EL FANTASMA DE LOS COMMODITIES

Publicado en Economía, Portada

mercados-inestables copy

Publicado en fecha junio 14, 2013

La disminución de los precios de las materias
primas se convierte en potencial amenaza al desempeño de la economía boliviana muy
dependiente de las materias primas.

Por: Gerardo Bustillos

La tendencia a la baja de las cotizaciones internacionales de las materias primas y sobre todo de los minerales en el primer cuatrimestre parecería presagiar algunos nubarrones en el horizonte de una economía que como la boliviana se caracteriza por su alta dependencia de los precios internacionales de los commodities.  Si a esto se añade el impacto de los conflictos sociales, que recientemente involucraron a la mayor empresa estañífera del país, el panorama, sin llegar a ser crítico, podría ser menos auspicioso de lo que se pintaba a principios del año.
En el horizonte está un contexto económico  mundial que aún no termina de recuperarse y que, de acuerdo al más reciente pronóstico del FMI, crecerá en 3,2%, dos décimos por debajo de su estimación inmediatamente anterior (3,5%).
Informes oficiales señalan que la actividad económica creció en 6% en el primer trimestre, desempeño sustentado en los sectores de hidrocarburos, establecimientos financieros y transporte, y parece enrumbada hacia la meta de crecimiento del 5,5%, prevista en el Presupuesto Nacional, muy cercana a la del 2012 (5,2%).  Dicha meta no está lejana a la última predicción del FMI que la sitúa en 4,8%,  ligeramente por debajo de su anterior proyección de octubre (5%). De todos modos, la estimación del FMI coloca la tasa de crecimiento de Bolivia entre las más altas de Sudamérica.
Las ventas de cemento han aumentado y también crecieron las exportaciones de gas al Brasil y a la Argentina. Los créditos continuaron en alza y en menor medida los depósitos. La mora tuvo una leve expansión, pero nada preocupante.  Las exportaciones van viento en popa y el saldo comercial es creciente. El valor de las recaudaciones de impuestos  también creció. Si bien el flujo de remesas  continúa en alza a pesar de las restricciones cambiarias en Argentina y al contexto económico adverso en España, debe advertirse que su ritmo de expansión se está frenando. La estabilidad económica se mantiene y los indicadores macro evolucionan sin inconvenientes.
Los agentes económicos son optimistas sobre el desempeño de la economía nacional y no perciben mayores sobresaltos, según la última Encuesta de Expectativas de abril publicada por el Banco Central.  Se inclinan por una tasa anual de crecimiento del 5% que se sitúa dentro del rango establecido por las autoridades y por los organismos internacionales.
Lo más probable es que  la inversión pública se dinamice a lo largo del 2013, no sólo por tratarse de un año pre-electoral, sino también porque el gobierno debe cumplir, sin vuelta de hoja, los compromisos contraídos para viabilizar el paso del Rally Dakar por Bolivia, lo que implica una serie de obras de infraestructura básica en el sur potosino.

Inflación
La inflación se moderó en los primeros cuatro meses del año después de que la economía boliviana iniciara el año con un elevado Indice de Precios. Las tasas de inflación de enero y febrero de 0,66% y 0,65%, respectivamente, fueron las más altas desde marzo de 2011 (0,89%). Sin embargo, el IPC mensual se fue reduciendo hasta situarse en 0,07% en abril, una de las más bajas desde el mismo mes de 2011 (0,02%).
Como resultado de ese comportamiento, la inflación acumulada hasta abril alcanzó a  1,64% y la tasa a doce meses llegó a 4,95%. Ambos indicadores fueron superiores a los datos del primer cuatrimestre del 2012 (1,25% y 4,17%, respectivamente).
La inflación de alimentos en los cuatro meses transcurridos descendió hasta situarse muy por debajo del Indice general de precios. La tasa inflacionaria podría verse influida en los siguientes meses, tanto por el incremento salarial aprobado como por efecto de los bloqueos de carreteras o la temporada invernal que limita el suministro de algunos productos de la canasta familiar.
El  presidente del Banco Central, Marcelo Zabalaga, recientemente explicó  que entre enero y abril de este año el ente emisor retiró de la economía alrededor de 400 millones de bolivianos, mediante la emisión de bonos para controlar la inflación. El Informe de Política Monetaria del BCB detalla que “los incrementos de precios observados especialmente en enero y febrero de este año respondieron a factores estacionales y/o de naturaleza transitoria, cuya corrección empezó a observarse en marzo”.
Dicho informe proyecta para fin de gestión una tasa de inflación de 4,8%, pero admite cierta predominancia en el sesgo de riesgos al alza para la inflación.  En el contexto interno, tal escenario estaría  relacionado con eventuales incrementos de precios de bienes y/o servicios, así como posibles shocks de oferta agropecuaria motivados por problemas de eventos climatológicos desfavorables.
Los agentes económicos fueron ajustando sus expectativas respecto a la inflación. En enero, pronosticaban que este indicador cerraría el año con una tasa del 5%, en febrero elevaron su expectativa a 5,29%, pero en marzo la disminuyeron a 5,17%. Sin embargo, en abril la volvieron a subir a 5,5%. En todos los casos el dato esperado se sitúa algo por encima del pronóstico oficial.  El FMI estima para Bolivia una inflación de 4,4% para este año,  índice apenas inferior a su estimación de octubre pasado (4,5%)

