“EVO EL 2030, AUNQUE SEA A LOS 70…”

Publicado en Política, Portada

EVO 4 0023

Publicado en fecha abril 16, 2013

Escándalos, mar y reclutas: cortinitas de humo y otras distracciones mientras se cuece la posibilidad de reelecciones continuas para un mandato casi vitalicio.

Por: Rolando Carvajal

Resulta todavía sintomático que a horas de la reunión cumbre de la CELAC con la Unión Europea en Santiago, tres reclutas abandonados “sin comando ni refuerzo”, como en la guerra del Chaco cruzaran la frontera el 25 de enero, tendiendo sin saberlo el cuadrilátero para un nuevo tensionamiento con Chile, que derivó en mucho más que ajos y cebollas.
Pese a que dos días después el mandatario boliviano ofreció gas por mar −“una vez resuelto el tema” marítimo, condicionó Evo Morales−, su par chileno no sólo lo descartó el mismo 27 de enero pasado −“los temas de soberanía no se negocian por intereses económicos”, respondió Sebastián Piñera − sino que este 4 de marzo desahució la posibilidad de que Bolivia recupere  los territorios arrebatados por Chile desde 1879 y aún antes.
“Cuando ellos plantean, como le he escuchado al presidente Morales, que quieren recuperar Antofagasta, Calama, Mejillones, por favor, eso no va a ocurrir nunca”, precisó el mandatario vecino: “el territorio de Antofagasta es chileno, está respaldado por un tratado que está válidamente celebrado, plenamente vigente y ningún presidente de Chile va a entregar el territorio y soberanía de nuestro país”.
Y más que sintomático o curiosamente coincidente: entre las cinco semanas transcurridas en esos roces, Morales desplegó una de las mayores convocatorias a la manida y chauvinista-militarista unidad nacional, especialmente el 14 de febrero, aniversario del comienzo de la invasión chilena en 1879, al tiempo que el Senado oficialista deslizaba, al día siguiente, el 15 de febrero, ante el Tribunal Constitucional, la impugnada consulta formal para lograr la nueva reelección del Presidente, aferrado hacia el tercer mandato, tras gobernar el país durante los últimos dos periodos, desde el 2006, para prolongar el régimen masista hasta el 2019, pese que el 2008 había resignado públicamente a una segunda prórroga.
“Si lo dijo, eso no tiene relevancia jurídica, no vale”, arguyó su inmediato colaborador, Héctor Arce. “Lo real escrito, grabado, firmado como acuerdo político no trata el tema de la reelección, eso es lo real, lo demás son comentarios”, dijo a su vez el vicepresidente Álvaro García, quien pidió a los opositores mostrar un documento o grabación que aluda a esa renuncia.
No obstante, las proyecciones detectadas desde dentro del proceso, dan cuenta de que el actual grupo en el poder –y temeroso, como lo ha demostrado, del Referéndum ligado a la Reforma constitucional que debiera aprobar la cuestionada segunda reelección, quizá porque la cúpula no tiene tiempo hasta las elecciones del 2014 para reposicionar la alicaída popularidad presidencial amenazada por niveles menores al 40% (trascendió que una ministra fue impedida de entregar preocupantes encuestas al líder) van mucho más lejos y apuntan hacia la prórroga (eso sí, vía Reforma constitucional y Referéndum para la reelección continua) por los periodos 2020-2024 y 2025-2029, y aún al previsto entre el 2030-2034, cuando el Presidente se siga eventualmente requete-repitiendo en el poder.
Ya septuagenario, habrá acumulado entonces, de acuerdo con cálculos e ilusiones internas −que conllevan el fracaso del “delfinato” al que, se conjetura abiertamente, aspira el Vice con grupo, aparato y proyecto propio para las elecciones del 2019− la insólita suma de  cerca de 28 años en el poder en seis periodos, sin descartar que, por el camino de las reelecciones vitalicias, se le conceda el capricho de jubilarse de la silla presidencial pasados los 80 años, al estilo de Fidel Castro, Muammar Gaddafi, Hosni Mubarak y Alfredo Stroessner.
Todo un récord estadístico y de ejercicio del poder, de esos que embelesan el desbordante culto a la personalidad, obnubilando la verdadera proyección histórica y  las tareas de transformación del Estado.

