ADIÓS HEGEMONÍA

Publicado en Deportes

47030_2 copy

Publicado en fecha junio 14, 2013

Un año errático para los equipos españoles.

Por: Juan José Lahuerta/EFE

La temporada de las escuadras españolas no ha alcanzado la misma cota de éxitos que en anteriores cursos, cuando el Barcelona alzaba no hace mucho el máximo trofeo continental o el Atlético de Madrid conseguía, como el año pasado, introducir en sus vitrinas la Liga Europa.
Un aire arrollador llega desde la Bundesliga para implantar un dominio alemán en Europa sólo roto por el Chelsea, que ganó en Amsterdam al Benfica la final de la Liga Europa. A España le queda ese consuelo, puesto que en el equipo inglés el entrenador Rafael Benítez y los jugadores Fernando Torres, Juan Mata y César Azpilicueta levantaron un trofeo negado a otros.
Ellos representaron el éxito internacional que no consiguieron los grandes, con más fortuna en las competiciones caseras. Fue el caso del Barcelona, que sorteó muchos problemas para llevarse la Liga. Las enfermedades de Tito Vilanova y Éric Abidal no frenaron a los azulgranas, que aprovecharon los fallos iniciales del Real Madrid para alzarse con su título número veintidós.
Lo hicieron con un Lionel Messi estelar, capaz de marcar 46 goles hasta su lesión definitiva. El argentino arrastró molestias musculares y se rompió definitivamente poco antes de acabar el torneo. Ahora descansa pensando en la próxima temporada, en la que querrá sumar su quinto entorchado en seis cursos.

LA MARCHA DE MOURINHO
Para ello tendrán que enfrentarse a un Real Madrid renovado. La marcha de José Mourinho dará el relevo a otro entrenador que tendrá que arreglar muchos problemas. El primero, en la Liga, donde el cuadro blanco no supo mantener la concentración para hacer frente al Barcelona. De la Liga de los récords de la campaña pasada, pasó a perderla en las cuatro primeras jornadas erráticas de la que termina ahora.
Eso acabó siendo un lastre definitivo para los hombres de Mourinho, que vivió un duelo con sectores del vestuario que no comulgaban con la doctrina del portugués. El capitán Iker Casillas acabó el año en el banquillo, el portugués Pepe en la grada y otros como Cristiano Ronaldo, dejaron mensajes públicos en los que se evidenciaban que había poco entendimiento con el técnico luso.
La coctelera de malos resultados y enfrentamientos provocó una explosión que se tradujo en una temporada en blanco para el Real Madrid. En la Liga de Campeones, por tercer año consecutivo, no pasó de las semifinales. Esta vez fue el Borussia de Dortmund el verdugo. Y en la final de Copa, el Atlético acabó con cualquier opción madridista por lograr un título.
Precisamente fueron los rojiblancos los que animaron el año en un país en el que prima la dualidad. El equipo del argentino Diego Pablo Simeone se empapó del carácter de su entrenador para completar un curso muy digno.
Fueron los terceros en discordia en la Liga, pero ganaron una Copa histórica al Real Madrid. Llevaban catorce años sin vencer a los blancos y lo hicieron en el mejor momento.
Los goles de Diego Costa y Joao Miranda en la final del Bernabéu simbolizaron el éxito del trabajo y la constancia. El empeño de un grupo de jugadores comandados por el colombiano Radamel Falcao surtió un efecto deseado en el club. El año que viene jugarán por derecho la “Champions” para abandonar su otra competición fetiche, la Liga Europa, donde este año no pasaron de los dieciseisavos de final. El Rubin Kazan acabó con el campeón. Fue el único punto negro atlético.
En esa misma competición también naufragó el Athletic, que de finalista en la pasada edición pasó a ser eliminado en la fase de grupos. El Levante cumplió un digno papel y llegó a octavos de final, pero de nuevo, el Rubin Kazan, se cruzó por el camino de un equipo español.
La cara de las sorpresas agradables la dio la Real Sociedad. El conjunto vasco fue la revelación de la Liga y estará en Europa. Con un juego vistoso y alegre, donde jugadores como el mexicano Carlos Vela, Imanol Agirretxe o Xabi Prieto dieron la nota positiva, se colocaron entre los grandes de un torneo que acabó llevándose el Barcelona.
Los azulgranas dominaron en casa, pero perdieron su hegemonía europea. El Bayern de Múnich se la quitó en dos partidos perfectos. El 7-0 general entristece un año errático en el continente para los equipos españoles, que la próxima temporada quieren volver a recuperar un cetro europeo al que aspiran de nuevo Barcelona y Real Madrid, a quienes se unirán el Atlético de Madrid, que sueña con repetir viejas hazañas en la máxima competición continental.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for ADIÓS HEGEMONÍA are now closed.