, con España, Argentina. Quiero decirles que no lo va hacer, ya no somos tan infantiles, novatos en política. Nos damos cuenta cómo el imperio quiere enfrentarnos. Puedo pensar que los Wikileaks es invento de ellos para traer desconfianza entre presidentes”.

O en junio de ese año, cuando Chile arrestó a 14 militares bolivianos que traspasaron la frontera en el salar de Coipasa, señalando “que no quiere pensar que las voces de algunas autoridades subalternas chilenas ‘que se vanagloriaron con la detención y el trato dado a los militares bolivianos sea para apoyar a los contrabandistas’”.

Con sesgos estimados como polémicos e impulsivos y atrevidos, cuando no insolentes, el Presidente ha despertado críticas con otras declaraciones consideradas impertinentes y desatinadas, aunque recientemente él mismo ha reconocido que algunos medios lo “trituran” pero “con razón” a raíz de sus errores, que está revisando.

Hace dos meses, en Cochabamba, el mandatario reconsideró el impacto de una de sus sentencias más observadas, relativa a legalizar sus acciones, expresada al inaugurar las obras del gasoducto Carrasco-Cochabamba:

“Por encima de lo jurídico, es lo político. Cuando algún jurista me dice: Evo, te estás equivocando jurídicamente, eso que estás haciendo es ilegal, bueno, yo le meto por más que sea ilegal. Después les digo a los abogados: si es ilegal, legalicen ustedes, ¿para qué han estudiado?”.

Hace unas semanas el Presidente adujo que aludió entonces a la carga compleja de trámites burocráticos y  procedimentales: “Dos meses me atacaron pero finalmente las obras se ven. No estoy diciendo que metan ilegalmente pero cuando a veces la burocracia es tan pesada, los técnicos dicen que todo está mal parece para perjudicar, en vez de resolver”.

“Yo no me molesto cuando algunos medios de comunicación me ‘trituran’… con razón, si es con razón reviso mis errores y si es sin razón reniego. Ahora, no sé si me  he vuelto muy duro porque ya sé que van a hablar”, refirió después en torno a un personal examen de culpas.

Y entre las observaciones más jocosas figura su alusión a fines del reciente septiembre, a las supuestas andanzas “diabólicas” en Palacio, endilgadas por un cura de Oruro: “¿Qué dijeron en la misa? Que Satanás está en Palacio. Por supuesto me he quejado a los jerarcas de la Iglesia Católica, y he empezado a averiguar quién es el Satanás que está en el Palacio. Yo pensé que era Satanás, (pero) cómo voy a ser Satanás”, cuestionó en relación a sacerdotes católicos que calificarían como satánicos a los ritos indígenas celebrados en Palacio. El mandatario afirmó que  asiste a las misas “para escuchar bendiciones, pero no humillaciones”.

En el lío desatado con los gremialistas y transportistas por la vigencia, tal cual lo remitió el ministro de Gobierno al Legislativo, del proyecto de ley de extinción de dominio sobre propiedad privada, el gobernante arremetió contra esas organizaciones y sus protestas como si fueran corruptos pero reiterando el uso del “tal vez” acaso para no generalizar y sumergirse en mayores problemas:

“No faltan algunas organizaciones por ejemplo, parecen como defensores de contrabandistas… esos bienes descubiertos in fraganti deberían ser monetizados para bien del Estado y se oponen algunos dirigentes, algunas fuerzas sociales … tal vez algunos que están metidos en narcotráfico y en contrabando tal vez usan a algunas fuerzas sociales para defender bienes mal habidos, bienes que tal vez vienen de un negocio ilegal, ilícito”.

El ejemplo de las presunciones con ropaje de cuasi hechos fue seguido de inmediato por su ministro Romero: “si algunos dirigentes dicen que estamos en contra de todo el proyecto de ley en su integridad, ya no están defendiendo al sector del transporte, lo que están haciendo es defender a narcotraficantes y contrabandistas”.