MAS QUE MAR, PRÓRROGA
Pero, por ahora, el objetivo son las próximas elecciones, dado el factor de que no habrá nada sin reproducir el poder el 2014, en votación anticipada para junio o septiembre, por la necesidad de generar espacios a una eventual segunda vuelta con lo cual quedarían unos 14 meses para desplegar  la campaña electoral.
…que el líder ya la ha desatado en los hechos (en realidad la protagoniza a diario en cada encuentro oficial o entrega de obras acompañado de los medios estatales a su disposición), bajo la consigna inicial “unirnos o hundirnos”, pregonada en la última proclamación de su candidatura, el pasado 2 de marzo en Cochabamba, aunque Morales pidiera expresamente no hablar de las elecciones y su postulación.
“No podemos confiarnos… hay que seguir movilizados para prepararnos, para orientarnos y como siempre para seguir ganando. Yo estoy convencido: el próximo año vamos a batir récord, será 50, 60 ó 70%”, dijo sin embargo el mandatario. Un día antes, Flora Aguilar, la jefa de la bancada masista anunció una resolución para apoyar la reelección de Morales en próxima ronda electoral y se asegura que sólo los militantes podrán acceder a las postulaciones de elección popular.
Así, campaña, candidatura y proclamaciones se encuentran en marcha sin que el personaje central esté constitucionalmente habilitado para los comicios −si no, sus senadores no habrían hecho la consulta al TC−, no obstante que este Tribunal puede estar vetado o cuando menos objetado por haber retenido inexplicablemente durante meses, hasta después de los comicios en el Beni, el contenido de la resolución que restituye en sus cargos a munícipes suspendidos por diversas razones, y pese a que el mismo mandatario pasa por alto su autoridad y fallo:
“Para mí la consulta está por demás… no soy abogado, no soy jurista, no soy constitucionalista y por eso varias veces que si quisiera ir a la reelección no necesito ninguna consulta ni el referéndum como dicen algunos”, señaló Morales en febrero mientras bullían las observaciones a su tercera prórroga y simultáneamente proseguían las balandronadas de uno y otro lado sobre el tema marítimo.
“Están llevando al TC a su debacle”, replicó el analista Carlos Börth, recordando que la iniciativa de anular una tercera postulación de Morales fue lanzada el 2008 por el vicepresidente García ante una comisión conformada incluso por observadores internacionales, lo que derivó en las firmas que sellaron la nueva Constitución Política del Estado, que establece los límites a la prórroga anhelada por el MAS.
“El TC no se debe prestar a maniobras” porque  está en juego su autoridad, luego que entre el 6 de octubre y fines de enero pasado “alguien”  (presidente, vocales, funcionarios) ocultó información que de haberse difundido pudo incluso dejar sin efecto los comicios en el Beni, restituyendo al ex gobernador Ernesto Suárez, por lo que se ha cometido un delito en violación a varios artículos constitucionales que merece 10 años de cárcel, refirió Bört en relación al riesgo de veto al Tribunal encargado de resolver la consulta oficialista.
A comienzos de febrero, este Tribunal anunció haber declarado, sin precisar cuándo,  la inconstitucionalidad de los artículos 144, 145, 146 y 147 de la Ley Marco de Autonomías referidos a la suspensión de autoridades electas a simple acusación formal de la Fiscalía, porque aquellos vulneraban la Constitución.
“El 2008 hablamos de mayoría absoluta, de una sola vuelta y una sola reelección y ahora Evo y Álvaro están haciendo lo mismo que los partidos de la democracia pactada prolongándose en el poder ¿…por qué están cometiendo los mismos errores, por qué ya en el poder se llenan de la ambición del poder?; el Presidente dijo que no tiene ambiciones: ¿por qué va a terminar de esa manera? Lo siento, ojalá encuentren otra vía que no sea poner al TC al borde del colapso”, lamentó Bört.
“La elección del 2005 es la elección de la Constitución de la República [no del Estado Plurinacional NdE], quién no va a entender eso, no puedo entender las tergiversaciones que hace la oposición sobre temas jurídicos y constitucionales, además de eso la primera gestión del 2006 al 2009 no cumplí con los cinco años de presidente, sólo cuatro años”, alegó el mandatario.

