“MI HIJO ME CAMBIÓ LA VIDA”

Publicado en Entrevista, Portada

bunion 2

Publicado en fecha junio 14, 2013

La calidad de tiempo más que la cantidad es la fórmula del éxito de la Gerente General del Banco Unión, Marcia Villarroel, para enfrentar los desafíos de madre y de su profesión.

Gerentar un banco y cumplir con el rol de madre no es tan simple como uno se imagina. Más si una mujer enfrenta los desafíos de crecer en su profesión y lograr el pleno desarrollo de la educación de su hijo en el doble rol de madre y padre.
Marcia Villarroel inició esos dos grandes desafíos hace 13 años, cuando nació Adrián Rodríguez Villarroel, su primogénito. El trabajo no sólo se multiplicó en el ejercicio de su profesión, sino en su hogar. Entonces, se volvió más disciplinada, ordenada y valoró mucho más el tiempo con la familia.
Ella destaca que uno de los pilares de sus éxitos es su madre, María Esperanza González, quien siempre la ayudó para seguir trabajando y creciendo como economista con más tranquilidad. Aunque a veces sus obligaciones laborales la obligaron a perderse encuentros familiares, intenta darle a su hijo tiempo de calidad para “educar, compartir, disfrutar, escuchar y ser su compañera”.
Alejamos, por unos minutos, a Marcía Villarroel, Gerente del Banco Unión, del ajetreo de los números y los requerimientos de la entidad financiera para que responda a IN una entrevista personal, como mujer y madre que a la vez gerenta “el banco más grande de los bolivianos”, como ella lo identifica.
El objetivo de IN, conocer más a la mujer y madre que a la Gerente General que ya conocemos en acción desde el 2007, cuando sus horas laborales se multiplicaron y sus responsabilidades se incrementaron. Siempre dispuesta y con la amabilidad que la caracteriza aceptó responder a este cuestionario.
¿Cuándo comenzó a trabajar formalmente en una empresa?
Empecé a trabajar formalmente mientras estudiaba economía desde 1989 en una empresa de investigación y capacitación.
¿Hace cuánto tiempo ingresó en el rubro bancario?
Hace más de 20 años que vengo trabajando en este rubro. Mi primer trabajo en la banca fue en 1992 cuando ingresé a un banco como Oficial de Créditos en La Paz. A partir de entonces pasé por diferentes áreas: captaciones, servicio al cliente, comercialización, desarrollo de productos entre otros.
El 2007 llego al Banco Unión a enfrentar un reto muy grande, ser Gerente General del banco más importante del país, el banco de los bolivianos.
¿Cómo enfrentó su trabajo con el rol de madre?
Mi trabajo en banca siempre fue duro y sin horarios, muchos viajes, reuniones y una vida dedicada íntegramente al trabajo.
Cuando nació mi hijo, cambió mi vida y empecé a volverme más ordenada y disciplinada, valorando mucho el tiempo con mi familia.
Mi mamá siempre me ayudó y gracias a ella pude seguir trabajando con tranquilidad. Cuando asumí la gerencia general, mi trabajo se multiplicó y los horarios se extendieron.
Trato de darle a mi hijo tiempo de calidad más que de cantidad y compartiendo con él los fines de semana y por la noche cuando llego reviso las tareas y me cuenta cómo le fue en el colegio.
Si bien no puedo estar presente en varias actividades familiares, intento que la calidad de tiempo que le dedico a mi hijo sea para educar, compartir, disfrutar, escuchar y ser su compañera.
¿Qué dificultades enfrentó al impulsar su desarrollo profesional y cumplir sus obligaciones maternales?
Para mí fue difícil porque muchas veces, debido a las muchas actividades que tengo en el trabajo, no podía asistir a reuniones escolares de mi hijo o a algunas de sus actividades. Inclusive algunas veces no pude estar en el día de su cumpleaños.