Macroeconomía
Las reservas internacionales continuaron su incremento con una ganancia de 279 millones de dólares, con lo que a la conclusión del primer cuatrimestre cerraron en 14.206 millones de dólares. Se anuncia que las inversiones de las reservas se diversificarán para sortear los riesgos financieros internacionales.
La emisión monetaria se redujo contribuyendo también a una menor inflación. La deuda externa bordea los 4.300 millones de dólares con un ligero ascenso respecto a diciembre pasado debido sobre todo a las obligaciones de carácter bilateral. El servicio de la deuda ascendió a 176 millones, de los cuales 141,4  millones corresponden a amortización y 34,5 millones a  intereses y comisiones. El tipo de cambio no tuvo alteraciones.
El flujo de las remesas continúa en ascenso  pese a las condiciones desfavorables de las economías de los países donde se originan, pues en Argentina se impuso restricciones cambiarias y la situación económica en España no es de las mejores, sobre todo debido a su elevada tasa de desempleo.  Sin embargo, se advierte un descenso del porcentaje de crecimiento de los montos acumulados respecto a similar período del año pasado.
Los envíos procedentes de los emigrantes en Argentina, España, EEUU y Brasil sumaron 286,7 millones de dólares en el primer trimestre. Santa Cruz fue el principal destino de estos envíos (41%) y le siguen en importancia  Cochabamba (31%) y La Paz (15,6%).
Informes oficiales dan cuenta que los ingresos obtenidos por la Administración Tributaria durante los primeros cuatro meses del año fueron mayores en 25% al registrado en el mismo periodo de 2012, con un incremento neto de 3.341 millones de bolivianos. Las recaudaciones tributarias del mercado interno aumentaron en 20%, destacando el crecimiento del Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas IUE y del IVA (20%, respectivamente), así como de 14% en el Impuesto a las Transacciones.
Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, a abril pasado se registra un superávit fiscal 2,4% del PIB.

Materias primas
Los precios de las materias primas presentaron un comportamiento descendente en el primer cuatrimestre, representando un innegable factor de riesgo para la economía boliviana, cuya dependencia de la exportación de recursos naturales es muy grande, pues el 74% de las ventas nacionales  se concentra en materias primas.
Las cotizaciones de todos los minerales que exporta Bolivia apuntaron a la baja, situándose -en todos los casos- por debajo de los niveles registrados en similar período del 2012. Las mayores disminuciones en el cuatrimestre corresponden a la plata (18,5%), plomo (14%), estaño (12%) y al oro (11.5%).  Los descensos más bruscos se registraron en el plomo, zinc y cobre. En la mayoría de los casos, la brecha es creciente respecto a los precios del 2012, pero algunos  (plata, oro y cobre) mostraron una  tímida recuperación  al concluir el cuarto mes del año. La tendencia descrita parecería estar adelantando el fin del período de auge de los minerales
El precio del petróleo, se mantuvo hasta abril por debajo de los valores de los cuatro primeros meses del 2012.  Si bien el crudo WTI se cotiza alto, este año se mantuvo por debajo del techo de los 100 dólares que había logrado alcanzar en febrero del 2012.
El precio de la tonelada de soya permaneció en equilibrio hasta marzo, pero ya en abril muestra un descenso que lo conduce por debajo de los precios del 2012. El aceite de soya que había iniciado el año por debajo de los precios de la gestión anterior hizo creciente su diferencia con dicho referente. También el trigo tiende a la baja, pero aún conserva precios superiores a los de la primera parte del año anterior.