LA SUCESIÓN, EL RECICLAJE
Y en tanto corre el plazo para habilitar a Morales, algo que se da por descontado dada la mayoría oficialista del Tribunal, los problemas parecen darse en la reelección del actual vicepresidente, signada por la eventual postulación de la cabeza del Senado, Gabriela Montaño, supuesto su atractivo para ganar el departamento de Santa Cruz, considerado el motor de la economía nacional, u otra figura que pudiera aparecer en el camino, aunque García ha pregonado su no interés en acompañar la candidatura, prefiriendo en cambio, se dice, apostar a ser el sucesor del Presidente en las subsiguientes elecciones del 2019 para el periodo 2020-2024.
“Evo sabe también que puede resignar su postulación el 2014 y volver el 2020, con más fuerza incluso si Alvaro pierde los comicios; y el 2024 hasta el 2030, y aún después, si en medio o antes se reforma la Constitución en su favor para una reelección continua e indefinida, casi vitalicia, hasta los 70 años o más”, confió a IN una fuente allegada a Palacio.
El “delfinato” de García Linera y sus posteriores aspiraciones, lo mismo que de otros interesados, quedarían truncados por el ampliamente alargado mandato de Morales, enfrentándose la sociedad a nuevos retos y cuestionamientos.
Entre ellos, si podrá el conjunto de los bolivianos, no sólo la mayoría electoral,  aguantar  Evo/Estado Plurinacional por 28-40 años; si el longevo sistema se abrirá a recambios y rotaciones, y si la sociedad en general producirá alternativas contra la senectud del régimen, si se da ésta, y sobre todo si el país goza de las bondades del socialismo (andino-amazónico o lo que se llame), o si logró el acceso soberano al mar, sea sólo enclave sin canje o corredor, o Antofagasta y Atacama; para no hablar del “vivir bien”, la economía comunitarista o la distractiva agenda del Bicentenario.