 

“SÓLO POR FALTA DE VOLUNTAD”

En parodia al mandatario, el analista Julio Linares recurrió a la misma medicina, devolviendo el método de las atribuciones encubiertas cuando la ocasión no da para la franca amenaza o la intimidación a secas:

“Las ideas parecen buenas, el dinero llega como nunca, tanto que se me ocurre pensar -recordando a S.E.- que en esta coyuntura de récord de precios internacionales de materias primas no renovables y agrícolas, sólo por falta de voluntad no podríamos generar políticas sostenibles de desarrollo económico y social…en estas épocas de proceso de cambio, sólo por flojos no podríamos mejorar”.

Y sobre el proceso a tres medios por la presunción de tergiversar al caudillo, el columnista Oscar Díaz Arnau señaló que “Morales estaría más próximo a los delitos atribuidos a ANF, Página Siete y El Diario (racismo y discriminación) por la descuajeringada sentencia de los flojos que sin malas intenciones podría interpretarse como una manera (antojadiza) de confrontar a altiplánicos y orientales”

 

OBSEQUIOSO, SOLÍCITO, CORTESANO

Para el colmo de las vicisitudes palaciegas en materia de formas de discurso y seguimiento al adversario y al que no comulga las mismas ideas, el analista Róger Cortez metió el dedo en la llaga sobre la revelación del Vicepresidente y la pérdida de popularidad entre la clase media.

“La imagen del segundo más alto funcionario del Ejecutivo desvelándose y robando horas a su trabajo para revisar, una a una, el millón y 700 mil cuentas de Facebook registradas en el país para anotar en una libretilla, o libretota, los nombres y apellidos de los que insultan al Presidente es, aparte de radicalmente patética, una cristalina expresión del curso extraviado con que se conduce al Estado y la disolución de sus lazos con el pueblo”, dijo Cortez.

“Siempre estoy entrando al internet y voy anotando con nombre y apellido de los insultos que realizan contra nuestro Presidente”, había dicho Álvaro García mientras mostraba el teléfono móvil mediante el cual efectúa personalmente el seguimiento a las opiniones de usuarios de las redes sociales.

Para el ex viceministro Rafael Puente, uno de los críticos “desde adentro”, de los que, asegura, asumen aún lo inexplicable y doloroso de algunas decisiones oficiales, pese a lo cual forma parte de “todos los que seguimos creyendo que este proceso tiene que ir adelante”, la mayor parte de los funcionarios que rodean al Presidente conforma un equipo que en general “padece de una debilidad fundamental que es decirle siempre al Presidente lo que calculan qué es lo que él quiere escuchar”.

Encontró así que “el Presidente todo el tiempo se escucha a sí mismo” porque está escuchando no lo que la gente piensa y mucho menos lo que las bases piensan, sino “está escuchando a los que lo adulan y lo rodean”, explicó Puente a la Cadena Erbol

Durante el gasolinazo del 2010, recordó “los dirigentes sociales en su afán de adular al Presidente no fueron capaces de decirle que se estaba equivocando”.

Puente volvió a la carga tras las reflexiones del canciller en el cumpleaños del jefe de Estado y sus referencias a valores como  la humildad, el perdón y el orgullo, y  bajezas como la venganza.

David Choquehuanca ha mostrado que “la lealtad no puede confundirse con el servilismo, ni con el sometimiento incondicional, ni con la más o menos abyecta actitud del soldado ante el general, ni con el tradicional llunk’erío que tanto maldecimos como practicamos”, señaló Puente.

Mostró asimismo “un apoyo que llegado el momento debe ser crítico; consiste en decir la verdad, tanto la verdad que confirma (y fortalece) como la verdad que duele (y también fortalece); consiste en ser humildemente sincero con la persona a quien queremos y admiramos, y a la que precisamente por eso tenemos la obligación de hacerle ver lo que la mayoría calla y oculta.

Ocurría esto a pocas horas de que el Vicepresidente arremetiera contra el diario Página Siete, acusándolo que detrás de el “hay interés empresarial vinculado a la derecha chilena”.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for DISCURSO LADINO, CONNOTACIONES DIRECTAS are now closed.