Sector financiero
Los servicios financieros continuaron apuntalando el crecimiento de la economía en los cuatro primeros meses del año. Los depósitos y la cartera continuaron su expansión pero a ritmo distinto al de similar período del 2012. Sin embargo, ambos capítulos siguen manteniendo guarismos históricos: 13.000 millones de dólares en ahorros y casi 10.800 millones en préstamos.
Los depósitos en el sistema financiero  hasta abril pasado crecieron en 0,7%, mientras que la colocación de créditos se expandió en 5,5%, mostrando que hay mayor adjudicación de préstamos y menor oferta de depósitos. En el primer cuatrimestre del 2012, las captaciones y los créditos habían aumentado de manera casi equilibrada: 4,7% y en 5,1%, respectivamente.  Sin embargo, los datos anualizados continúan siendo importantes: 15,5% de incremento en ahorros y 21% en préstamos.
Nuevamente, el mayor dinamismo se advierte en los Fondos Financieros Privados que presentaron un crecimiento de 10% en las captaciones y de  9% en los préstamos en el cuatrimestre.  En  la banca los ahorros disminuyeron levemente (-0,4%), en tanto que el  crédito aumentó en 5,4%.  El Banco Unión trepó del sexto al cuarto lugar en el ranking de cartera. Más modesta fue la evolución en las Mutuales: 1,1% en los depósitos y 2,8% en los préstamos, mientras que en las Cooperativas el desempeño fue más equilibrado: 1,8% de incremento en ahorros y el 1,7% en los créditos.
El proceso de bolivianización de la cartera de préstamos tuvo continuidad en el primer cuatrimestre pues llegó al 83%, tres  puntos porcentuales más que en diciembre pasado, mientras que la participación de la moneda nacional en los depósitos se mantuvo inalterable en 72%.
Hubo un leve aumento de la mora en todos los subsistemas, pero la tasa de morosidad continúa siendo históricamente la más baja del sistema financiero. En la banca ascendió a 1,58%, en los FFP a 1,03%, en las Mutuales a 2,20% y en las Cooperativas a 2,42%, respectivamente. La baja morosidad tiene relación con la alta liquidez de la economía que permite que los clientes del sistema financiero honren sin mayores obstáculos  sus obligaciones crediticias.
Todos los subsistemas registraron en el cuatrimestre ganancias inferiores a las del mismo período del año anterior. Las utilidades en la banca sumaron 43 millones de dólares (50 millones en 2012), en los FFP 5,8 millones (8 millones en 2012), en las Mutuales 2,9 millones (3,3 millones en 2012) y en las Cooperativas 2,4 millones (2,9 millones en 2012).
A  decir de la Asociación de Bancos, uno de los impactos de  la aplicación del impuesto a la venta de moneda extranjera fue la significativa disminución de las ganancias netas por operaciones de cambio.  Tras la vigencia de dicha norma, el Bolsín retomó sus operaciones de venta de dólares, habiendo llegado a adjudicar 352 millones de dólares en el primer cuatrimestre.
El valor de las operaciones de la Bolsa de Valores alcanzó hasta abril a 2.263 millones de dólares, cifra inferior al del mismo período del año pasado (2.556 millones). En todos los meses los montos negociados fueron menores a sus similares del 2012. En abril disminuyeron las negociaciones con títulos del Tesoro, pero aumentaron las operaciones con Bonos Bancarios Bursátiles.

Comercio Exterior
Según  datos oficiales del INE, las exportaciones bolivianas al primer trimestre totalizaron 2.940 millones de dólares, con un incremento del 29%,  en tanto que el valor de las importaciones alcanzó los 2.053 millones, mostrando un crecimiento de 8%. La balanza comercial arrojó un saldo positivo de 887 millones de dólares, superior en 140% (518 millones) al de similar período del 2012.
El 74% de las exportaciones bolivianas corresponde a ventas de materias primas, esencialmente  a hidrocarburos (53%) y a minerales (17%), lo que muestra la vulnerabilidad de la economía nacional respecto a las ventas de materias primas. Las exportaciones de manufacturas representan el 24%.
Sector real
Un reciente informe del Ministerio de Economía precisa que el crecimiento al primer trimestre se situó en 6,04%, siendo los más dinámicos los sectores de hidrocarburos (23,8%), servicios financieros (6,78%), transporte (6,78%) y construcción (6,67%). En contraste, el crecimiento de la minería en el período fue de un  modesto 0,67%.
Según el Instituto Boliviano del Cemento y el Hormigón, las ventas de cemento de las industrias nacionales alcanzaron en febrero a 9,86%, mientras que si se incluye las importaciones, esa tasa se sitúa en 9,6%.  Ambas están por encima de las registradas en febrero del 2012 (4,39% y 5,13%, respectivamente), lo que parece evidenciar que la construcción continuará con el ritmo de expansión mostrado hasta el momento, más todavía si a ello se suma el ambicioso programa de inversión pública programado por el gobierno.
La ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, informó que la inversión pública en Bolivia registró 8,7% de ejecución en el primer trimestre. El presupuesto de inversión pública para este año es de 3.807 millones de dólares.
En el área de hidrocarburos, el más reciente informe de YPFB señala que las ventas de gas al Brasil y a la Argentina se incrementaron en 20% y se espera que esa tendencia se mantenga en los próximos meses, lo que augura mayores ingresos fiscales. A Brasil se destinó un volumen promedio de 30,85 MMmcd de gas natural debido a que la demanda de la generación termoeléctrica se ha mantenido elevada.  Por su parte, Argentina requirió mayores volúmenes (12,13 MMmcd) por la vigencia de los contratos en firme e interrumpible. El consumo en el mercado interno alcanzó un volumen promedio de 9,49 MMmcd.
El presidente ejecutivo de YPFB, Carlos Villegas Quiroga, anunció que las reservas nacionales “cuantificadas” de gas natural en Bolivia ascendieron de 9,9 a 11,2 trillones de pies cúbicos, hasta diciembre de 2012 y adelantó que este año se perforará 14 nuevos pozos exploratorios.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for EL FANTASMA DE LOS COMMODITIES are now closed.