RESISTENCIAS Y LACRAS
Por lo pronto el MAS tiene que resolver aún otros problemas quizá más considerables que los de campaña y candidaturas; o los que le podría plantear una oposición unida (UN) o articulada (MSM), todavía arremolinada ante las iniciativas del oficialismo, notable por mover la cola para que sus adversarios giren en torno a ella.
Está por ejemplo, la animadversión al aparato vicepresidencial por parte de organizaciones sociales (campesinas y de otros sectores proto burgueses, que no la clase media) que encuentran que el actual modelo de gobierno y desarrollo nacional no es aquel por el que lucharon durante décadas, sino “el de Álvaro”.
El mismo Presidente cuestiona asimismo los desvíos de la coca del Chapare al narcotráfico y sus consecuencias para la salud del Estado y de la sociedad, atribuidos interna y actualmente a las acciones del director de Digcoin, quien según denuncias de los propios productores de la hoja habría enviado al menos 45.000 toneladas incautadas hacia el mercado ilegal en Yapacaní, Santa Cruz, con intermediación de sus hermanas, como se conoció el mes pasado; o las limitaciones que encuentran los cocaleros de los Yungas para distribuir sus productos en el mercado interno, además del incremento de los cultivos entre éstos, dificultando los objetivos de reducción de cocales.
La sindicación surgió como  “venganza” por parte de funcionarios en Santa Cruz que presuntamente desviaron 1.000 “taques” de coca el 2009, replicó Luis Cutipa, el acusado, a quien los cocaleros de La Paz pidieron su renuncia, lo mismo que al viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.
“Lamentablemente ustedes saben hermanas y hermanos, una parte de nuestra coca se desvía al mercado ilegal, al mercado negro, al mercado ilícito; de esta manera hemos zonificado, hemos racionalizado; sólo cato de coca, yo quiero felicitar a todos los compañeros, al compañero Felipe Cáceres, control social, los dirigentes sindicales, hay control, no siempre en todas, pero en la mayor parte, eso nos permite que Bolivia sea reconocida por las Naciones Unidas”, declaró este 4 de marzo Morales, confiando en trocar la situación con 10 millones de dólares para una Planta de Cítricos en Ivirgarzama.
Casi tres años antes, en octubre del 2010, el Presidente había admitido por primera vez descontroles  en la producción de coca en el trópico de Cochabamba, por los cuales una parte de ésta era desviada al narcotráfico, conminando entonces a los dirigentes detener los cargamentos que, dijo, desprestigian el proceso de cambio que lidera: “Compañeros, ustedes saben que una parte de nuestra coca es desviada al problema ilegal…hay personas que dividen sus chacos en complicidad con algunos dirigentes para tener más de  un cato de coca que termina desviada al mercado ilegal”.
Quizá más grave que el narcotráfico, es el caso de la obsecuencia y el fanatismo, ejemplificado por varios dirigentes regionales en la figura de la joven Nelly Pinto Melgarejo, una fanática militante del poder y del presidente, radicada ahora en Cochabamba luego de su paso por el servicio exterior abundante en viajes, que fue una de las causas para el desplazamiento del ex prefecto y ex viceministro, Rafael Puente.
Relatan las anécdotas, dando cuenta de su sorprendente rol, que un día, saliendo el canciller de la oficina de Pinto, se cruzó con el mandatario, que al parecer iba con el mismo destino. Como ella y Cutipa, o los implicados en la corrupción en YPFB, o la red de extorsionadores en ministerios y juzgados descubierta el año pasado, muchos acólitos del “proceso”, oportunistas o no, emergidos desde abajo o no, se han convertido en personajes que el poder protege o ha protegido mientras le son útiles para su reproducción, por la acaso ya simple detentación del mismo, casi sin horizonte socialista.

JUAN MENDOZA Y JUAN EVO
El culto a la personalidad es otra de las taras que debería contrarrestar el proceso, en  bien del mismo caudillo, plantean otros analistas.
“Es el liderazgo más sólido en el campo popular, pese a los desvaríos y  concesiones programáticas, a ese olor a llunkerío que se siente cada vez que se refieren a él como ‘jefazo’, pese a ese culto a la personalidad tolerado por el propio Evo cuando permite que a un aeropuerto le pongan su nombre”, comenta Mauro Alcócer, en torno a las protestas orureñas que cuestionan el cambio de nombre de la terminal aérea de Oruro, Juan Mendoza, pionero de la aviación boliviana, por el de Juan Evo Morales Ayma, orureño como el primero pero objetado por organizaciones cívicas y sindicatos que instalaron piquetes de huelga de hambre.
“Es un autogol…llunk’erío, agradecimiento o lo que fuera, es un error”, dijo también en Santa Cruz Reymi Ferreira. Existe, recordó, un decreto de 1937, dictado por el presidente Germán Busch, que prohíbe que lugares públicos lleven el nombre de personas vivas, y así no hubiera sido derogado  no es correcta la polémica nominación.
“Lo peor sucede cuando nos hacemos trampas al solitario. Es decir, cuando desde las propias filas alimentamos y justificamos prácticas contrarias a la izquierda (no digamos ya a la Revolución): abuso de poder, corrupción, privilegios. Y, especialmente, la que más daña el capital simbólico de la izquierda: el culto a la personalidad”, que debe ser combatido en toda línea, dijo también Alejandro Zárate.