Sin embargo aprendí a aprovechar intensamente el tiempo que pasamos juntos, lo disfrutamos al máximo, realizando muchas actividades, vemos películas, partidos de fútbol, incluso salimos juntos de compras, caminamos y conversamos mucho, él me acompaña siempre. Lo bueno es que mi hijo entiende el aspecto laboral de mi vida, es un niño muy cariñoso y  comprensivo.
¿Las empresas o bancos tienen consideraciones con las mamás?
En muchos casos sí, sobre todo ahora que hay leyes que protegen a las mujeres y a las madres. Sin embargo, creo que las madres hemos demostrado que somos más organizadas y comprometidas con nuestro trabajo, ya que el doble rol que tenemos nos hace responsables y solidarias.
¿Tiene ventajas o desventajas ser una madre trabajadora?
La mujer moderna que trabaja y es madre por supuesto que tiene ventajas. Nos permite desarrollarnos y realizarnos profesionalmente, estar al día con la tecnología, las noticias. Por lo tanto apoyar, entender y ser más comprensivas  con nuestros hijos, puesto que estamos viviendo junto con ellos esta vida moderna y agitada.
Una mujer puede desenvolverse en lo profesional y llegar a casa y convertirse en madre, compartir con sus hijos, disfrutar cada momento y aprovecharlos al máximo.
A veces una madre que no trabaja está con los hijos todo el día, pero no disfruta cada momento. Ser trabajadora y madre te da la oportunidad de realizarte como mujer y además darles a tus hijos ejemplo para poder estudiar y trabajar por tu país.
¿Alguna vez sintió que la discriminaron por ser madre?
No, al contrario, siempre recibí mucho apoyo y comprensión.
Ahora que ocupa la gerencia de uno de los bancos más importantes del país, ¿qué beneficios tiene para seguir cumpliendo con sus obligaciones como madre?
Ser la gerente general del banco más importante de Bolivia es para mí un desafío profesional y personal, demostrar que las mujeres somos eficientes, responsables,  comprometidas con el país y además ser buenas madres, me permite darle a mi hijo ejemplo para que estudie mucho, se prepare y pueda también trabajar por nuestro querido país.
Mi gran beneficio es que cuento con la comprensión de mi hijo y de mi madre, Adrián se siente muy orgulloso de que su mamá sea la gerente del banco de los bolivianos y del trabajo que realizo.
¿Cómo la ve su hijo hoy, cuando sigue alcanzando logros en su carrera profesional?
Creo que mi hijo está orgulloso de verme como profesional, como una persona conocida que trabaja por el país y que aporta con su granito de arena para que las mujeres cada vez más estemos en lugares importantes, ya que normalmente son los hombres los que se destacan.
Me ve como un ejemplo de que todo se puede lograr cuando se trabaja duro y se pone amor a las cosas que se hace. Le doy el ejemplo de responsabilidad, pasión por lo que hago, pero esto también se relaciona con apoyarlo en lo que a él le guste hacer, para que sea un hombre exitoso y feliz, tanto en lo personal como en lo profesional.
¿Qué consejo o sugerencia a una joven mamá que depende de su jefatura?
Es muy importante como madres que siempre estén motivadas, que busquen alcanzar todas y cada una de sus metas y sueños en cada nivel de su vida, tanto personal como profesional. Que superen cada etapa y la disfruten al máximo y más que nada disfruten la bendición de ser madres ya que es una experiencia única. Nunca dejen de lado ese tiempo y dedicación que debemos tener con los hijos, la gran ventaja que tenemos las mujeres es que podemos hacer de todo, sacamos fuerzas y cumplimos con todas nuestras actividades. Por eso debemos trabajar y al mismo tiempo criar a nuestros hijos, ocuparnos del hogar, pero siendo organizadas y dedicadas se logrará cumplir con todo.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for “MI HIJO ME CAMBIÓ LA VIDA” are now closed.