EN EL OCTAVO AÑO
Innegablemente, cumplidos en enero los primeros siete años de mandato de Morales, los resultados macroeconómicos van de la mano de la reconfiguración del país con las transformaciones socioculturales logradas y la desarticulación de la oposición liberal-conservadora, según la evaluación de Pablo Stefanoni para Le Monde Diplomatique.
“Estos sectores actúan crecientemente como una  nueva élite”, le dijo a Stefanoni Andrés Tórrez,  ex secretario ejecutivo de la Confederación de Empresarios Privados, confirmando otros reportes sobre el ascenso y la movilidad social sobre todo del capitalismo plebeyo, con la consiguiente presión hacia el consumismo y el arribismo.
Pero también el bloque en el poder sufre fisuras: a las planteadas por los indígenas de tierras bajas orientales y las markas y suyos de occidente, se agregan los visos de creación de nuevos partidos políticos de asalariados en torno a la Central Obrera y los mineros que participan de las protestas en Oruro; o de cooperativistas de distintos rubros, pero sobre todo auríferos y de otros sectores de la minería no estatal que suman unos cien mil socios en un conjunto de al menos 400 mil personas, una envidiable fuerza electoral que todavía apuntala al presidente Morales.
En todo caso, la suma de hacer negocios desde el Estado copando la nueva burocracia una mayor parte del aparato productivo del país, y el ejercicio del poder vertical bajo el eufemismo teórico del “centralismo democrático” más la innegable capacidad de generar iniciativas, es al parecer la fórmula de éxito oficialista para el futuro inmediato y quizá por las próximas décadas, pese al desgaste que han generado sus distorsiones y yerros.
Pero la cúpula, ¬esa por la cual el Presidente, dicen,  “piensa por la oreja” se halla asimismo contrapuesta en varios ámbitos a las críticas crecientes en las organizaciones de base para las cuales el lineamiento marxista leninista deviene en exabruptos de verticalismo estalinianos, lo cual las lleva a reclamar con nostalgia, por ejemplo aquel principio de la alternabilidad y rotación ancestral en el cargo, fundamento también de la reciprocidad de los antiguos pueblos  indígenas.
Y en tanto que “un escándalo tapa otro escándalo”, rige igualmente la más singular versión del Estado extractivista, complementado por el capitalismo indígena, la burguesía chola y el devastador neoliberalismo de los cocaleros enfilados además hacia el narcotráfico, a título de una perspectiva larga hacia un socialismo incierto en el horizonte del pragmatismo.
La función, en lo que corresponde a los tres reclutas, fue cerrada con su condecoración, quedando aún en las tinieblas por qué estaban solos, por qué la ausencia de cabos, sargentos y oficiales en el frente de la batalla contra el contrabando y porqué se insiste en involucrar a las FFAA en estas tareas sin mayores resultados, salvo la resistencia civil como lo demostraron los operativos en Challapata y otras vías de acceso de autos ilegales. La comedia y los eventos de la sucesión presidencial ya están en escena con efectos  cruciales para los bolivianos en las próximas dos décadas.

FRAUDE AL SOBERANO. “¿Por qué el MAS teniendo todas las condiciones para convocar constitucionalmente a este referendo, prefiere un fallo del TCP, burlando la voluntad del pueblo? Tiene terror de perder este referendo y, por ello, prefiere escamotear la voluntad del soberano. Confía en cinco jueces preseleccionados por las bancadas oficialistas y desconfía de los 5,2 millones de electores”. Carlos Alarcón, constitucionalista

NI CON ELLOS NI CONTIGO. “No podemos volver al pasado partidocrático, discriminador y corrupto, pero no podemos quedarnos en el presente populista, ineficiente, autoritario y también corrupto… no podemos forjar nuevas alternativas con los que antes nos defraudaron y con los que ahora nos están traicionando”. Juan del Granado, jefe del MSM

CAMBIO DE NOMBRE. “La adulación no es una coartada admisible. Hay que combatirla y extirparla con ejemplaridad, aún a riesgo de ser tachados de traidores, aún a riesgo de entrar en la lista negra del vicepresidente”. Alejandro Zárate, Escuela de Formación Política

¿HACIA EL SOCIALISMO?. “Al final el anticapitalismo de Evo sería puro cuento pour épater le bourgeois [dejar patidifusoen, traducción lilbre]. Pero ello abre paso a un reconocimiento implícito de que los fantasmas sobre violaciones de la seguridad jurídica y otras críticas iniciales habrían sido exagerados”. Pablo Stefanoni, analista.

UNA SOLA REELECCIÓN, UNA: TESTIMONIOS CLAVE
“Una noche, el vicepresidente  me llama y me dice Carlos, traigo un mensaje del presidente; por mi intermedio les hace conocer que no va a buscar la reelección sino una sola vez y está de acuerdo que se compute este periodo como su primera vez. Yo le respondí Álvaro, esto me parece muy interesante, puede ayudar mucho, no estamos debatiendo el tema, pero está en el gran debate”: memoria de Carlos Börth sobre las jornadas de octubre del 2008: “El pacto político se viabilizó gracias a un cambio trascendental que determinó nada más y nada menos que la eliminación de la posibilidad de una tercera postulación de Evo o Alvaro. En honor a la verdad, la iniciativa salió de las esferas del propio gobierno”.

“Quiero que sepan, por la unidad del país, por la nueva Constitución Política del Estado; la propuesta que hicieron dos constituyentes bajo el pedido de los movimientos sociales como dos reelecciones inmediatas para Evo Morales, yo renuncié por la unidad del país,  por este proceso de cambio, quiero que sepan, hermanas y hermanos… hoy día está en los periódicos; Evo no es ambicioso, Evo no tiene intereses pese al mensaje que hemos recibido ayer Evo 20 años o más años de presidente, no estamos ahí”: revelaciones del Presidente hace cinco años en la plaza Murillo.

“El MAS, el Presidente han renunciado a la posibilidad de reproducir el control de la administración pública por la vía electoral en un segundo periodo constitucional, después del adelanto de elecciones que se está proponiendo”: Carlos  Romero el 20 de octubre de 2008/Erbol.

URNAS Y RECONDUCCIÓN, ESCENARIOS POSIBLES

En el caso improbable de una victoria electoral por mayoría absoluta por parte del MAS, no se puede esperar otra cosa que el reforzamiento de las prácticas políticas, las formas de gobierno, los manejos clientelares y prebendales, que han llevado a la agudización peligrosa de la crisis del proceso, concluye el disidente Raúl Prada. Extractos de su reciente análisis:

En el caso probable de una victoria por debajo del 50%, peleando ampliar el núcleo duro del MAS (30%), la correlación de fuerzas congresales, y la perentoria obligación de formar coaliciones para gobernar, repetiría, de otra manera, la historia negociada de los pactos, de la llamada democracia pactada. Esta sería la constatación estadística de la muerte del proceso.

Lo que llamamos derecha tradicional parece sondear la posibilidad de un bloque conservador, de una alianza que haga frente al MAS.

Desde la izquierda al MAS, por así decirlo, se sondean posibilidades de un frente de izquierda, tanto desde la perspectiva de los trabajadores como desde la perspectiva indígena originaria. El MSM, intenta, a su vez, conformar un frente alternativo al oficialismo, a partir de una visión más institucional del proceso.

Se muestra una tendencia a una dispersión de la votación, quizás con cierto grado de concentración en opciones polarizadas, el MAS y el frente único de la derecha, con cierta participación estadística de los frentes o el frente de izquierda, disputando la votación consciente.

Este panorama no es nada halagador para las perspectivas del proceso de cambio: habría estancado por el estallido de sus contradicciones transfiriendo sus problemas cualitativos al espacio artificial de las verificaciones estadísticas electorales.

La respuesta más plausible sería la re-conducción del proceso que no aparece como viable dadas las contradicciones agudizadas por el debilitamiento de las mismas organizaciones sociales, sus prácticas clientelares, prebendales, mediante las que fueron cooptadas sus dirigencias.

Es menester que las organizaciones sociales puedan asistir a un recambio de las dirigencias, convocar a Congresos, re-articular el bloque popular, formando consensos sociales. La formación de los instrumentos políticos pendientes no se efectúa  de la noche a la mañana. Lo que se tenga que hacer para el 2014 depende de la reconducción del proceso, además es una decisión que tienen que tomar las organizaciones sociales

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “EVO EL 2030, AUNQUE SEA A LOS 70…” are now closed.